El Atlético de Madrid no defraudó y se metió en octavos

Mario Hermoso, celebra con sus compañeros el primer gol del encuentro. / 90 Minutos
Mario Hermoso, celebra con sus compañeros el primer gol del encuentro. / 90 Minutos

Dos goles fueron suficientes para derrotar al RB Salzburgo en la última jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones. Los colchoneros pasan como segundos detrás del líder Bayern Múnich.

El Atlético de Madrid no defraudó y se metió en octavos

El Atlético de Madrid de Diego el Cholo Simeone cumplió, el cuadro colchonero está en octavos de final de la Champions, tras superar con marcador de 2-0 al aguerrido RB Salzburgo, en duelo disputado en el Red Bull Arena en Austria, válido como último partido de la fase de grupos. El cuadro colchonero supo sufrir, algo que ya se ha hecho característico en el equipo de Simeone y aunque no siempre se cumple el objetivo, en este si se alcanzó.

Llegó el Atlético a territorio austríaco con la misión de matar o morir, no había mañana para los españoles, estaba todo en juego y por supuesto había que encarar el duelo como una verdadera final. Arrancó flojo y un tanto temeroso el equipo de Simeone, los jugadores no lograban encontrar la comodidad con el balón, mientras que el Salzburgo se envalentonaba y buscaba sorprender a la visita.

Por los colchoneros, fue Marcos Llorente quien comenzó a comandar en el ataque, probó de lejos con su potente zurda, pero no logró inquietar mucho al meta Stankovic. Por su parte los Toros Rojos austríacos pusieron a prueba la zaga colchonera, compuesta por tres centrales, pero que por momentos se convertía en línea de cinco, con Koke y Carrasco retrocediendo más de lo habitual, este último por cierto, se notó bastante incómodo en labor defensiva.

Pero llegó el gol con el jugador menos esperado, Carrasco la centró por la derecha buscando algún compañero que rematase al arco y fue nada más y nada menos que el defensor Hermoso, quien intentó pegarle un testarazo pero fue su hombro el que tocó el balón y se incrustó en la red, válido el tanto para el 1-0 de los españoles, que comenzaban a respirar más tranquilos.

Tras el descanso la segunda aparte arrancó como la primera, dominio del conjunto local, aprovechando algunas imprecisiones y errores del Atlético de Madrid. Los Toros Rojos probaron varios disparos, pero Oblak siempre está cuando más lo necesitan y evitó cualquier mal.

El llamado gol de tranquilidad llegó a los 86 minutos, si bien un posible empate, que siempre estuvo rondando el recinto austríaco, le habría servido a los colchoneros para clasificar, el 2-0 llegó para aliviar por  completo al conjunto de la capital española. Trippier inició una gran contra, Correa se la soltó de lujo a Carrasco, quien no dejó que el balón tocara el suelo y la embocó con la derecha y el esférico se metió en la portería.

Respiró Simeone, respiró el equipo y los fanáticos desde casa. El Atlético de Madrid sigue en carrera en la Liga de Campeones y hay mucho que corregir aún en las noches de Europa, porque la contundencia y solvencia mostrada en LaLiga, desaparece en Champions. Los colchoneros clasificaron con dos victorias, y tres empates para un total de 9 puntos, justamente los dos triunfos fueron ante el RB Salzburgo.

El Atlético de Madrid no defraudó y se metió en octavos
Comentarios