Buscar

MUNDIARIO

Carlos "El Apache" Tevez no sabe si dejar las canchas por el cariño de la hinchada

El futbolista que desde hace muchos años es querido y venerado en Argentina por su sencillez, duda si dejar el fútbol profesional a finales de este año. 

Carlos "El Apache" Tevez no sabe si dejar las canchas por el cariño de la hinchada
Carlos Tevez. / bocajuniors.com.ar
Carlos Tevez. / bocajuniors.com.ar

Diego Maradona sigue siendo sin lugar a dudas, y a pesar de sus traspiés, el jugador mítico, mágico, y más amado de la Argentina. Pero ello no excluye que haya otros que la gente lleva en el corazón. Tal es el caso de Carlos Tevez, a quien según afirman los propios argentinos, aman por su condición de hombre del "pueblo", sencillo y honesto. 

El jugador que visitó el programa Animales Sueltos, volvió a referirse a la posibilidad de retirarse del fútbol a fin de año, tal como lo había advertido antes del partido contra Lanús, donde fuera homenajeado con una canción que estrenó el grupo folclórico Los Nocheros, llamada "Carlitos pura pasión".

El capitán de Boca Juniors se conmovió con un video suyo en el que se le veía aconsejando a un niño en silla de ruedas. Luego de verlo hizo referencia a que es justamente el cariño de la gente el que lo hace dudar entre continuar o retirarse permanentemente. 

"La ayuda a ellos es darle un aprendizaje, lo que yo les dije... El chico juega a la pelota en silla de ruedas, por eso le dije que lo importante no es hacer goles. Trato de transmitirles lo que me pasó en la vida, para otros será difícil pero para mí fue un aprendizaje. Por eso soy la persona que soy hoy", dijo el jugador. 

Fue por esta razón que el delantero reflexionó acerca de sus propias palabras del martes por la noche, cuando en Mar del Plata, antes de enfrentar a Lanús, lanzó la posibilidad de abandonar el fútbol profesional a fin de año."Es difícil decir que estoy cansado, voy a plantearme seguir jugando, por toda esta gente que día a día viene a verme. El día anterior de Lanús me había tocado estar justo con un chiquito operar de la cabeza. Uno viene golpeado, medio vacío, y saber que uno hace feliz a un pibe te levanta. Te da un envión", concluyó.