Buscar

MUNDIARIO

El Betis terminó desnudando a un Madrid sin chispa

Los andaluces supieron cómo aprovechar a un equipo que no tuvo argumentos para hacerle daño al local. Zidane no encontró variantes. Fue la peor versión de los merengues.

El Betis terminó desnudando a un Madrid sin chispa
Jugadores del Betis celebrando el primer tanto de Sidney. / LaLiga
Jugadores del Betis celebrando el primer tanto de Sidney. / LaLiga

Firma

Manolo Portillo

Manolo Portillo

El autor, MANOLO PORTILLO, colaborador de MUNDIARIO, es periodista y redactor de contenido con más de 18 años de experiencia en periódicos digitales, agencias publicitarias y marketing digital de España y Latinoamérica. @mundiario

El Betis tomó el control. Solo le dejó 15 minutos de protagonismo a un Madrid que se fue esfumando a lo largo del partido. Fue tal la precariedad ofensiva de los merengues, que Modric fue uno de los más destacado, pero en defensa. Faltó mucho, hubo muchas dudas y las variantes que intentó poner el galo para cambiarle la fisionomía de un partido que nunca tuvo el control, jamás respondieron. Los locales se dedicaron a desnudar las faltas de un equipo que perdió la punta sin contar con ánimos de luchar.

El Madrid salió por el partido, pero las ganas de conseguir la victoria solo duraron 15 minutos. Ese ímpetu se fue difuminando tanto que en los 75 minutos restantes del juego fue el Betis, quien mando en la cancha y el dueño del 80 por ciento de las oportunidades de gol. Fekir hacía daño por las bandas. Militao y Marcelo se dejaban ganar los espacios y las internadas de los béticos se hacían más frecuentes y peligrosas.

Llegando a los 40 minutos del partido llegó el tanto de Sidney. El brasileño aprovechó un desorden en la defensa blanca que dejó jugar en su área con la mayor libertad posible. El defensa no perdió tiempo y le puso la pelota en todo el ángulo a Courtois, era imposible de atajar y terminaba la mitad del compromiso con la ventaja.

El segundo tiempo inició con el mismo argumento de primero, pero esta vez el Madrid no aparecía, era el Betis que mandaba y proponía. Es cierto que los blancos asustaban de vez en cuando y en una de ellas llegó el penal contra Marcelo. No se discute, fue penal. Benzema pidió la pelota para marcar la paridad. El ariete celebró el tanto con muchas ganas, pues tenía mes y 10 días sin probar la red.

Con el empate vinieron las opciones del Madrid. Los merengues quisieron asustar a un Betis que se reordenaba y esperaba la oportunidad para terminar el mandado. Así fue, el Madrid mermó de nuevo en el ataque y de ahí provino el segundo tanto del conjunto bético y Tello marcó el gol que ponía a los madridistas con la cabeza baja y la mirada perdida. Fue una dura derrota, no solo se perdió la punta, también se perdieron las ganas de seguir sumando. @Mundiario