Buscar

MUNDIARIO

La enseñanza de Lengua y Literatura en la Educación Secundaria es un fracaso

No puede ser que la Teoría de la Comunicación sea estudiada por nuestros alumnos como si fuesen filólogos mientras se abandona la enseñanza de la escritura.

La enseñanza de Lengua y Literatura en la Educación Secundaria es un fracaso
Desesperación en el estudio. / oposicioneseducacion.ecobachillerato.com
Desesperación en el estudio. / oposicioneseducacion.ecobachillerato.com

Firma

Manuel García Pérez

Manuel García Pérez

El autor, MANUEL GARCÍA PÉREZ, es doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Murcia y licenciado en Antropología por la UNED. Premio Nacional Fin de Carrera, fue coordinador del área de Sociedad y Cultura de MUNDIARIO, donde actualmente es columnista y crítico literario. Docente, investigador y escritor de narrativa juvenil, su última obra es el poemario Luz de los escombros. @mundiario

"No puede ser que la Teoría de la Comunicación sea estudiada por nuestros alumnos como si fuesen filólogos mientras se abandona la enseñanza de la escritura", explica nuestro colaborador.

Resulta inaudito que los alumnos de Segundo de ESO, por ejemplo, accedan al estudio de una materia como Lengua y Literatura desde una perspectiva puramente teórica y llena de abstracción. El concepto de comunicación, qué es el canal, las funciones del lenguaje, de Jakobson, y los tipos de enunciados son aprendidos por nuestros hijos en cursos de Primaria y el mismo sinsentido se repite en la ESO.

Acordándome de mis maestros de la EGB, a los que bastaba el diccionario ITER y una libreta de rayas para impartir sus clases prácticas de Lengua, encuentro ahora temarios y libros de texto que adaptan las últimas corrientes de la investigación lingüística a los contenidos de mi asignatura, contenidos aprobados por el Ministerio y por gestoras educativas afines al PPSOE. Lo terrible es que los alumnos estudian la Lingüística General, no la aplicación didáctica y pedagógica que defiende la Pragmática, por ejemplo: cómo se escribe una carta, mejora de la oralidad a través de la exposición de asuntos e intereses, corrección ortográfica, escribir un texto con intención de cautivar.

Conceptos teóricos, metateóricos y diagramas sobre los componentes morfológicos y sintácticos de la lengua llenan pizarras, libros y exámenes, mientras los alumnos siguen fracasando en una comprensión profunda de lo que leen y en una correcta manera de expresar un contenido por escrito. Nuestros alumnos no aprenden, aprueban exámenes sobre sufijaciones y prefijos, sobre qué es un emisor, sobre qué es el género de la lírica, sin apenas explorar los textos literarios o leer diariamente un artículo periodístico.

Aquellos maestros de las escuelas unitarias que mandaban redacciones cada semana, que empezaban la clase con un dictado o que leían a Machado en clase pasaron a la historia, porque vino el negocio de la Psicopedagogía y sus empresas, y de los teóricos de los libros de texto. Sí, esos mismos, que hacen que nuestros hijos y mis alumnos memoricen conceptos que jamás utilizarán en su vida y que, pese a reconocer un Complemento directo, no saben redactar adecuadamente una reclamación o una denuncia. ¿Por qué será? ¿Por qué será, ministros del PPSOE?