Thiago, Van Dijk y otras claves para entender lo que pasa en Anfield Road

Thiago Alcántara, jugador del Liverpool. / Rafael Adolfo Vásquez
Thiago Alcántara, jugador del Liverpool. / Rafael Adolfo Vásquez
El club portuario se ha dejado muchos puntos en la Premier League y la dolorosa derrota en Italia podría acarrearle más problemas de los pensados en la Champions League. 
Thiago, Van Dijk y otras claves para entender lo que pasa en Anfield Road
El Liverpool está viviendo uno de los peores momentos en los últimos años. En una etapa liderada por Jürgen Klopp en la que los reds han levantado una Champions League y han vuelto ha ganar el campeonato de liga local por primera vez en más de treinta años, el estratega alemán se ha visto sorprendido por los malos resultados obtenidos por sus pupilos en las primeras de cambio tanto en la Premier League como en la Champions League. Después de la dolorosa derrota ante el Napoli en el Estadio Diego Armando Maradona por 4-1, se le preguntó si su cargo corría peligro y aunque aseguró que no lo creía, también dejó entrever que cualquier cosa podía ocurrir en el futuro.

Las dudas alrededor del rendimiento del conjunto de Anfield Road están a la orden del día, más aún después de la goleada recibida y con el despido de Thomas Tuchel como referencia, el panorama en realidad no pinta para nada bien. Los resultados no están acompañando al técnico alemán, al igual como le ocurrió a su paisano en Londres, pero a diferencia del caso en Stamford Bridge, el problema con Klopp es estrictamente deportivo. 

¿Cuáles son las claves del mal momento del Liverpool? A continuación, MUNDIARIO analiza lo sucede con uno de los clubes más importantes del balompié británico y uno de los grandes de todos los tiempos en Europa y en el mundo. 

1. El mal momento de su dupla de centrales

Virgil van Dijk ha sido uno de los grandes baluartes del club en los éxitos recientes, el neerlandés que costó 84. 65 millones ha justificado desde 2018 cada centavo invertido en él, sin embargo sus actuaciones últimamente no se han destacado con el brillo de antaño, y parece obvio que su asociación con Joe Gómez no funciona plenamente y el mejor ejemplo de ello fue el naufragio en tierras italianas. Cuando Klopp sacó al inglés en la segunda parte, mejoraron mucho las cosas con Joel Matip en la cancha, no obstante hay que reconocer que el problema no es exclusivo de Gómez, porque el 4 de los reds no ha aportado la seguridad y confianza que siempre demostró durante su trayectoria. 

2. ¿Cuándo entrará en razón y cambiará la posición de Trent Alexander- Arnold?

El internacional inglés es uno de los futbolistas más completos de su país, de eso no queda la menor duda pero es un lateral que descuida y mucho sus responsabilidades en defensa. Salió en la foto en los cuatro goles que sepultaron al Liverpool en Napoli. A la ofensiva nada que objetar pero cuando tiene que cuidar su posición en la retaguardia, los dolores de cabeza están a la orden del día. Quizás le venga muy bien un cambio de posición para aprovechar su potencia, velocidad, visión de juego y disparo de media y larga distancia, una situación que vivió en su momento uno de los grandes centrocampistas de la actualidad.

Años atrás Joshua Kimmich destacó como lateral derecho. De hecho era uno de los mejores de la Bundesliga y era utilizado como tal en su club, el Bayern Múnich pero también en la Selección de Alemania. Guardiola, Ancelotti y Heynckes lo utilizaban en ese puesto pero fue Nico Kovac el encargado de darle un giro de 180 grados a su carrera. Después de una racha negativa, el estratega croata decidió utilizarlo como mediocentro y el resultado está a la vista. Probablemente lo que sucedió con el germano puede servir de ejemplo Arnold.

