Bonos por no criticar a nadie y otras cláusulas insólitas de futbolistas

Thiago Silva, jugador del PSG de Francia. / Twitter-Le amoureux du foot.
Thiago Silva, jugador del PSG de Francia. / Twitter-Le amoureux du foot.

Los multimillonarios contratos de las grandes estrellas de este deporte muchas veces incluyen condiciones no menos que ridículas para ganarse un bono o para evitar una multa.

Bonos por no criticar a nadie y otras cláusulas insólitas de futbolistas

Los contratos de los futbolistas son un mar repleto de misterios. Las negociaciones se llevan a cabo en un hermetismo casi absoluto, por lo que equipos, jugadores y representantes pueden amarrar y desamarrar cualquier cantidad de cabos hasta dar con un documento que deje contentos a todos. Ese documento, eso sí, puede contener cláusulas algo inusuales, como la publicada en Francia del contrato de Neymar en el PSG, el cual le protege de entradas bruscas en los entrenamientos. A continuación, cinco cláusulas bizarrras en los contratos de futbolistas:

1. Luis Suárez y su cláusula antimordidas

Puede sonar a chiste de mal gusto, pero en el Camp Nou no hizo ninguna gracia que Luis Suárez se ganara una suspensión de varios meses de duración por haber mordido a Giorgio Chiellini durante un partido del Mundial de 2014, y justo cuando el Barcelona estaba listo para atarlo. Así, los abogados del equipo culé incluyeron una cláusula que comprometía al delanteron a pagarles una indemnización si volvía a morder a algún rival.

2. Mario Balotelli y su cláusula antiescándalos

Balotelli es la historia de un niño que dejó que su personaje se comiera al deportista. El jugador estuvo entre Inglaterra e Italia por un par de años, pues lo cierto es que nadie quería tenerlo en su equipo. El Liverpool, que había intentado cabalmente colocarlo en la Serie A para no tener que lidiar con él, tuvo que traerlo de vuelta a Anfield Road y, como club señor que es, decidió darle una segunda oportunidad. Eso sí, para evitar otra de las graciosas ocurrencias del delantero, incluyó una cláusula antiescándalos para asegurarse una sanción sobre Mario si éste cometía algún disparate durante esta nueva estancia en Inglaterra.

3. Andrea Pirlo y su cláusula de asistencias

Haber jugado durante años en la élite del fútbol mundial le dejó una rica fortuna al mediocampista italiano, pero eso no le detuvo de sacarle más plata al New York City F.C., equipo que le fichó para suavizar su retiro. El club neoyorquino aceptó una cláusula en la que le daba cierta cantidad de dinero por cada pase de gol que hiciera a cualquiera de sus compañeros. Hay pocas formas tan fáciles de garantizarse bonos extra.

4. Thiago Silva y la cláusula de la sumisión

El defensor y capitán del PSG es un jugador que no acostumbra dar muchos titulares de prensa, salvo cuando, por sorpresa, tiene alguna actuación especialmente sobresaliente. Los jugadores brasileños tienen fama de polémicos y criticones (sin ir tan lejos en el Parque de los Príncipes están Neymar y Dani Alves), pero este zaguero escapa a ese estereotipo porque su club accedió a darle 492.000 euros de bono al final de cada temporada si se mantenía sus críticas a compañeros, entrenador y directivos para sí mismo.

5. Romeo Castelen y la cláusula de los minutos

El nombre de Romeo Castelen no dice casi nada para los aficionados al fútbol, salvo para aquellos que de verdad no tienen más en qué invertir su tiempo, como Julio Maldonado. Pues bien, este holandés fichó en 2013 por el Volga Novgorod de Rusia, que le propuso un reto: pagarle un euro por cada minuto jugado. Sí, a cambio de un salario ordinario, el holandés sería remunerado por cada minuto que jugara y nada más. En aquella temporada jugó solo 38 minutos.

Bonos por no criticar a nadie y otras cláusulas insólitas de futbolistas
Comentarios