Buscar

Un Cristiano centenario salva al Madrid de la tragedia

El ariete luso llegó a los cien goles en Ligas de Campeones. Con su doblete  evitó que el cuadro merengue viajara a Paris con una derrota. La victoria sirve como ilusión de conquistar el tricampeonato.

Un Cristiano centenario salva al Madrid de la tragedia
Cristiano Ronaldo cobrando el penal. / @ChampionsLeague
Cristiano Ronaldo cobrando el penal. / @ChampionsLeague

Firma

Manolo Portillo

Manolo Portillo

Profesional del periodismo deportivo con más de 15 años de experiencia en medios de comunicación venezolanos. Escribe en MUNDIARIO, donde coordina Deportes desde América. Twitter: @Manu524

¡Cristiano oh Cristiano! Apareces en el momento justo. Cuando el Madrid le urgía un héroe, llega él para poner orden y darle una victoria clave al cuadro merengue. Sí, es cierto que la eliminatoria no  está  cerrada, pero la ganancia es un bálsamo para llegar a París con seguridad; ir a la capital francesa como el actual campeón de Europa.

Al Madrid le costó ubicarse en el partido, pero cuando encontró el ritmo, demostró el porqué es el campeón y que para eliminarle hace falta más que un Neymar en la cancha. Es verdad que los franceses fueron muy complicados en el juego. Los tres goles no son un reflejo tácito de que el partido fue abierto desde el comienzo. El que lo crea así, simplemente no vio el juego.

Resumen del partido. / Youtube

 

Los parisinos intranquilizaron al Bernabéu. Neymar quería aparecer como el villano. Entraba y salía del área blanca sin presión. El gol de Rabiot (33’) fue gracias a la complicidad del sudamericano que le complicó las cosas a Nacho para que el francés abriera la pizarra y hacer que el Bernabéu quedara en silencio.

Ese silencio solo duró 12 minutos, pues Tony Kroos se fabricó un penal. El principal Gianluca Rocchi no titubeó para pitar la falta. Ronaldo fue el encargado de poner la paridad con un potente remate. El gol significaba dos cosas. Una que el Bernabéu recobrara la calma y que el portugués llegara a los 100 goles en la competición.  Acotando que es el primero en la historia en hacerlo.

Con el empate, el Madrid tomó la calma y poco a poco el pulso al partido. El PSG tampoco aflojaba y siempre inquietaba a Keylor Navas, que por cierto, estuvo a la altura.

Como los héroes, a falta de ocho minutos, llegó de nuevo Cristiano Ronaldo para poner el 2-1 y hacer saltar al graderío. Había alegría. La fiesta podía comenzar, pues el primer paso ya estaba dado. La apuesta de Zidane por no salir con la BBC dio resultados.

Marcelo puso el 3-1 para que la tranquilidad se apoderara del madridismo y enviar un mensaje al mundo entero y es que la Liga de Campeones es un torneo hecho a la medida del cuadro merengue. @mundiario