Alonso y Vettel protagonizan un duelo al sol en Silverstone y Hamilton se alza con la victoria

Hamilton logra la victoria en la carrera de casa/veooz.com
Hamilton logra la victoria en la carrera de casa. / veooz.com

Con su victoria en la carrera de casa, el piloto británico aprovecha el abandono de Rosberg para reducir la distancia a sólo cuatro puntos en la clasificación del mundial de pilotos.

Alonso y Vettel protagonizan un duelo al sol en Silverstone y Hamilton se alza con la victoria

Con su victoria en la carrera de casa, el piloto británico aprovecha el abandono de Rosberg para reducir la distancia a sólo cuatro puntos en la clasificación del mundial de pilotos.

La historia de la Fórmula 1 está salpicada de momentos históricos, pequeñas batallas que con el paso del tiempo se quedan en la retina de los aficionados, y que son recordadas por generaciones. El duelo que han protagonizado hoy Fernando Alonso y Sebastian Vettel por un quinto puesto, es posible que no alcance la categoría de histórico, pero si será recordado durante toda la temporada.

Pero antes de eso sucedió más, mucho más. Tras la “escabechina” de la clasificación, había demasiados pilotos con el orgullo herido y ganas de venganza. Por un lado los Williams y los Ferrari, pillados en un renuncio el sábado, que salían en posiciones muy retrasadas y con ritmo para optar a la zona noble. Por otro Hamilton, el bueno de Lewis espoleado por correr en casa y por los 29 puntos de ventaja que le sacaba su compañero de equipo, salía desde el sexto lugar de parrilla tras una frustrante sesión de clasificación. Mientras tanto Nico, que no suele fallar, se las prometía muy felices desde la pole, con la pista libre por delante, teniendo al lado a un sorprendente y sorprendido Vettel, que se estrenaba en la primera línea en esta temporada.

El susto y el pinnic

En la salida Vettel se queda dormido, y pasa del segundo al sexto, superado por los Mclaren y Hamilton que logra así ponerse cuarto. Por detrás se desatan las hostilidades, demasiados pilotos fuera de su posición natural. En la curva 5 Raikkonen se va largo por la escapatoria de asfalto, y recordando los viejos tiempos del “maximun attack”, reentraba a pista con el pie a fondo, perdiendo el control del monoplaza en impactando de forma brutal contra los guardarrailes. Dirección de carrera decidía sacar la bandera roja, y Kimi se iba directo al hospital, desde donde llegarían buenas noticias, al tratarse de contusiones leves.

Con los pilotos parados en la parrilla, dirección de carrera decidía que no se reanudaría la competición hasta que se reparase el guardarrail. El resultado, casi 50 minutos esperando a que los comisarios ingleses lograsen sustituir el tramo de guardarrail averiado, con imágenes que recordaban a cierta portería que se cayó un día en el Bernabeu. Aunque las imágenes más curiosas pudieron verse en la parrilla, así algunos pilotos como Rosberg aprovechaban el tiempo para tomarse un tentempié, Magnussen tomaba el sol en el césped, y Alonso hacía amigos por la parrilla. Dirección de carrera, estaba a otras cosas, no sabemos a cuales, pero debían ser interesantes, o no….

“On fire”

Ya lo avisaba el Anthony Hamilton a todo el que quisiese escucharle, Louis tenía una cita con la gloria en Silverstone y saldría “on fire” en la nueva salida. El padre de Alonso no dijo nada, pero seguramente estaría pensado lo mismo. Y es que en la resalida tras el coche de seguridad, el español y el británico serían los protagonistas. Rosberg lograba despegar a los dos Mclaren con un tirón inesperado, logrando cuatro valiosos segundos, y dejando a Lewis desesperado tras ellos. Y pasó lo que tenía que pasar, en sólo dos vueltas Hamilton lograba deshacerse de los dos Mclaren y se situaba tras Rosberg. Cuando todos esperábamos una guerra sin cuartel, el amigo Lewis sacó la variante B de su repertorio, congeló el ritmo y lo fió todo a la estrategia, una parada menos en boxes que su compañero.

Alonso que era decimotercero en la neutralización, y criticado por decir el sábado que daba igual ser decimonoveno que duodécimo, decidió demostrar que de lo dicho a lo hecho siempre hay un trecho. Así sumido en una especie de trance se lanzaba a una lucha sin cuartel en la que no había supervivientes, en la vuelta cuatro ya había adelantado a Sutil, Gutiérrez y Bianchi. En la 6 el siguiente era Kvyat, para ya acercarse a piezas de caza mayor. Ricciardo desesperado luchaba para buscar un sitio por donde meterle el coche a Hulkemberg. Alonso que llevaba algo de prisa y no tenía interés en ver el espectáculo les hacía un “veni, vidi, vincit”, adelantando a ambos pilotos y dejándolos con un palmo de narices. En la vuelta 9 el asturiano ya era sexto, buscando el alerón trasero de Magnussen.

