Del Bosque convierte a la selección española en un equipo 'low cost'

Vicente Del Bosque, seleccionador nacional.
Vicente Del Bosque, seleccionador español.

¿De 'la Roja' a 'la Coja? La decepción tras la Copa del Mundo de Brasil ha dejado unas heridas que, de momento, el seleccionador no ha sido capaz de curar.

Del Bosque convierte a la selección española en un equipo 'low cost'

¿De 'la Roja' a 'la Coja? La decepción tras la Copa del Mundo de Brasil ha dejado unas heridas que, de momento, el seleccionador no ha sido capaz de curar.

La decepción tras los malos resultados de la selección española en la Copa del Mundo disputada este pasado verano en Brasil ha dejado unas heridas que, de momento, el seleccionador no ha sido capaz de curar.

Al regreso del Mundial, varios de los pesos pesados del equipo, como Xavi, Villa y Alonso, anunciaron que su tiempo en el combinado nacional ya había finalizado, lo que unido a la mala imagen ofrecida en los campos brasileños motivo que el máximo responsable deportivo del fútbol español se plantease si había que hacer una revolución o una evolución del estilo. De momento, ni una cosa ni la otra.

Lo más preocupante es que España vuelve a mostrar 'tics' que nos trasladan a épocas pasadas, en las que barríamos a selecciones mediocres – léase en este caso Macedonia, Luxemburgo o Bielorrusia - , sufríamos jugando fuera de casa – Estonia - y no éramos capaces de ganar a combinados de más categoría – Alemania – aunque estuviesen plagados de suplentes. ¿Recuerdan cuando llegábamos a todas las fases finales como los grandes favoritos y caíamos en los nefastos cruces de cuartos, siempre echándole la culpa al árbitro, a un penalti mal tirado o al empedrado? Pues eso.

Otra muestra de que el 'gps' de Del Bosque se está quedando sin pilas y por eso el marqués está dando tumbos, es la falta de criterio a la hora de hacer las convocatorias. Parece que hemos vuelto a los tiempos en los que cualquier tuercebotas que dé dos pases seguidos o marque tres goles de rebote ya tiene que debutar en la selección. Y qué decir de la mala práctica de convocar al ídolo local según la localidad en la que se dispute el partido.

En España tenemos muchos y muy buenos jugadores. Pero no todos tienen el nivel para jugar en el Barça, el Real Madrid, el Bayern o el Chelsea y, por extensión, en una selección que pretende volver a ser campeona de Europa y del mundo. Y, como no me gusta tirar la piedra y esconder la mano, me mojo: no es de recibo que jugadores que están de suplentes en sus equipos – Piqué, Pedro, Isco, Morata – sean los que tengan que liderar los nuevos tiempos; ni tampoco los que han pasado sin pena sin gloria por el Camp Nou o el Bernabéu – Nolito, Callejón, Morata – y por eso se les ha dejado marchar.

Hace un par de días publiqué este comentario en mis redes sociales, que ha tenido mucho éxito: "Cuando leo que con Del Bosque ya han debutado 51 jugadores, pienso que nunca he estado tan cerca de jugar en la selección española". Por supuesto que, partiendo de una broma, era una forma de criticar las decisiones del seleccionador.

A favor de la continuidad de Del Bosque se alega que es un tipo con sentido común, por lo que es de esperar que, cuando llegue la hora de la verdad, ni pastelee con los medios de comunicación ni busque el aplauso fácil de los aficionados. Esperemos, en fin, que sea capaz de frenar la evolución de 'la Roja' a 'la Coja'.

Del Bosque convierte a la selección española en un equipo 'low cost'
Comentarios