Buscar

MUNDIARIO

El Real Madrid sigue generando dudas en una pretemporada para el olvido

La derrota en el Estadio Olímpico de Roma, certificó que el cuadro de Zinedine Zidane no cuenta con una idea clara de juego.
El Real Madrid sigue generando dudas en una pretemporada para el olvido
Marcelo con el balón en los pies en una de las acciones del partido en el Estadio Olímpico de Roma. / Instagram
Marcelo con el balón en los pies en una de las acciones del partido en el Estadio Olímpico de Roma. / Instagram

Firma

Rafael Adolfo Vásquez

Rafael Adolfo Vásquez

El autor, RAFAEL ADOLFO VÁSQUEZ, es periodista, creador de contenidos multimedia, editor audiovisual y Community Manager.

El Real Madrid volvió a perder en su fase de preparación para la temporada 2019-2020. Esta vez el equipo de Zinedine Zidane cayó ante la Roma en el Estadio Olímpico de la capital italiana; lo de menos fue el marcador porque el problema madridista sigue vigente: no juegan a nada.

El planteamiento táctico del técnico marsellés comenzó con un tres defensas centrales, dos carrileros de largo recorrido, tres centrocampistas y dos atacantes para intentar dar solidez al juego defensivo, algo que en esta oportunidad no ocurrió a diferencia del partido contra el Fenerbahce que terminó con el arco en cero y un gol de Eden Hazard, dos aspectos que no aparecieron en esta ocasión porque ni quedó la valla de Courtois inmaculada ni el nuevo siete madridista mojó, porque pasó de puntitas por el engramado.

Marcelo fue héroe y villano, porque suyo fue el gol para abrir las acciones y además regaló una asistencia para que Casemiro anotara un tanto, pero una laguna suya mientras estaba en ataque permitió al cuadro local empatar las acciones y posteriormente falló en la tanda de penales para darle la victoria a los romanistas.

Sin embargo lo peor del Madrid no fue el resultado, ni que Marcelo tuviera una nueva jornada bipolar. El problema radica en la falta de coherencia a la hora de jugar, el primer tiempo fue un despropósito con enormes inconvenientes para los defensas y Casemiro para amarrar a Edin Dzeko y luego en el segundo tramo, Zidane cambió todo, hasta su sistema para colocar un 4-4-2 que mejoró un poco el accionar de los suyos.

La entrada de Gareth Bale, Vinicius, Isco y Jovic le dio otra cara a los visitantes pero aún así, no pudieron anotar goles que sigue siendo la asignatura pendiente. El internacional serbio lo intentó dos veces pero sus disparos fueron correctamente repelidos por el guardameta Paul López, el malagueño tuvo unos buenos minutos de acción y estuvo muy activo como mediapunta buscando espacios para que sus compañeros más adelantados vieran puerta.

Entretanto el británico y el brasilero empezaron algo dormidos pero fueron apretando hasta ser de lo más destacados; por cierto Vinicius por derecha es tan inofensivo como un gatito de dos días de nacido pero cuando mueve su talento hacia el centro o la izquierda se transforma en un auténtico puñal: ¿qué hará Zidane con el suadamericano?

Independientemente del sistema, el principal inconveniente de este Real Madrid sigue siendo la falta de un granítico juego defensivo, la ausencia de un creador de juego que trabaje para dar claridad con el balón en los pies y la falta de contundencia de los delanteros. Queda cada vez menos para cerrar el mercado de fichajes y a Florentino Pérez le queda mucho trabajo para reponer la negativa que sufrió por parte del Manchester United de venderle a Paul Pogba.

La apuesta por Neymar puede disfrazar alguna de carencias, pero el crack del PSG no será la solución para el desastre que vive el club blanco para crear juego y defender con fortaleza. @mundiario