Will Smith, más de 30 años de carrera profesional en la cresta de la ola

Will Smith. / IG @willsmith
Will Smith. / IG @willsmith

Aunque un 27 de marzo de 2022 el mundo vio como un hombre propinaba un tortazo a otro, el agresor, quien se ha disculpado y buscado ayuda para no dar más sopapos, tiene una longeva y exitosa carrera profesional, limpia de escándalos.

Will Smith, más de 30 años de carrera profesional en la cresta de la ola

Cuando la pubertad domina las mentes de los adultos resulta sencillo discernir entre lo bueno y lo malo. Un estilo maniqueísta que hoy en día lo absorbe todo. Por eso llevamos dos semanas opinando sobre el tortazo que el actor Will Smith propinó al actor Chris Rock en plena emisión de la gala de los Oscar tras una broma en la que Rock llamaba a Jada Pinkett Smith, esposa de Smith, “Teniente O´Neil”, al respecto de su cabeza rapada. Estilo que parece llevar porque sufre una alopecia areata (no alopecia femenina como podemos leer en algunos medios estos días. La alopecia la sufren hombres y mujeres indistintamente y no tiene que ver con el sexo) que le provoca pérdidas localizadas de cabello. Aunque en la mayoría de los casos, el pelo crece de nuevo, las personas que lo sufren no están exentas de volver a tener algún episodio de alopecia.  A día de hoy no hay una cura para ello pero sí existen tratamientos que ayudan a que el pelo vuelva a crecer más rápido. Sin lugar a dudas, es una enfermedad que, al afectar directamente a la imagen física, resulta de alto impacto para quien la sufre.

También, de tal impacto fue la bofetada que ya hay dos bandos visibles: los que piensan que Will Smith es el malo (algunos incluso piden que devuelva el Oscar ganado merecidamente) y los que piensan que Will Smith es el bueno. Y ya está. Después, seguro que hay una mayoría silenciosa que se debate sobre qué opinar al respecto porque, oiga, no siempre hay que tener una opinión clara sobre todo en esta vida. La realidad es tan compleja que aún hay hommo sapiens sapiens que viajan en paralelo al maniqueismo, recordando sus años pueriles y vislumbrando un futuro identitario bien chungo.

Will Smith, actor de éxito desde 1990

El actor estadounidense de 53 años ha vivido en dos semanas cinco momentos clave que parecieran definir una carrera de éxito de más de 30 años. El primero de ellos, el 27 de marzo cuando abofetea a Chris Rock. El segundo, el 30 de marzo cuando la Academia de Hollywood le abre expediente disciplinario por “contacto físico inapropiado y comportamiento abusivo o amenazante”. El 1 de abril el propio actor emite un comunicado en el que indica que renuncia a la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood y califica su comportamiento de “impactante, doloroso e inexcusable”. Después, el 4 de abril, se publica que dos películas que iba a protagonizar Will Smith han sido canceladas tras la bofetada: ‘Fast and Loose’ en Netflix y la cuarta entrega de Dos Policías Rebeldes. Quizá también se retrase el estreno de Emancipation de AppleTV, ya en fase de postproducción. El último momento clave llegaba este jueves 7 de abril al conocer que Will Smith ingresa en una clínica de rehabilitación para lidiar con el estrés (algunos medios ponían la puntilla indicando que dicha clínica es de lujo, como si eso fuese criticable). Por cierto, las declaraciones que hoy se están adjudicando a Jada Pinkett Smith no son de ella sino de una fuente cercana a la pareja publicadas en US Weekly.

Pero antes de este timeline de acontecimientos taciturnos, Will Smith ha hecho ganar a la industria del cine en el mundo más de 2.000 millones de dólares; es un valor seguro y una de las estrellas del celuloide más rentables. No se le conocen escándalos y su imagen pública siempre ha sido bastante brillante.

Otro timeline de acontecimientos, esta vez laborales, definen mejor al actor:

La serie El Príncipe de Bel-Air compuesta por 148 episodios divididos en 6 temporadas que se emitieron desde 1990 a 1996 catapultaron a la fama mundial a este músico y actor nacido en Filadelfia que, antes de recalar en esta serie escrita especialmente para él, ya había ganado un Grammy en 1988 con el grupo de hip-hop DJ Jazzy Jeff & The Fresh Prince.

La NBC usó su nombre artístico musical, The Fresh Prince, para introducirlo en la sitcom que se dio en llamar The Fresh Prince of Bel-Air (El príncipe de Bel Air, en España) y en la que Will, interpretando a un chaval de barrio de la ciudad de Filadelfia, era enviado por su madre a vivir con una tía y un tío ricos en Bel Air.

En 1996 reventó la taquilla con la película que más recaudó ese año, hablo de Independence Day, dirigida por Roland Emmerich. Y no es un hito menor porque aquel lejano 1996 del siglo XX se estrenaron películas mayúsculas como El paciente inglés, Fargo, Jerry Maguire, Trainspotting, La Roca, el primer Scream, Misión Imposible, Romeo + Julieta, Tesis, Abierto hasta el amanecer…

Con un presupuesto de 75 millones de dólares, recaudó más de 800 millones en todo el mundo, la más taquillera de aquel año.

Pero hay una película de Will Smith que ha recaudado más que Independence Day y es Aladdin (2019). Con la friolera de algo más de 1 billón, con b, de dólares recaudados en todo el mundo, esta película musical de aventuras que adapta la película de animación de Disney de 1992 y que dirigió el británico Guy Ritchie, es la película de mayor éxito a nivel mundial del actor estadounidense y en la que interpretaba al genio de la lámpara.

Will Smith en Aladdin (2019).
Will Smith en Aladdin (2019).

Escuadrón suicida (2016) con cerca de 750 millones de recaudación y Hombres de negro III (2012) con 625 millones de dólares recaudados, son las otras dos películas de mayor tirón comercial, aunque Hombres de negro I (1997), Soy Leyenda (2007) o Hancock (2008) tampoco bajaron de los 500 millones recaudados. En definitiva, pinchazos en su carrera cinematográfica hay muy pocos. Tan solo podríamos mencionar Seis grados de separación (1993) en la que Smith interpretaba a un joven que se introducía hábilmente y en base a un engaño, en la vida de unos ricos marchantes blancos neoyorkinos. Si bien fue aplaudida por la crítica, en taquilla apenas recaudó 6 millones de dólares.

Ahora, tras el agigantamiento de una expresión auténtica de lo que es el ser humano: un animal con instintos y agresivo, tal y como explica Victoria de Andrés Fernández, Profesora Titular en el Departamento de Biología Animal, Universidad de Málaga en su artículo en The Conversation, Will Smith, quien no supo controlar su agresividad, se enfrenta al ostracismo profesional, lamentablemente. ¿Vivimos en una sociedad que solo acepta la perfección del ser humano? ¿en una sociedad que no acepta la disculpa y pide el escarnio y el destierro de los congéneres que hayan cometido una falta?

Ojalá veamos pronto a Will Smith en el cine porque lo que hizo en El método Williams (King Richard) es de Oscar. Ah! disculpen, que se lo llevó. Bravo por Will. @opinionadas en @mundiario

 

Will Smith, más de 30 años de carrera profesional en la cresta de la ola
Comentarios