Cómo atravesar la isla de Tenerife de este a oeste, saliendo del Faro de Anaga

Desafío Faro a Faro.
Desafío Faro a Faro.

El desafío Faro a Faro está terminado y, como siempre, los ojos húmedos de la emoción de alcanzar otro reto, de sentirte poderoso, de pensar que vives cada segundo de tu vida.

Cómo atravesar la isla de Tenerife de este a oeste, saliendo del Faro de Anaga

El desafío Faro a Faro está terminado y, como siempre, los ojos húmedos de la emoción de alcanzar otro reto, de sentirte poderoso, de pensar que vives cada segundo de tu vida.

De Faro a Faro. Hace ya tiempo, mi amigo Manuel Lobelle me propuso realizar un desafío organizado por el equipo 7Raid Trail y en especial por Marce Diaz de León y Eduardo Lopez Reig, que consistía en atravesar la isla de Tenerife de este a oeste, saliendo del Faro de Anaga y terminando en Teno, subiendo el Teide por el medio, lo que significaban 136 km y 7000 metros positivos. Debido a ciertos problemas se cambió el punto final por el faro de Buenavista y la carrera se fue a 143 km y 8000 metros positivos.

La historia empieza cuando nos embarcan en zodiacs de Náutica Nivaria (más que aconsejable recurrir a ellos para  hacer una excursión por la zona de Anaga y el Roque Bermejo) en el puerto de la Cofradía de San Andrés en las Teresitas para llevarnos  al Faro de Anaga, donde dormiremos  parte de las 26 parejas que en nuestras locuras permanentes o pasajeras nos enfrentaremos a estos retos.  Lo de dormir en el faro empieza ya a crear un 'modo quedada' más que una carrera, porque el espíritu de este desafío estaba en terminar de manera no competitiva siempre corriendo-andando con algún participante a tu lado un recorrido no balizado con la ayuda de GPS y de la organización en los puntos más conflictivos. Mi carrera tuvo ni más ni menos que a 9 corredores como compañía en los diferentes tramos de trazado.

Si para mí algo especial tenia este desafío era compartirlo con mi amigo Gallego –Canario Manuel Lobelle , una de esas personas que te encuentras en el mundo de las carreras de montaña que te lo dan todo y llena de alegría los kilómetros que compartas con él. Un verdadero Crack. 

Pero después no solo fue esto  la sensación de ser un niño mimado por la organización y todos los voluntarios , puedo decir que es lo que me llevare para siempre de Tenerife , como sus paisaje y el amanecer en el Teide.

Faro de Anaga
Faro de Punta Anaga, en Tenerife.

 

A las 8 de la mañana empieza el espectáculo subiendo por los acantilados de Anaga en una verdadera montaña rusa, contar cada uno de los tramos de la prueba seria difícil y tedioso, si queréis conocer paisajes asombrosos de una Isla maravillosa no tenéis mas que venir aquí y recorrer su Sendero GR-131 por sus inmensos pinares, subir por la tarde al refugio de Altavista y desde allí antes de que amanezca subir al techo de España, el Teide con sus 3718 m,  para ver amanecer , bajando después la inmenso cráter del Pico Viejo. Dejaros caer por la montaña rusa que os dejara en Teno Alto y descended por el vertiginoso Camino de los muertos (Barranco del Risco para caeros al mar. Id al Roque Bermejo en lancha y recorrer sus caminos hasta Chamorga perdiéndose en sus barrancos y costas , todos este paisajes y otros muchos es lo que a uno le quedan de esta aventuras unido a  largas conversaciones, risas, divertimentos y sufrimientos.

En lo personal esta pasa a ser mi máxima distancia y la máxima cantidad de horas corriendo (más bien caminando). Uno siempre al terminar piensa cual fue el peor momento y es difícil saberlo, para mí de esta carrera lo más difícil quizás fue el compartirla todo el tiempo, mi costumbre de hacer las carreras en solitario, me gusta el silencio de la montaña y su soledad , fue un lastre, no en el mal sentido, pero yo necesito un control absoluto de mis ritmos y menos parada y en este caso no era posibles, pero lo positivo de esto es estar siempre en compañía que no es un tema baladí.

