¿Está el A.C. Milan realmente preparado para volver a ser protagonista?

Lucas Biglia (primer plano), nuevo jugador del A.C. Milan. / Twitter.
Lucas Biglia (primer plano), nuevo jugador del A.C. Milan. / Twitter.

La chequera del equipo rojinegro se ha abierto a lo grande en este mercado de fichajes, pero tal vez los jugadores no están listos para cargar tanta responsabilidad.

¿Está el A.C. Milan realmente preparado para volver a ser protagonista?

A día de hoy, el A.C. Milán ha adquirido un total de 10 jugadores nuevos. A esos 10 hay que sumar entre paréntesis algunos nombres más que podrían aterrizar en la casa rojinegra en las próximas semanas, según avances las respectivas negociaciones. El equipo siete veces campeón de Europa ha comprado jugadores para todos los gustos, desde Antonio Donnaruma, que llegó proveniente del Asteras Tripoli de Grecia, hasta Leonardo Bonucci, multicampeón con la omnipotente Juventus de Turín.

No obstante, tal y como han demostrado el PSG y el Manchester City, el dinero no es sinónimo de éxito. La nueva cúpula china del equipo ha puesto la chequera para recuperar del naufragio a una nave que ha navegado sin brújula en las últimas cinco temporadas. André Silva, Hakan Calhanoglu, Ricardo Rodríguez, Lucas Biglia, Andrea Conti, Mateo Mussachio, Franck Kessie y Fabio Borini complementan la nómina de altas de los rossoneri para un ejercicio en el que muchos de estos jugadores, salvo Bonucci, vestirán por primera vez la camiseta de un equipo obligado a ganar, no solo por la plata invertida en ellos, sino por lo que representa su escudo.

La presión es una auténtica devoradora de cracks. Muchos jugadores, y planteles completos, por qué no decirlo, han sucumbido a los efectos colaterales que tiene la presión en el rendimiento individual. Ya en la temporada pasada el equipo demostró que no tenía armas para defenderse del empuje de los rivales en los momentos críticos, y pese a ganar la Supercopa y haber dejado un par de partidos a ritmo respetable, lo cierto es que el Milan terminó cerrando el circuito doméstico con un paso decepcionante.

La nave volverá a ser capitaneada desde el banquillo por Vincenzo Montella. La hoja de vida de Montella, en su etapa como jugador, no tiene grandes hazañas. Apenas un título de Serie A y una Supercopa de Italia, ambas con el AS Roma, engalanan una pestaña que de otra forma estaría en blanco. Y la de entrenador tampoco hace creer que este exdelanterio tenga el conocimiento y experiencia que se necesitan para mantener al equipo en el lugar en donde sus dueños asiáticos esperan.

En su beneficio, o tal vez perjuicio, según como se vez, juega que el equipo no participará en la Liga de Campeones. Así, sus primeros fogueos serán en la Europa League, contra equipos, a priori, de un nivel inferior. Podrá invertir la primera parte del año en juntar puntos en la Serie A para cuando llegue el invierno de las fases finales del segundo torneo continental, al que sí o sí debe aspirar. Una caída, por ejemplo, en octavos de final se podría catalogar como un fracaso, considerando que los equipos fuertes de este torneo, incluido siempre por lo menos uno exiliado de la Liga de Campeones, chocan entre sí a partir de los cuartos de final.

Con un grupo de jugadores que sentirán por primera vez cuánto pesa cargar una gloriosa historia sobre sus piernas en cada partido, y con un entrenador que tras seis años de carrera todavía no ha demostrado estar a la altura de su actual club, el proyecto del Milán parece más hecho para intimidar a sus rivales, no así para despertar de su letargo de una vez y por todas. Europa, y el mundo del fútbol en general, espera al Milán otra vez en la cima; hace falta ver cuánto tarda éste en llegar.

> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Deportes.

 

¿Está el A.C. Milan realmente preparado para volver a ser protagonista?
Comentarios