Buscar

El cáncer de la corrupción persiste en la FIFA

Un  ex alto funcionario del organismo mundial confesó que recibió casi los 7 millones de euros para beneficiar a Alemania con la sede de la copa del 2006.

El cáncer de la corrupción persiste en la FIFA
Mohammed bin Hammam. / FIFA
Mohammed bin Hammam. / FIFA

Firma

Manolo Portillo

Manolo Portillo

Profesional del periodismo deportivo con más de 15 años de experiencia en medios de comunicación venezolanos. Escribe en MUNDIARIO, donde coordina Deportes desde América. Twitter: @Manu524

El FIFA Gate no ha culminado. Sus secuelas persisten y salen a la luz pública más hechos punibles. Mohamed Bin Hammam, habló y confesó que recibió unos 6,7 millones de euros para darle el voto a los alemanes para que montaran su copa en el 2006. El exjecutivo aseguró que no fue sobornado, pero en su conciencia quedará el delito cometido.

Según Bin Hammam este hecho no puede ser catalogado como un soborno, pero aclaró que no hay nada concreto que le relacione con los casos de corrupción que estallaron en la FIFA ya casi tres años.

"Ninguna me concierne. Son sólo acusaciones y seguirán siendo eso, acusaciones", dijo Hammam a una estación radial alemana que le entrevistó para conversar sobre los hechos de corrupción en el entorno de la organización del Mundial de 2006.

Desde ese entonces en la FIFA se ha perseguido cualquier indicio de delincuencia dentro del seno del organismo que regenta el balompié en el mundo. Dicho hecho significó el fin del mandato Joseph Blatter, quien renunció al cargo para darle paso a una nueva generación de dirigentes que limpien los cimentos de una entidad sucumbida por la corrupción y la mafia organizada. @mundiario