Los primeros 42 km. discurren  para nuestro grupo sin mayores problemas además del calor y algún tramo de asfalto cerca de los Rodeos que se hace duro de verdad. Por suerte muchos acompañantes nos van dando agua en el camino. En este tramo yo bebí  9 litros de agua. Nuestro reto era pasar por Los Altos de la Esperanza  con 8 h de carrera y así tener un colchón de una hora , lo cual conseguimos después de perdernos en la zona de la Mesa Mota y hacer un par de km mas, en un grupo  de 3 (Tony, Manuel y yo) , aquí empezamos a sentir el cariño de los voluntarios en los avituallamientos , se unen a nosotros los Valle (Kandi y Chelis). Salimos ya  en busca del GR-131 que nos acompañara ya hasta la Caldera,  en este tramo el pesimismo empieza a cundir en nuestro grupo y Tony empieza a tener calambres y una sudoración excesiva a Manuel se preocupa por que esta que no mea, en el sentido estricto, y durante las dos últimas hora hasta llegar a La Caldera de lo único que hablamos es de abandonar. Mientras Juanjo nuestro aguador profesional aparece y desaparece en su bici, mientras recorremos inmensos y deliciosos pinares que nos protegen del sol y el calor. Al llegar a La Caldera, somos el último grupo. Pero eso es poco importante, porque somos demasiados cabezones y decidimos seguir hasta el Portillo con la baja de Kandi.  Aquí ya estamos en el km 67 ósea casi la mitad y vamos más que tocados.

Empieza la acumulación de desnivel hasta los 2000 m del Portillo , que será nuestra entrada ya en la verdadera ascensión al Teide , la oscuridad  nos acompaña y con ella los frontales hasta llegar a El portillo, nunca me gustaron los tramos nocturnos es como tener la sensación de que me pierdo algo de las zonas por las que corro. Al llegar al portillo sabemos que lo que viene  será nuestra “tachuela”. El hombre del mazo golpea a Tony , pero saca fuerzas de flaqueza y vamos camino de Montaña Blanca con los Escobas (la verdad es que merecen un monumento) , el sueño ataca duro por aquí y yo por lo menos hago eses cual borracho. De los cuatro que íbamos  tres deciden parar a dormir 10 minutos, mentalmente a mí eso me mataría así que decido poner ritmo alpino ya que se  que a partir de los 2800 m. , la altura me afectara ;vamos pasito a paso , buscando los senderos que primero me dejan en el refugio de Altavista, aunque antes  me paro y me abrigo mas , poniéndome el Gore tex  porque el viento aprieta y con el frio. Por arriba veo luces de otros corredores  moviéndose y me parece que están  muy lejos , será que el cansancio me va llegando y me gustaría verlas más cerca. Aplico esa teoría de la paciencia y la calma, no hay cuesta que no tenga un final y La Rambleta aparece, donde me encuentro con Chelis que después de dormir  me adelanta como un Correcaminos ya antes de Altavista y me dice que él se une a otra pareja ya que necesita llegar antes a meta. En La Rambleta  un mazazo , porque Manuel y Tony se habían retirado en Altavista. Pienso que mi carrera se ha terminado, pero como me dicen que hay parejas que aun no bajaron de cima  decido intentar engancharme a una de ella, caldito y  a cima, a volar porque el viento y el frio aquí aprietan. Camino bien marcado y con un olor a azufre nuevo para mí, llego a la cadena de la cima, foto de control y para abajo ya que  Cesar un amigo canario es uno de los que estaba bajando y me dice que me esperan . Mientras bajo  la luz se hace con un amanecer a 3718 m. Es el momento que mas adoro de estas locuras, la luz y el aire del amanecer.

