WeCrashed (AppleTV+), el fenómeno sectario de WeWork que lideró Adam Neumann

Jared Leto y Anne Hathaway en la miniserie WeCrashed. / AppleTV+
Jared Leto y Anne Hathaway en la miniserie WeCrashed. / AppleTV+

¿Un estafador es solo un millonario que fue descubierto? Adam Neumann, cofundador de WeWork y su mujer Rebekah Paltrow, se hicieron millonarios vendiendo “conciencia global”.

WeCrashed (AppleTV+), el fenómeno sectario de WeWork que lideró Adam Neumann

Algunos influencers de ahora son los gurús de antes, esos que movían a las masas bajo eslóganes grandilocuentes e intenciones universales pero vacías de contenido. Cambian los términos, pero la esencia siga siendo la misma, al igual que el rebaño, siempre paciente esperando al mesías.

Jano García, en su libro precisamente titulado El Rebaño, escribe una frase que bien podemos acoplar a este excéntrico caso de WeWork y Adam Neumann: “Nunca nadie ha logrado fascinar a las masas sin eslóganes y falsas promesas”.

Neumann, interpretado por Jared Leto en la serie WeCrashed que se aloja en AppleTV+ y que este viernes emite su último capítulo, es un empresario israelí que a principios del siglo XXI se instala en Nueva York con la firme intención de hacerse millonario. Probó suerte con la venta de zapatos de mujer con tacones plegables o con la comercialización de pantalones con rodilleras para bebés que empiezan a gatear. Pero no fue hasta que conoció a Rebekah (interpretada por Anne Hathaway) cuando surgió la idea de alquilar espacios de trabajo compartido. Ya saben el dicho: detrás de cada gran hombre hay una gran mujer. Y Adam Neumann era grande, tanto que casi mide 2 metros de altura, y que junto a una sonrisa perfecta, una melena envidiable y su evidente capacidad de oratoria, lo hacían el estándar perfecto para logar algo importante en la vida. Quizá lo primero relevante que logró fue enamorar a Rebekah. ¿Por qué? Porque el primer millón de dólares que hizo que WeWork pudiese nacer se lo prestó ella, la mujer que nació millonaria y cuyo padre regalaba dicha cantidad a sus hijas cuando se casaban.

Jared Leto y Anne Hathaway vs Adam Neumann y Rebekah Paltrow.
Jared Leto y Anne Hathaway vs Adam Neumann y Rebekah Paltrow.

Qué cuenta WeCrashed

La serie WeCrashed narra el ascenso y la caída del CEO de WeWork Adam Neumann y a su vez de la propia compañía de coworking; una startup que llegó a tener una valoración de US$47.000 millones para pasar, en la actualidad, a valer 8.000 millones. Todo ello sin conseguir nunca ser rentable.

Los chicos de Value School cuentan que lo normal siempre ha sido asociar el éxito de una empresa con su capacidad para genera beneficios, pero en la era del postureo que vivimos, el que una empresa tenga o no beneficios ya no parece algo prioritario. Ahora lo importante y por lo que se mide el éxito o el fracaso de un proyecto es por su crecimiento, incluso aunque para lograrlo haya que sacrificar toda la rentabilidad del negocio.

WeWork cumple a la perfección esta regla. En concreto registra pérdidas de 802,4 millones de dólares (701 millones de euros) según datos del tercer trimestre del año 2021, pero nada que ver con los US$100 millones a la semana que perdía en 2019, cifra que publicó el propio The New York Times.

Todo surge de un podcast

Lee Eisenberg y Drew Crevello, creadores, guionistas y productores de esta miniserie, desarrollaron su trabajo a partir del podcast de Wondery en el que ofrecen una investigación de la historia de WeWork.

Eisenberg y Crevello, tomaron las ideas del podcast y ampliaron con su propia investigación para armar WeCrashed, sin perder nunca la prespectiva que sustenta la narración: la historia de amor entre Adam y Rebekah. “No decidimos centrarnos en una historia de amor. Creemos que la historia es la historia de amor. No creemos que WeWork exista sin Adam o Rebekah”, dice Lee Eisenberg en una entrevista al portal especializado en entretenimiento Collider.

Pero en ningún momento, en la serie, se pone en entredicho la funcionalidad de los WeWorks que se crearon en el mundo y que siguen existiendo a día de hoy (en España, en Madrid y Barcelona). Si bien realmente es un concepto inspirador y dinámico para trabajar, el único fallo de WeWork es precisamente la parte económica y se resume de manera muy sencilla: se gastaba más de lo que se ganaba. Basta con ver en la propia serie el nivel de vida que llegaron a adquirir Adam y Rebekah. Mientras éste crecía, su ego iba en paralelo.

El último capítulo emitido en AppleTV muestra la frustración de Rebekah por la evolución de WeGrow, uno de los últimos negocios de The We Company, como se renombró en los últimos años la compañía, con el que pretendía revolucionar la enseñanza y lograr, como no, “una conciencia global”. Rebekah quería educar a los niños desde su nacimiento a su muerte. Por otro lado, su inminente salida a bolsa y la presentación de un estrambótico documento S1 marcan el ritmo de este penúltimo capítulo.

Hay mucha literatura sobre lo que sucedió. Por ejemplo, en el especializado portal económico El Blog Salmón publicaban en 2019 que “hace apenas una semana la compañía se decidió a dar el siguiente paso en su estrategia de crecimiento: salir a bolsa. La información preliminar enviada a las autoridades bursátiles estadounidenses, sin embargo, arroja muchas sombras sobre The We Company, el holding de WeWork. Tal como sucedió con la salida a bolsa de Snapchat muchos analistas han hecho sonar la alarma: ¿se trata de una salida a bolsa innovadora, o un engaño a inversores incautos?”.

De hecho, el famoso Community Adjusted EBITDA que insertaron en su S1 excluía el coste del alquiler del espacio físico, es decir, el grueso de sus costes operacionales. O sea, que WeWork tenía beneficios… si no tenemos en cuenta los costes que acarrea su negocio. En la última entrevista concedida por Adam Neumann el pasado año 2021     lamentaba las medidas contables demasiado complicadas de WeWork, como el notorio "EBITDA ajustado por la comunidad", que provocó la burla de analistas y posibles inversores. “Cuando se trata de finanzas, es mejor ser aburrido”, dijo.

Qué es en definitiva WeWork

Una inmobiliaria. Así de sencillo. Una empresa que alquila espacios de trabajo, a veces solo alquila una silla y una mesa, a personas que no tenga oficina propia. Lógicamente Adam Neumann vendía su negocio como un lugar donde “transformar el mundo, donde las personas no se ganen la vida, sino que se atrevan a crearla”. Y es que, conseguir tantos miles de millones de financiación como consiguió Neumann hubiese sido difícil con una inmobiliaria pero más sencillo con una tecnológica.

Recordemos que WeWork nació en el 2010 en pleno auge y crecimiento de las empresas tecnológicas. Los amigos de Xataka cuentan aquí con un gráfico muy explicativo sobre dicho auge. Si en 2005 había dos tecnológicas entre las diez empresas, de cualquier ámbito, más valiosas del mundo, en 2021 había 8, las otras dos son una petrolera de origen saudí y una financiera de Warren Buffet. Y, por cierto, de esas ocho tecnológicas, la más valiosa es Apple. Recuerden, pueden disfrutar de WeCrashed en AppletTV+. Este viernes, último episodio. @opinionadas

WeCrashed (AppleTV+), el fenómeno sectario de WeWork que lideró Adam Neumann
Comentarios