De siesta

A las 3 y 20 de la tarde, una foto empieza a rodar por las redes sociales, Alonso dos metros por delante de la línea en la primera salida. Los comisarios, que como dijimos estaban a otras cosas, la descubrían, seguramente mientras actualizaban el Facebook. Así 1 hora y 25 minutos después de la infracción, dirección de carrera sancionaba a Alonso con 5 segundos de detención. Algunos malpensados especulaban con que dirección de carrera estaba de siesta, pero como todo el mundo sabe, sólo los españoles duermen tras el mediodía. Alonso mientras dejaba la siesta para otro momento y seguía a lo suyo, adelantando a Magnussen y buscando el alerón de Button.

Rosberg se para

Por si no era suficiente con las sorpresas, Rosberg se quejaba de problemas con el cambio. Desde el box buscaban soluciones desesperadas para impedir el abandono, pero el cambio dijo basta. En la vuelta 29 Nico se apartaba de la pista con el cambio bloqueado en sexta velocidad, dejando la victoria en bandeja para Hamilton. Por detrás la carrera parecía aclararse, con Bottas (otro de los “on fire”) sorprendiendo en segundo lugar y el resto de los pilotos jugando al escondite con las estrategias.

Pero hablábamos de Alonso, y es que el asturiano tras la parada y sanción en boxes, salía a pista noveno pero igualmente encendido. Así en dos vueltas adelantaba nuevamente a Hulkemberg y Magnussen, mientras el camino se despejaba con los repostajes, en la vuelta 30 era nuevamente sexto.

El duelo

Como decíamos al principio el duelo de Vettel y de Alonso es posible que no pase a la historia, aunque es seguro que es toda la historia de la carrera de hoy. En la vuelta 35 el Vettel salía de boxes justo por delante del asturiano, que sabiendo que las ruedas del alemán estarían frías se lanzaba como un poseso tras él. El resultado una brutal pasada por el exterior en Copse capaz de ponerle los pelos de punta al más templado. Si alguien pensaba que eso iba a quedarse así, es que no entiende mucho de egos, Fórmula 1 y campeones del mundo. Y es que durante los últimos años fueron muchas las veces que ambos campeones se “cruzaron” en los medios de comunicación, y muy pocas en pista, hoy era el día. Así Vettel con DRS y unas ruedas con 8 vueltas menos, se negaba a aceptar el adelantamiento lanzándose en una persecución suicida tras el asturiano. A partir de ahí un recital de ataques, coberturas, emparejamientos imposibles, bandazos, protestas por la radio… dos monoplazas emparejados al milímetro sin ceder, ni tocarse.  A cinco vueltas del final Vettel se emparejaba con Alonso y con el destino, de esa guisa ambos pilotos entraban en la antigua línea de meta para encarar Copse. Ahí las ruedas más nuevas de Vettel obligaban a Alonso a levantar el pie y dejarle pasar. En las cinco vueltas siguientes Vettel distanciaba en 7 segundos al asturiano. Tras la carrera Alonso admitía problemas en su Ferrari, con el consumo, la batería, el alerón trasero y las ruedas, vamos que lo único que iba bien es que el caballo del emblema todavía era capaz de sujetarse sobre las patas traseras.

Fueron doce vueltas magistrales, que enseñaron al mundo por qué ambos pilotos son campeones del mundo. Un curso acelerado de apuradas de frenada, búsqueda de huecos y trazadas imposibles, sin que ambos coches se rozasen lo más mínimo. Doce vueltas que lograron eclipsar todo lo demás, y es que nada más pasó hasta la bandera a cuadros, nadie podría superar lo que acabábamos de ver.

Clasificación del Gran Premio de Inglaterra
1º Lewis Hamilton (Mercedes)
2º Valtteri Bottas (Williams)
3º Daniel Ricciardo (Red Bull)
4º Jenson Button (Mclaren)
5º Sebastian Vettel (Red Bull)
6º Fernando Alonso (Ferrari)
7º Kevin Magussen (Mclaren)
8º Nico Hulkenberg (Force India)
9º Dani Kvyat (Toro Rosso)
10 Jean Eric Vergne (Toro Rosso)
11º Sergio Pérez (Force India)
12º Romain Grosjean (Lotus)
13º Adrian Sutil (Sauber)
14º Jules Bianchi (Marussia)
15º Kamui Kobayashi (Caterham)
16º Max Chilton (Marussia)
17º Pastor Maldonado (Lotus)

 

Alonso y Vettel protagonizan un duelo al sol en Silverstone y Hamilton se alza con la victoria
Comentarios