Buscar

MUNDIARIO

Decálogo de razones que explican la tensión creciente de Seedorf con varios jugadores

Clarence Seedorf se ha rodeado de un equipo amplísimo, no por ello más eficiente. Prácticamente, hay un ayudante por cada jugador: una veintena de profesionales alrededor de unos futbolistas por momentos aturdidos.

Decálogo de razones que explican la tensión creciente de Seedorf con varios jugadores
Seedorf, en un entrenamiento del Deportivo de La Coruña. / RCD
Seedorf, en un entrenamiento del Deportivo de La Coruña. / RCD

Firma

Guillermo Fernández

Guillermo Fernández

El autor, GUILLERMO FERNÁNDEZ, es colaborador de MUNDIARIO, donde escribe, preferentemente, sobre fútbol. @mundiario

En la plantilla del Deportivo de La Coruña ya hay malestar –creciente– con su entrenador, Clarence Seedorf, aunque de puertas afuera los jugadores no hagan declaraciones al respecto. La Radio Galega –emisora pública de Galicia, especializada en la información del Deportivo– ya ha hecho alguna insinuación sobre esta crítica situación y MUNDIARIO conoce testimonios directos de algunos jugadores. El malestar se resume en estos diez puntos:

1Seedorf se ha rodeado de un equipo amplísimo, no por ello más eficiente. Prácticamente, hay un ayudante por cada jugador: una veintena de profesionales alrededor de unos futbolistas profesionales por momentos aturdidos y mareados. Tan ridícula es la situación –consentida por el presidente, Tino Fernández– que un psicólogo del Deportivo ¡vive en Madrid! y viaja hasta tres veces por semana a Abegondo y A Coruña. Tampoco está confirmado que todos los integrantes del equipazo de Seedorf sepan distinguir entre el fútbol de verdad y el balompié de la consola...

2) El entrenador está, a su vez, mosqueado y ha dado órdenes de restringir los movimientos de los periodistas y de los fotógrafos y cámaras que siguen el día a día de los entrenamientos. Se ha pasado de un ambiente cordial con Mel y Parralo a un clima de tensión, que daña incluso la imagen del equipo de prensa, utilizado por Seedorf como equipo represor.

3) Entre los jugadores no se ven las cosas de manera muy distinta a como las ven los aficionados y los periodistas. Seedorf demuestra dominar el arte del postureo –viste bien, sabe hablar, domina las puestas en escena ...– pero sabe más bien poco del fútbol español. A fin de cuentas es un entrenador con experiencia en la Segunda División china.

4) En la misma semana, Clarence Seedorf pasó de decir que quiere "once andones" a no poner a Andone de titular. Desconcierto total ante su peculiar Torre de Babel.

5Andone está molesto –no ocultó su reacción en el túnel de vestuarios–, lo cual tiene su lógica, pero el cabreo se extiende a otros futbolistas, que ven lo que también observan los aficionados: extrañas titularidades, exclusiones, etcétera. El rumano podrá tener más o menos calidad pero lo da todo, algo que no hacen todos precisamente.

6) La plantilla es unánime al reconocer que Lucas Pérez es un buen jugador pero no lo es menos al observar que su estado de forma actual no es el adecuado, lo cual explicaría que no solo no marca goles sino que ni siquiera llega a tiempo a los balones. Ni en los partidos ni en los entrenamientos. Algo va mal para Lucas, que tal vez precisa ayuda para recuperarse y poder demostrar que tiene un gran talento y olfato goleador.

7) Ante las cantadas de los otros porteros, el Dépor fichó en el mercado de invierno a Maksím Kóval, un guardameta de Ucrania –se supone que el redentor– que lleva más de un mes en A Coruña y no ha jugado ni un solo minuto. Un ridículo más, saldado, como era de esperar, por nuevos ridículos de Rubén

8) Sidnei se ha convertido en un misterio. Un lateral derecho recién llegado de un equipo que lo descartó juega de central y el brasileño, un fichaje caro para el nivel del Dépor, se sienta en el banquillo. Para que alguien se lo haga ver...

9) Cuatro partidos, 16 puntos en juego, solo uno para el Deportivo de Seedorf, incapaz de marcar un solo gol en 500 minutos. O le marca y le gana al Eibar o Seedorf puede tener problemas. No es una advertencia ni una amenaza, es una deducción de todo lo que está pasando en un equipo a la deriva.

10) Pero tampoco falta quien se lo toma con humor. Es tal el desconcierto que reina en el inofenseedorf que surge el cachondeo como antídoto frente al cabreo. ¿No se estará riendo Seedorf del DeporTino para cobrarse el 4-0 del Dépor de Lendoiro al Milán?, se preguntan algunos del entorno deportivista. @mundiario