Bajamos por el malpaís (podría llamarse malpaso) hacia la caldera impresionante del pico viejo en una laberíntica y técnica bajada . Desde allí  la arena volcánica inunda nuestros pies  pero no compensa parar a quitarla hasta casi llegar  Montaña Samara al avituallamiento, donde de nuevo suenan, el ¿qué quiere?, siéntate, ¿de que te relleno las botellas?, ¿necesitas algo más...?  Frases repetidas en cada uno de los avituallamientos de manera periódica y constante, nunca sabré como agradecer tanta calidez y apoyo.

Quedan 40 km de carrera , “a carreiriña dun can” y el tiempo desde aquí no nos sobraría así que con Miguel, Javier  y José David -César se retiró aquí-, seguimos por una zona un tanto caótica solo seguible por el GPS, con calor a cielo abierto en una bajada suave y continua  hasta Partidos de Franchy  intentando trotar casi todo el tiempo.

Desde Franchy yo creo que el tiempo  no nos sobrará y empezamos a  apretar el ritmo intentado parar lo menos posible porque nos queda una autentica montaña rusa de subes y bajas por bosques y senderos maravilloso deleitándonos  con unas vistas impresionantes , así hasta llegar a la impresionante bajada del Barrando del Risco, más conocido por el  barranco de los muertos , porque al no tener Teno Alto cementerio es por aquí por donde los bajaban(  vaya destreza deberían de tener para  bajar por estés precipicios con un ataúd). Durante este recorrido como una letanía yo decía: vamos que no entramos en tiempo, vamos... vamos...

La bajada nos deja en la carretera de Buenavista a Teno y quedan aun 5 km  para 50 minutos , asfalto que a estas alturas se hace imposible correr , entrada en el pueblo donde empiezan a darnos la enhorabuena y le cantan el cumpleaños feliz a Miguel que para celebrar se pega 143 km de nada. El tiempo apremia y aun nos queda un paseíllo hasta el faro, en la parte más fea del recorrido  Javier va cantando los minutos que nos quedan y sacamos fuerzas ya de donde no las hay, el faro siempre está a la vista pero nuca a nuestros pies, después en  el último repecho ya  agarrándonos de las manos y aplaudidos por todos nuestros amigos que están allí animando. Traballo feito... El desafío Faro a Faro está terminado y, como siempre, los ojos húmedos de la emoción de alcanzar otro reto, de sentirte poderoso, de pensar que vives cada segundo de tu vida.

Cada vez que empiezo o acabo una de estas aventuras vuelvo a preguntarme: ¿por qué? Y la respuesta cuando termino y la felicidad me envuelve, durante días me siento lleno y feliz… difícil de entender. Así que mientras mi rodilla diga sí, mi mente desde luego dirá sí.

Y como siempre ya pensando en la siguiente. Como siempre es llegar a quien dedicar esta aventura y en ella es imposible que falte Raquel que siempre está ahí apoyando y animando, además esta vez le tocó el trabajo de “reportera dicharachera” manteniendo informados a todos los [email protected] Pero esta le corresponde a quien me embarcó en ella que es Manuel Lobelle, sin él esto no sería posible. Me queda la pena de no entrar con él agarrados de la mano en Buenavsita como hicimos en Courel, pero todos sabemos que estas cosas son así y cuando uno decide retirarse es porque su cuerpo se lo pide a gritos. Manu, mil gracias.

Algunos números del #FaF2014

- 143 kms
- 52 participantes
- 29 finishers
- 5 islas representadas
- 5 comunidades autónomas
- 1 club trabajador como 7 RAID Trail
- Decenas de amigos y clubes
- Cientos de familiares y simpatizantes
- Miles de ilusiones y sueños.

 

Cómo atravesar la isla de Tenerife de este a oeste, saliendo del Faro de Anaga
Comentarios