Buscar

MUNDIARIO

¿El clásico francés o el partido del bochorno?

El duelo entre el PSG y el Olympique de Marsella terminó con una batalla campal, donde se repartieron 12 tarjetas amarillas y vieron la roja 5 jugadores. Los parisinos cayeron derrotados.

¿El clásico francés o el partido del bochorno?
PSG y OM se fueron a las manos. / Futbolred
PSG y OM se fueron a las manos. / Futbolred

En cada liga de fútbol hay partidos que sin duda levantan pasiones, especialmente esos llamados clásicos, ya sea entre equipos de una misma ciudad, o clubes de distintas provincias, pero que por historia, títulos ganados, finales alcanzadas y hasta antigüedad, despiertan las rivalidades y no siempre se resuelven desde lo deportivo, sino que a veces traspasa el ámbito futbolístico, tal como ocurrió este domingo entre el París Saint Germain y el Olympique de Marsella.

El Parque de los Príncipes, dejó de ser un estadio de futbol y terminó en una especie de cuadrilátero o incluso jaula de pelea, puesto que los jugadores de ambos equipos se fueron a las manos. ¿Fue por el resultado?, no, evidentemente el juego finalizó 1-0 a favor del Marsella, que hace más de 10 años que no le ganaba al PSG en la capital, pero el logro histórico, pasó por debajo de la mesa, tras el bochornoso final.

Patadas y no precisamente al balón, sino entre los jugadores, puñetazos, escupitajos e insultos de índole racista, fue lo más llamativo del encuentro y justamente en el tramo final, en el tiempo añadido se desató la locura. El saldo, del partido culminó con 12 amonestaciones y 5 expulsados. Por el PSG, Kurzawa, Paredes y Neymar vieron la roja, mientras que por el OM Amavi y Benedetto también fueron expulsados.

Los primeros en irse a las duchas antes de tiempo fueron Kurzawa y Amavi quienes terminaron a los puñetazos limpios en el centro del campo, se llevaron la roja directa. Posteriormente sería Paredes el causante de otra pelea tras una dura entrada hacia su compatriota Benedetto, ambos vieron la segunda amarilla y también se retiraron del encuentro expulsados.

Y el último en irse a los vestuarios antes del final del encuentro fue el brasileño Neymar, quien mantuvo un constante toma y dame de palabras con el central de Marsella, el español Álvaro González, y en el tramo final del partido, el brasileño desató su furia contra el defensor rival y le propinó un fuerte golpe en la cabeza. Al recibir la roja y dirigirse al vestuario, Neymar expresó: "Es un racista, por eso le pegué".

Para cerrar la noche bochornosa en París, Ángel Di María, escupió a Álvaro González, por lo que hasta el VAR intervino en la escena y tras revisar el video, se determinó que el escupitajo no impactó en el central español, por supuesto el defensor cántabro se quejó y de allí que se desencadenó la mencionada pelea entre él y Neymar, por la que fue expulsado el brasileño.

Entre tanto, ha sido un pésimo comienzo para el club parisino en esta temporada, primeramente por el contagio por coronavirus de varios jugadores claves de la plantilla, quienes no pudieron estar presentes en la primera fecha en la que cayeron derrotados 1-0 y en esta segunda jornada se repitió el resultado ante el Olympique de Marsella, por lo que el PSG pasará la semana al final de la tabla de la Ligue 1. @mundiario