3. Salah está perdido pegado en la raya de cal

El egipcio es uno de los mejores futbolistas de la actualidad. Un hombre con mucho gol que provoca auténticos dolores de cabeza a sus rivales de turno, sin embargo se ha notado que su ascendencia en el juego pierde mucha trascendencia cuando se apega al rol de extremo puro pegado a la banda derecha. Ciertamente cuando verticaliza su juego su disparo con la zurda es un verdadero peligro, pero cuando se mueve más hacia el centro recogiendo los balones que provienen de los centrocampistas, su juego gana muchos enteros, porque además aprovecha su último pase que sea aprovechado por sus compañeros más adelantados.

Como mediapunta o falso nueve, e el atractivo ofensivo del Liverpool crece, hasta el punto de transformarse en una pieza prácticamente imparable que puede atacar cayendo por izquierda, derecha o por el centro del campo. 

4. El rendimiento de Fabinho

Aunque lo parece, los problemas en la defensa no son de entera responsabilidad de Trent Alexander-Arnold y de la dupla conformada por Virgil van Dijk y Joe Gómez. El internacional brasileño tampoco está pasando por una de sus mejores fases de rendimiento. Su labor como filtro protector de la zaga está dejando mucho que desear y se nota aún más cuando tiene que enfrentarse en velocidad de espaldas al arco en una contra. Sucedió en el campeonato inglés y días atrás en la primera fecha de la Champions League. Le hace falta más apoyo por parte de James Milner o de Jonathan Henderson cuando está en la cancha. 

La reaparición de Thiago Alcántara es la mejor noticia para él y para Jürgen Klopp, porque el hispano brasileño tiende a restarle tiempo de posesión a los equipos que enfrentan, y eso sirve para que el pivote sudamericano tenga más tiempo para organizar su estrategia a la hora de tapar los huecos y aplacar a los centrocampistas y atacantes contrarios. 

5. El proceso de adaptación de los nuevos fichajes

Si bien es cierto que la base del equipo está prácticamente intacta, salvo la salida de Sadio Mané, la realidad es que han llegado varias piezas para intentar mejorar la plantilla del año anterior, que ya era lo bastante buena como para dar guerra en todas las competiciones. Durante el recién concluído mercado de traspasos llegaron 3 nuevos futbolistas y se invirtieron en total unos 90 millones de euros. El más importante de todos fue el traspaso de Darwin Núñez

Esta ausencia rompe con la continuidad de juego del charrúa y por supuesto con la necesaria adaptación, que requiere para acoplarse a los planteamientos de su nuevo entrenador. No es para nada sencillo un cambio y menos aún dos, porque hay que destacar que no solo el sudamericano aterrizó en Anfield, también se marchó un futbolista que se entendía a la perfección con todos sus compañeros tanto en la delantera, como en general en todas las líneas del campo, incluso para presionar y defender. 

6. La lesión de Thiago

Un problema en los isquiotibiales le ha provocado un verdadero disgusto al Liverpool. Estar privado de tu mejor arma en la zona medular es prácticamente condenarte a cambiar los automatismos durante el tiempo esté de baja. La ausencia del internacional español tiene muchas lecturas. Pierdes a un futbolista que maneja los hilos del partido, te quedas sin un asistente de lujo para tus atacantes y sin la persona que colabora con tu pivote a la hora defender las arremetidas de los contrarios. No en vano, el rendimiento del equipo mejoró cuando reapareció en la segunda parte ante el Napoli.

Para cubrir posibles bajas en el futuro, el club se ha traído desde la Serie A al centrocampista brasileño Arthur, un jugador que hace varios años estaba llamado a ser un titular habitual en el FC Barcelona, pero al final salió del Camp Nou en un cambio para equilibrar las cuentas financieras de la institución blaugrana. El jugador apuntaba a recalar al Valencia de Genaro Gattuso, pero fue finalmente el Liverpool que a última hora se lo llevó. @mundiario

Thiago, Van Dijk y otras claves para entender lo que pasa en Anfield Road
Comentarios