De Darwin a Gila, en la piel de plátano del defensa brasileño Dani Alves

Dani Alves
Dani Alves

La nueva, y seguramente no última, acción de los monos encaramados a las gradas de la selva futbolera, fue ese plátano que llovió sobre Alves, quien se lo zampó con regocijo.

De Darwin a Gila, en la piel de plátano del defensa brasileño Dani Alves

La nueva, y seguramente no última, acción de los monos encaramados a las gradas de la selva futbolera, fue ese plátano que llovió sobre Alves, quien se lo zampó con regocijo. Sólo rugió al saber que al Villarreal se le imponía la simbólica indemnización de 12.000 euros.

¿Hay pueblos racistas y pueblos no racistas? ¿O todo se debe al origen de la población no mayoritaria, a su explotación endémica, desde la esclavitud a la mano de obra barata?

Casi siempre estas dos últimas causas son las que condicionan el comportamiento racista.

Considerándolo con la mente bien aguzada, descubrimos una supuesta aversión natural al negro, como una especie de negación del blanco.  Como los monos abundan en África, y suelen tener rasgos negroides, los más o menos blancos, rara vez guaperas, retuercen burdamente a Darwin con eso de que “el hombre desciende del mono”, lo cual no es cierto, pero sí que los hombres descienden del árbol, Gila dixit.

Habitualmente se ha pretendido que “el español no es racista” ¿Y los judíos por mucho que al etnocidio aquel se le echen todas las llaves de las casas sefarditas se recurra a hablar y escribir en ladino? ¿Y los gitanos tan españoles como los más feroces españolitos? ¿Y los inmigrantes, mal vistos en un país que aún ayer, y hoy de nuevo, es víctima de la emigración crónica?

Para simios, quienes imitan episodios semejantes al de Alves en otros campos de fútbol europeos, cuando entonan el “Oe, oe, oe, oe” y otras y otras guturales rimas.

Advertencia: Somos tan aficionados como los más aficionados.

Pero no estamos hablando de fútbol. Hablamos de racismo, ese delito que da vergüenza ajena.

De Darwin a Gila, en la piel de plátano del defensa brasileño Dani Alves
Comentarios