Costa Rica, impresionante: 4-0 a EE UU, en una noche llena de magia

Jugadores de Costa Rica. / Twitter
Jugadores de Costa Rica. / Twitter

La selección de Costa Rica firma un gran triunfo sobre Estados Unidos, reviviendo el juego espectacular de su combinado, cuyo sentimiento que vive en la memoria de todo un pueblo.

Costa Rica, impresionante: 4-0 a EE UU, en una noche llena de magia

“En noches de luna llena cuando estás en el corral...” Así inicia una canción folclórica en Costa Rica y así en una fresca noche de luna plena en San José, los ticos aseguraron el primer lugar del Hexagonal de CONCACAF.

8:05 p.m. la hora del arranque en una cancha en buenas condiciones, regada hasta justo antes del inicio del partido.  Al minuto 7 gran aproximación de Venegas y el grito de gol que naufraga en la garganta de los 35.000 aficionados presentes en el Estadio Nacional, gracias a la determinante salida del meta estadounidense.  El desarrollo del juego mantiene a la afición sentada en el borde de sus asientos, ya al minuto 11 la primera amarilla para Chandler del equipo visita.

Asedio de los ticos y la magia con el balón que sale de la pierna de Ruiz, volteándose de chilena dentro del área, para fortuna de los “gringos” el balón en su ruta al gol se topa con la humanidad del meta norteamericano y ahoga nuevamente el grito de gol.  Estados Unidos especulativo en el transcurrir del partido, haciendo del reloj su mejor amigo, en el tanto el marcador no se mueva, buscando especialmente por el flanco izquierdo, aprovechar “algún despiste” del lateral Salvatierra para encontrar una oportunidad que los ponga de cara al gol, frente al marco de Keylor Navas.

Los ticos con dificultad para bajar el balón y llevarlo pie a pie, como les gusta, como son más efectivos.  Justo al 43 se rompió el encanto de la meta estadounidenses, de nuevo con Bolaños como protagonista, recibiendo con propiedad y sirviendo con maestría para Venegas, quien martilla de cabeza abajo al palo largo de Guzan, desatando la locura en el manicomio de La Sabana.

Los primeros minutos de la complementaria, de una tensa calma, los ticos asegurando posiciones para evitar alguna sorpresa en las rutas de acceso a su marco y los estadounidenses sin una propuesta decisiva para ir a buscar el tanto del empate, siento que equivocando el planteamiento por cuanto han preferido un juego físico, cortado, sin claridad en su propuesta de ataque.  Al 66, movimientos en el banquillo tico, Joel Campbell ingresa por el anotador del gol Venegas.  En la siguiente jugada, el talismán de los ticos Cristian Bolaños, rompe la resistencia del meta Guzan y marca de cabeza el 2-0 que sentencia el juego.  Este jugador es como un Tempranillo de la mejor zona de la Rioja, su calidad mejora con el paso de los años.

Al 28 de la complementaria, magia pura brota de las piernas de Joel Campbell, recordando la noche mágica del 2013, recibe pase largo y al “estilo torero” quita a su defensor, encara al meta con ventaja y toca con seguridad a la izquierda para revivir los mejores sentimientos de un recuerdo espectacular que vive en la memoria de todo un pueblo.  Y faltaba más, al 32, nuevamente Campbell, recibe con ventaja, la baja con maestría y marca el 4-0.  ¡Fiesta total en el Nacional!

Hacemos valer nuestro reconocimiento al trabajo de estudio y planificación del entrenador de los ticos, Oscar Ramírez, quien demuestra gran dominio de las variantes de juego, conocimiento preciso de las virtudes de sus jugadores, control total de los tiempos del partido y una confianza ganada a base de capacidad y una alta dosis de humildad en un trabajo serio sin aspavientos, estratega a tomar en cuenta.  Llegó el final del partido, los jugadores reunidos al centro del campo, recibiendo el aplauso generoso de una afición que acude casi con la certeza de un triunfo, cada vez que la “Sele” juega en el inexpugnable Estadio Nacional.

Costa Rica, impresionante: 4-0 a EE UU, en una noche llena de magia
Comentarios