Buscar

MUNDIARIO

3 estrategias a seguir en apuestas deportivas

Mejorar los resultados en las apuestas deportivas siempre es posible siguiendo algunas sencillas reglas y siempre teniendo en cuenta que el azar es uno de los grandes factores de este entretenimiento.
3 estrategias a seguir en apuestas deportivas
Apuestas deportivas. / betsson
Apuestas deportivas. / betsson

Firma

Guillermo Fernández

Guillermo Fernández

El autor, GUILLERMO FERNÁNDEZ, es colaborador de MUNDIARIO, donde escribe, preferentemente, sobre fútbol. @mundiario

Las temporadas deportivas más importantes han dado comienzo y, a su vez, las apuestas deportivas regresan tras cierto letargo estival con ofertas, bonos y demás incentivos que es conveniente saber aprovechar para comenzar con buen pie.

Si lo que se quiere, a parte de obtener un bono de bienvenida o alguna oferta especial, es seguir ciertas reglas para jugar durante un tiempo duradero granjeando ganancias, las estrategias en apuestas deportivas enseñarán a no cometer errores graves.

Aquí destacamos 3 de ellas:

1. Optar por las apuestas direccionales: es una de las fórmulas más tradicionales de apostar y consiste en centrarse en un solo resultado. Básicamente y en resumen consiste en jugar cierta cantidad de dinero a un equipo determinado, si se gana, el jugador se lleva lo invertido multiplicado por la cuota y si no se gana, pierde lo invertido.

Los expertos apuntan a que una apuesta direccional es la mejor opción cuando las cuotas ofrecidas por una casa de apuestas reflejan una probabilidad inferior a las probabilidades reales de que eso ocurra. Esto se conoce como una apuesta con valor y, por tanto, una apuesta de éxito.

Un ejemplo de este tipo de apuestas de valor

La apuesta se centra en que gana X equipo o que pierde. La posibilidad de que se dé unas de las dos opciones es del 50%. Una casa de apuestas que llamada A ofrece una cuota de 1,90 por la victoria y otra casa de apuestas B ofrece 2,10. La casa de apuestas A está ofreciendo, por tanto, menos del valor real ([50% multiplicado por 1,90] – 100% = -5%). Esta no es una apuesta que se quiera hacer, ya que no ofrece una situación de valor. Por el contrario, la casa de apuestas B está ofreciendo un 5% de valor en la apuesta por la victoria. En esta caso, la apuesta se encuadra en una de valor.

2. Apostar el 1 o 2% del presupuesto: si se tiene un presupuesto de 1.000€, los beneficios de apostar el 1% o el 2% pueden ser muy altos y aunque se trate de una estrategia conservadora, realizar una investigación previa de los equipo y jugadores puede reportar buenos resultados. Obviamente, una de las ventajas también es eliminar la parte más estresante de una apuesta: haber invertido el 25% o más del presupuesto en un solo evento.

3. No apostar a cuotas bajas: por lo general se tratan de apuestas envenenadas y se trata de aquellas cuotas menores a 1.40 en el que el posible beneficio no compensa las posibles perdidas. Uno de los expertos en apuestas deportivas, David M.artin, explica que uno de los errores en las cuotas bajas es no considerar la teoría del value. Una cuota a favor de 1.01 supone una probabilidad del 99.01%, con lo que solo se debe apostar cuando las probabilidades de éxito sean superiores a este porcentaje. Además este error se suele cometer también cuando se busca “subir” una cuota. Cuando hay una cuota relativamente baja 1.50-1.65 y se quiere aumentar, muchas veces se hace con una cuota muy baja que realmente no tiene ningún valor. No tiene sentido apostar sin valor, por tanto es preferible apostar a simple esa cuota baja.

En betsson explican más a fondo algunas de las estrategias a seguir en apuestas deportivas para mejorar los resultados, teniendo siempre en cuenta que el azar formar parte también de toda pérdida o ganancia.