Buscar

MUNDIARIO

Atención madridistas, el verdadero sustituto de Modric es Odeegard

En caso que no hayan visto el partidazo que jugó el noruego ante el Deportivo Alavés, se recomienda encarecidamente que lo hagan, porque ahí el zurdo dio un recital de manejo del centro del campo.
Atención madridistas, el verdadero sustituto de Modric es Odeegard
Martin Odeegard durante el partido ante el Alavés en Anoeta. / Instagram
Martin Odeegard durante el partido ante el Alavés en Anoeta. / Instagram

Durante el mercado de fichajes de este verano, el Real Madrid fue protagonista de una serie situaciones que rayaron el drama y la comedia en el apartado de su dirección deportiva. Al final, la planificación quedó por los suelos y el equipo de Zinedine Zidane no consiguió lo que quería, tanto en el apartado de entradas como de salidas.

El drama comenzó con el principal objetivo en materia de traspasos, que era conseguir a Paul Pogba pero el Manchester United no lo quiso vender. Lo lógico era tener planes alternativos para no comenzar la campaña ranqueantes en una zona que no se presentó fiable durante la epoca de Lopetegui y de Solari, que derivó en el descalabro que ya todos conocen.

Ahora se ha visto realmente que el desastre del manejo de ese apartado es porque verdaderamente el club no conoce el material humano con el que cuentan, porque de otro modo no se explica que con todos los problemas que ha tenido el conjunto merengue en su sala de máquinas de la medular, Martin Odeegard esté brillando con luz propia en la Real Sociedad y no en el Santiago Bernabéu.

Con el chico de 20 años comienza el apartado de la comedia, porque lo que está haciendo ahora mismo es digno de enmarcar. El internacional noruego se ha transformado en un jugador total, independientemente de donde se coloque. Con su zurda distribuye, organiza, gestiona y en general se ha convertido en el amo y señor del centro del campo del equipo vasco, justamente de algo que adolecen ahora mismo en Concha Espina.

La buena noticia en todo caso es que al menos al dúo dinámico conformado por Zidane y Florentino Pérez no se les ocurrio venderlo porque de lo contrario, respecarlo costaría una montaña de millones, de esas que el presidente blanco acostumbraba a soltar en la era galáctica.

Ahora los madridistas tendrá que esperar tres acontecimientos futuros para ver a la perla escandinava en toda su dimensión: el partido en el coliseo blanco el próximo 24 de noviembre, posteriormente el 5 de abril en Anoeta y después en julio para recuperarlo, antes del final de su préstamo de dos años que le costará unos dos millones de euros. @mundiario