Buscar

MUNDIARIO

El Bayern Múnich fue una locomotora sin frenos que se llevó por delante al Barcelona

Ahora los alemanes se verán las caras ante el Manchester City o el Olympique Lyon, para buscar un cupo en la final de esta atípica Champions League. 
El Bayern Múnich fue una locomotora sin frenos que se llevó por delante al Barcelona
Lewandowski y Gnabry, jugadores del Bayern Múnich. / @fcbayern
Lewandowski y Gnabry, jugadores del Bayern Múnich. / @fcbayern

El Bayern Múnich no tuvo piedad ante el el Barça a quienes le aplicaron un contundente 2-8 en el Estadio Da Luz; Messi y compañía le tienen que dar gracias a la decisión de la UEFA de disputar a partido único estos cuartos de final,  porque de lo contrario el escándalo sería aún peor.

Se sabía ampliamente que este no era la mejor versión azulgrana de los últimos tiempos, pero lo que ocurrió en Lisboa fue una humillación en toda la regla. Lothar Matthäus tenía razón, los bávaros tenían que hacer las cosas muy mal para darle vida al conjunto barcelonista, que ya dio muchas muestras de su irregularidad en LaLiga, Copa del Rey y ahora quedó en evidencia en el peor escenario posible: la Champions League. 


Quizás te puede interesar: 

Quique Setién: El David Summers del Barça es la víctima de Bartomeu

¿Se irá Gerard Piqué del FC Barcelona?​


Thomas Müller fue el gran artífice de este espectáculo sin precedentes. El internacional alemán le quitó el protagonismo a Robert Lewandowski anotando par de goles y liderando el ataque blitzkrieg de sus compañeros. El polaco también puso su granito de arena, pero sin duda el internacional alemán fue la estrella del duelo que dejará a Quique Setién sin empleo.

La avalancha de fútbol de los campeones de la Bundesliga puso en aprietos a todos sus rivales. No se salvó nadie; Messi (desapareció después de los primeros quince minutos y Ter Stegen (más inseguro que nunca) no estuvieron a la altura de las circunstancias; este partido parecía una mezcla de todos los tragos amargos que ha vivido el barcelonismo en los últimos 59 años: la final de los palos de Berna, la Champions en Atenas ante el Milan de Fabio Capello y las eliminaciones sucesivas ante la Roma y el Liverpool.

Para colmo de males,Philippe Coutinhomarcó dos veces  y también asistió a Lewandowski para que pusiera el 2-6 ante el club dueño de su ficha y que con toda seguridad lo recibirá este mismo verano para intentar venderlo a como de lugar, para intentar reunir fondos suficientes para afrontar una limpia que seguramente provocará el adiós de algunos de los grandes protagonistas del ciclo glorioso, que pusieron en sus vitrinas más de treinta títulos. @mundiario