Deportistas en el mundo de la política: George Weah al servicio de Liberia

El presidente de Liberia y exjugador de fútbol, George Weah . / @GeorgeWeahOff
El presidente de Liberia y exjugador de fútbol, George Weah . / @GeorgeWeahOff
El antiguo Balón de Oro de 1995 fue uno de los futbolistas más importantes de la historia de África. Ganó las elecciones presidenciales liberianas en 2017.
Deportistas en el mundo de la política: George Weah al servicio de Liberia

Los deportistas son personas comunes que en algún momento de su vida tuvieron trascendencia en la sociedad. Tienen derechos y deberes como ciudadanos de sus respectivas naciones, y en algunos casos han dado un paso adelante y se han transformado en líderes políticos. Impulsados por la pasión de sus legiones de seguidores en el mundo del deporte, algunos se convirtieron hasta en presidentes, como es el caso del exdelantero del PSG, del AC Milán y de la selección de Liberia, el gran George Weah. El primer Balón de Oro (1995) no europeo y el único futbolista africano en conseguirlo, fue uno de los mejores jugadores de su generación.

Marcó goles en Francia, Italia y también en Inglaterra. Su calidad técnica, velocidad e instinto rematador lo transformaron en un futbolista temido. Después de su retiro en 2003, tras acumular 588 partidos oficiales, 291 goles entre clubes y selección, más 11 títulos colectivos, Weah prefirió profundizar su labor con UNICEF y en 2004 aceptó convertirse en Embajador de Buena Voluntad. 

La trayectoria del futbolista africano siempre estuvo a la par, de sus opiniones sobre la realidad de su país natal. Liberia vivió el avance incontrolable del ébola y dos cruentas guerras civiles, justamente cuando George Weah estaba en la mejor parte de su carrera.  Aprovechando su estatus de deportista élite y héroe de su país, no dudó en denunciar en varias las atrocidades que estaba sufriendo sus paisanos, que además estaban inmersos en una grave crisis económica, producto de la devastación generada por el conflicto. Quizás sin notarlo, estaba dando sus primeros pasos hacia la presidencia .

Candidato presidencial y también senador

Se presentó por primera vez como candidato presidencial en 2005, pero su empuje inicial no fue suficiente para imponerse en aquellas elecciones, las primeras libres en su país tras muchas décadas. La ganadora fue Ellen Johnson Sirleaf, la misma líder que recibió en 2011 el Premio Nobel por su lucha no violenta por el derecho de las mujeres en la construcción de la paz. 

Su camino hacia la primera magistratura tuvo detractores. Weah gozaba de gran popularidad, a menudo era señalado por su falta de experiencia en temas de gestión, algo que a juicio de sus enemigos políticos, era fundamental para asumir responsabilidades públicas en el Estado liberiano.

Después de su derrota, pausó sus aspiraciones presidencialistas, y se matriculó para estudiar administración de empresas en los Estados Unidos, el país donde vivió durante muchos años, y donde nacieron su hijos, entre ellos Timothy Weah, futbolista que pertenece al Lille de Ligue 1 de Francia. Años más tarde volvió al ruedo político, primero como vicepresidente en favor de la candidatura de Winston Tubman, pero de nuevo Ellen Johnson-Sirleaf se llevó el triunfo. Posteriormente Weah siguió su camino y decidió postularse para las elecciones al Senado, siendo elegido para el puesto en 2014. 

Ese triunfo le permitió asentarse entre las preferencias del electorado. Fue la plataforma perfecta para impulsarse nuevamente hacia la presidencia, un objetivo que logró en 2017. Ganó en segunda vuelta con el 61.7 % de los votos e inició su período de seis años en el Palacio de Monrovia, el 22 de enero de 2018.

¿Cómo le ha ido a Weah como presidente?

El líder del país africano ha tenido que sortear varias contrariedades durante su mandato. La delicada situación económica, los problemas de salud pública que se han incrementado por el avance del coronavirus en su territorio y la corrupción, especialmente éste último, considerado por muchos el principal inconveniente que no permite a la nación prosperar.

“La corrupción, que el entonces candidato de la oposición, George Weah, y su partido prometieron erradicar, se encuentra en un nivel sin precedentes. Tan alta es la corrupción en Liberia hoy que es un milagro que el país no se haya hundido” dijo el líder juvenil Alvin Fofana.

Según France24, la corrupción ha sido uno de los principales motivos para que los ciudadanos liberianos salgan a las calles a protestar.  Asociaciones civiles, partidos de oposición y los líderes como Fofana denuncian constantemente que el mal uso de los fondos públicos,  han provocado “el estancamiento de la economía liberiana y el aumento de la inflación.” 

Precisamente la inflación ha sido otro de los lunares en la gestión del presidente. “El Fondo Monetario Internacional (FMI) revisó a la baja el pronóstico de crecimiento, pasando de 4,7% a 0,4%; mientras que la inflación alcanzó en diciembre pasado el punto máximo de 28,5%. ¿Resultado? Un aumento de los precios y un deterioro de la calidad de vida de los liberianos” 

Todo esto sigue ocurriendo a pesar de que las elecciones del año entrante están cada vez más cerca. George Weah intenta utilizar el resto de su primer mandato de seis años para aliviar los dolores de los liberianos en muchos frentes debido a “ mala gobernabilidad”. El exfutbolista se defiende, y recuerda que prácticamente todo los males que sufre su país, son en realidad la herencia de los anteriores presidentes. 

Las autoridades de Liberia  investigaron a varios funcionarios que en el pasado estuvieron manejando fondos públicos o que dirigieron el Banco Central, entre ellos Charles Sirleaf, hijo de la expresidenta Ellen Johnson Sirleaf, de conspiración y uso indebido de dinero del Estado.  Weah utilizó las redes sociales para recordarle a ella y  al resto de sus adversarios, que la corrupción no se centra en su figura. 

"Señora Expresidenta, permítame refrescarle la memoria sobre lo que es OPULENCIA: OPULENCIA es cuando Chevron da 10 millones de dólares como RSC y usted se los da a su hijo para que los despilfarre. OPULENCIA es cuando tienes 4 mil millones en inversión extranjera directa, pero dejas a Liberia en la miseria y la pobreza abyecta. OPULENCIA es cuando tienes 11 déficits presupuestarios en 12 años y, sin embargo, gastas decenas de millones en proyectos fallidos como el fiasco de reparación de la Mansión Ejecutiva que mi gobierno ahora está devolviendo. Hay 1000 ejemplos más, pero déjame dejarte con estos por ahora. OPULENCIA no es cuando usas un viejo Árbol de Navidad y Coros para celebrar el nacimiento de nuestro Señor Jesús. @mundiario

Deportistas en el mundo de la política: George Weah al servicio de Liberia
Comentarios