Buscar

MUNDIARIO

Costa Rica empata 1-1 con Honduras y se clasifica al Mundial de Rusia

En un partido harto complicado, los ticos sellaron al cierre del partido con gol de Waston, su pase a la Copa Mundial de Fútbol Rusia 2018.

Costa Rica empata 1-1 con Honduras y se clasifica al Mundial de Rusia
Una imagen del partido Costa Rica - Honduras. / Twitter
Una imagen del partido Costa Rica - Honduras. / Twitter

Firma

Giovanny Portuguez

Giovanny Portuguez

El autor, GIOVANNY PORTUGUEZ, estudió Ciencias de la Administración e Ingeniería, Operaciones Bursátiles y Mercadeo. Empresario costarricense de software, con un paso previo por la industria bancaria, escribe en @mundiario

Al profesor Pinto, entrenador de la selección de fútbol de Honduras, le tocó hoy mirar el lado oscuro de la luna.  Hace tres años al frente de la selección tica, escribió su mayor logro como entrenador, hoy quedó a un paso de perderse el Mundial de Rusia, tras empatar en San José ante sus otrora "pupilos", esos que bajo su mando, superaron con creces las expectativas que de los nacionales se tenía, cuando amarraron su clasificación al pasado mundial de Brasil.  Buena parte de ellos, con los mismos capitanes (Ruiz, Navas y Borges) al frente, en un partido harto complicado para los ticos, sellaron en el último minuto su pase a la Copa del Mundo Rusia 2018.

Hoy tocó observar el juego desde la "barra mundialista" del Castillo Country Club en las frescas montañas al norte de Heredia, "armados con todo" camisetas, bufandas, banderas, trompetas, ambientazo de celebración como en la mayoría de los rincones de nuestra amada Costa Rica, que enfrenta con solidaridad la dura tarea de reconstruir caminos y dotar de víveres y vivienda a las familias que sufrieron con furia el embate de la tormenta Nate.  Previo al juego, se guardó un minuto de silencio en recordación de los ciudadanos que perdieron sus vidas durante la emergencia.

Primer tercio del juego sin prisa por parte de los ticos, Honduras bien posicionado cuidando espacios y recurriendo a la falta, cada vez que se insinuaba un ataque de los de casa.  No obstante, fue un exceso de pasividad y de cuidados en defensa por parte de los ticos que dadas las bajas del equipo hondureño para este partido, solo cabe imaginar que el planteamiento de Ramírez respondería a un respeto mayor por el técnico rival y su conocimiento sobre los movimientos de los ticos, además del temor por recibir un gol en contra que viniera a crispar los nervios y hacer muy pesado el ambiente.  Se extremaron los cuidados en defensa y así se llegó al medio tiempo, con ceros colgados en el marcador.

No cambió nada para el complemento, Ramírez resguardando sus argumentos (Tan distante este equipo del que venció a domicilio a EEUU).  En la acera de enfrente, Pinto que paró bien a su equipo y jugó con la ansiedad y los nervios de los ticos, encontró en una buena jugada por izquierda su oportunidad de marcar y lo hizo con propiedad a través de Hernández quien martilló con fuerza lejos de las manos de Navas para el 1-0 al minuto 65.  Luego, vino lo sabido, Costa Rica introduce tres variantes todas con vocación ofensiva, pensando en la historia que su afición ya había escrito desde antes del arranque del partido y que distaba mucho de lo que 35.000 personas habían observado desde las gradas; sería cuesta arriba lo que restaba del juego. 

El ajuste no diría táctico sino desesperado y que resultó determinante en el resultado final, fue pasar a Waston de posición tres a posición nueve y así llegó el gol in extremis por intermedio de la "torre de ébano" Waston quien cazó centro preciso de Bryan Ruiz y rompiendo los cielos se impuso a la defensa catracha y de tremendo testarazo marco el empate en la agonía del juego, cuando todo parecía estar escrito, cuando el péndulo regresaba de su última subida, cuando el reloj estaba a punto de vaciar el último grano de arena.  Pero solo se termina cuando se termina, pregúntele a Sergio Ramos como se resuelven los partidos en el último aliento, así lo hacen los grandes, así lo hicieron hoy los ticos, para que todos a coro gritemos:  "Nos vamos a Rusia, si señor".