Kylian Mbappé y un fragmento del poema de La Marrana Peripuesta

Kylian Mbappé, jugador del PSG. / @k.mbappe
Kylian Mbappé, jugador del PSG. / @k.mbappe
Ya se saben las millonarias cifras del reciente contrato que firmó. Además el delantero parece que no le cierra la puerta al Real Madrid: "Nunca sabe lo que va a pasar" dijo.
Kylian Mbappé y un fragmento del poema de La Marrana Peripuesta

Durante mucho tiempo, Kylian Mbappé y el Real Madrid estuvieron negociando para que el jugador francés se convirtiera en el nuevo estandarte del club blanco. Durante el verano pasado era la gran oportunidad y Florentino Pérez se plantó ante el PSG para negociar el futuro del futbolista parisino. Ni cien, ni doscientos ni doscientos cincuenta,  nada de eso inmutó a los qataríes, porque sabían que necesitaban tiempo para convencer a su estrella de continuar unos años más. El factor clave era el tiempo y un año era más que suficiente para que llegara la oferta perfecta, que fue desvelada finalmente por el New York Times.

El atacante de 23 años recibió una bonificación de 125 millones de euros por firmar y de paso recibirá en las próximas tres campañas 250 millones más. El trato lo convierte en el futbolista mejor pagado de todos los tiempos, a pesar de que es público y notorio que el vigente campeón de la Ligue 1 genera pérdidas millonarias y que lo han condenado a pagar una multa por romper con el Fair Play financiero.

Después llega Nasser Al-Khelaïfi e intenta dar lecciones de moral y de buenas costumbres sobre los clubes endeudados como el FC Barcelona, porque según él atentan contra el bienestar del fútbol. Parece que hay que recordarle que los blaugranas venden patrimonio, para poder afrontar esta crisis que viven y que el dinero que tienen es producto de años de gestión consciente, cortesía de Josep Lluís Núñez (QEPD) y no de un jeque que juega al FIFA con los millones de un país petrolero.


Y con respecto a las palabras de Kylian sobre su deseo inquebrantable de siempre ganar dinero sin importar en donde esté, hay que estar claros en algo: es lógico y normal que así piense, porque la vida de los atletas de alto rendimiento en la élite es corta y salvo excepciones como las de Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, el resto tienen carreras menos longevas y que los invitan a sacar el máximo provecho económico posible.

El problema es cuando intentan jugar con la admiración y la pasión de los seguidores, dejando guiños por doquier para intentar quedar bien con todos. Fue valiente al decir que el dinero todo lo puede, pero después le pedimos que no venga a hablar de ilusiones, de sentirse como en casa cuando se habla de Madrid y que nunca sabes lo que va a pasar. Con todo este culebrón lo que ha quedado claro es que la marrana siempre es fea; "pero adornada: mil veces más" como lo escribió el poeta e ilustrador colombiano Rafael Pombo. Que no siga aclarando, porque oscurece. @mundiario

Kylian Mbappé y un fragmento del poema de La Marrana Peripuesta
Comentarios