Bernardo Silva y los millones de euros despilfarrados en Raphinha

Bernardo Silva, futbolista del Manchester City. / @bernardocsilva
Bernardo Silva, futbolista del Manchester City. / @bernardocsilva
Sin Raphinha en la ecuación, Joan Laporta podía fichar sin problemas al portugués del Manchester City sin necesidad de vender a Frenkie de Jong.
Bernardo Silva y los millones de euros despilfarrados en Raphinha

El periodista Gerard Romero ha informado sobre la actualidad de las negociaciones para el fichaje de Bernardo Silva. A través de su perfil en Twitter, el comunicador publicó que el FC Barcelona, Jorge Mendes y el Manchester City acordaron los términos para llevar adelante el traspaso del portugués; la operación podría cerrarse en una cantidad ligeramente inferior a los 80 millones millones de euros. Se trataría en todo caso de una reducción considerable de las pretensiones iniciales del equipo inglés, que las habían ubicado los diferentes medios informativos alrededor de los 100 millones  de euros. En todo caso, si eran 100 o son 80 millones la realidad es que el Barça podía cerrar ese trato ahora mismo, si Joan Laporta no se le hubiese ocurrido la genial idea de ficha a Raphinha por más de 60 millones y después renovar a Ousmane Dembélé,  que juega en la misma posición que el brasileño. 

Laporta parece que vive en Narnia y olvida que su club está en una delicadísima situación económica, y que ningún euro sobra en estos momentos, para reconducir a la institución hacia el camino de la estabilidad financiera, asumiendo deudas que sean pagables sin liquidar más patrimonio. Raphinha es un grandísimo jugador, pero innecesario teniendo en plantilla a otros como Ansu Fati, Ferran Torres y el propio Dembélé, que estaba prácticamente obligado a quedarse en el Camp Nou, porque ningún otro club estaba dispuesto a pagar lo que pedían él y su representante. 

Bernardo Silva es necesario, porque no hay en la plantilla un futbolista de sus características. Raphinha fue un lujo innecesario al igual que Lewandowski y Koundé, porque hoy por hoy, Xavi tiene a su disposición jugadores, que pueden tirar del carro hasta que la situación económica se estabilice, como Pierre Emerick Aubameyang, Eric García, Gerard Piqué entre otros.

La inversión que falta

Gerard Romero asegura que Robert Lewandowski llegará el próximo lunes, lo que implica que más de 50 millones mínimo tendrán que sacar de la chistera Laporta y su junta, para satisfacer los deseos del Bayern Múnich. Lo mismo sucede con Jules Koundé, porque el Sevilla es un club que compra barato pero siempre se ha caracterizado por vender muy bien a sus futbolistas. 

Con todos los retoques que faltan, para darle a Xavi todo lo que quiere, la inversión azulgrana superará ampliamente en este mercado de fichajes los 200 millones, incluyendo a César Azpilicueta y a Marcos Alonso, los dos laterales favoritos del entrenador nacido en Terrasa. @mundiario

Bernardo Silva y los millones de euros despilfarrados en Raphinha
Comentarios