Buscar

MUNDIARIO

Las carencias del Barça de Luis Enrique han quedado al descubierto en una semana

Una derrota en el Bernabéu ante el eterno rival, seguida de otra en el Camp Nou ante el Celta han tenido como consecuencia la pérdida del liderato. Han saltado todas las alarmas en el Barça.

Las carencias del Barça de Luis Enrique han quedado al descubierto en una semana
Luis Enrique.
Luis Enrique.

Una derrota en el Bernabéu ante el eterno rival, seguida de otra en el Camp Nou ante el Celta han tenido como consecuencia la pérdida del liderato y, lo que es más preocupante, que hayan saltado todas las alarmas en el Barça.

Contra el Real Madrid el equipo culé firmó una primera media hora decente y después se descompuso, quedando al descubierto las carencias que Luis Enrique debería solucionar. Problemas en el juego aéreo, laterales inofensivos en ataque y blandos en defensa, un centro del campo sin capacidad para gobernar el partido y tres delanteros sobrados de calidad, pero que echan de menos compañeros que generen juego.

Una semana más tarde el entrenador no ha dado con las teclas para solucionar esos problemas. Se ha seguido manteniendo un sistema que parece que ya está amortizado y, de momento, el técnico asturiano no ha sabido dar un paso adelante y redistribuir sus piezas. Y así, repitiendo fórmula de juego, las bandas volvieron a ser intrascendentes, el centro de la defensa fue incapaz de sacar el balón jugado, el medio del campo perdió durante muchas fases el control del partido... y los tres delanteros sobrados de calidad, siguieron echando de menos compañeros que generasen juego.

Mal haría Luis Enrique en justificarse en los cuatro disparos al larguero o en destacar el partidazo jugado por Sergio, portero del Celta. El problema será más grave cuanto más tarde en ajustar el diagnóstico y, por lo tanto, aplicar el tratamiento necesario para sanar al enfermo.

El mes de noviembre acaba de comenzar y queda mucha competición, por lo que el entrenador sigue contando con la confianza del famoso entorno del club. El problema no es la pérdida del liderato porque no significa nada estar a dos puntos de la cabeza tras diez jornadas, sino las malas sensaciones que ha transmitido el equipo azulgrana en la última semana. @AleguimaD