El ciclo de Zidane terminó, pero Raúl no está listo

Zidane y Raúl en una foto de archivo. / Instagram
Zidane y Raúl en una foto de archivo. / Instagram

Definir la continuidad de Zidane y comenzar a ejecutar el armado del plantel son tareas que debe emprender con urgencia el Real Madrid tras quedarse con las manos vacías.

El ciclo de Zidane terminó, pero Raúl no está listo

El ciclo de Zinedine Zidane ha culminado y a Raúl le falta un año para estar 100% listo para asumir el banquillo del primer equipo. La directiva del Real Madrid sabe que ha errado en los fichajes en los últimos dos mercados de pases así que sea quien sea el entrenador debe afinar mejor la puntería.

En el fútbol, como en la vida, hay señales que son inequívocas. Quedarse sin título puede perdonarse, pero es más peligroso perder la identidad y, en consecuencia, la regularidad de juego. El Real Madrid de Zinedine Zidane llegó a ser una locomotora ofensiva pero no logró sostener el juego como resultado de las lesiones, covid-19 y las decisiones del D.T.

Terminar con las manos vacías debe ser leído como una señal, una especie de luz amarilla. Quedar fuera de Champions, Liga, Copa del Rey y Supercopa, no obstante, parece un mal menor viendo la administración de la plantilla y la falta de regularidad en el juego mostrado. El equipo llegó a ser una locomotora ofensiva, pero en 2021 no pudo sostener su pegada en el área contraria y se diluyó ante la falta de identidad.

El técnico francés mostró el mejor pico de su carácter a principios de año y el plantel le respondió en consecuencia. Es verdad que las lesiones y la Covid-19 han mermado a una plantilla muy corta pero también es cierto que las decisiones del cuerpo técnico han limitado mucho más al plantel tanto en lo físico, al repetir a los mismo 11 o 12 jugadores, como en lo anímico ya que el resto no se siento importante y algunos tomaron las maletas y se fueron.


Quizá también te interesa:

Allegri como D.T. con Raúl como asistente sería la fórmula ideal


Zidane tiene toda la confianza de Florentino Pérez por lo que la decisión de quedarse o irse será siempre de él; un lujo tomando en cuenta que muchos otros entrenadores se han ido por la puerta de atrás incluso después de ganar algún título. Hay contrato hasta 2022 y la directiva no quiere tener una fuga de recursos con una indemnización que no estaba planificada.

Si el técnico francés se queda es muy probable que algunos jugadores cedidos sean vendidos, entre ellos Luka Jovic, Cevallos, Mayoral e incluso el mismo Martín Odegaard. Otros como Isco, Marcelo y Mariano Díaz también serían transferibles. Están en el aire la renovación de Sergio Ramos y Lucas Vázquez, y también la venta de Raphael Varane.

Todo el enfoque está en hacer caja para ir por el fichaje estrella de Kylian Mbappé o Erling Haaland, del defensa David Alaba y otro refuerzo para el lateral derecho y la zona medular.

Lo primero es definir la continuidad o no de Zidane. En los próximos días el técnico se reunirá con la junta directiva para determinar si cumple o no con su último año de contrato. El nombre de Massimiliano Allegri (53 años) suena con insistencia y podría llegar con Raúl como asistente para propiciar una transición de uno o dos años. Todo, por ahora, son rumores de pasillo que se confirmarán o no luego de la reunión entre Zidane y Florentino. @mundiario

El ciclo de Zidane terminó, pero Raúl no está listo
Comentarios