Buscar

MUNDIARIO

Art Fakes o Museo del Arte Falso de Viena

El Museo del Arte Falso o Falsificación o Art Fakes de Viena, se inauguró en el 2005, financiado por Diane Grobe y Cristian Rastneres muestra un conjunto de obras de arte falsas y falsificadas.

Art Fakes o Museo del Arte Falso de Viena
Art Fakes de Viena.
Art Fakes de Viena.

El Museo del Arte Falso o Falsificación o Art Fakes de Viena se encuentran obras de arte falsas y falsificadas de los falsificadores más famosos del mundo, como Han van Meegeren, Konrad Kujau, Tom Keating, Edgar Mrugalla, David Stein, Lothar Malskat y otros, además de copias legales de los grandes maestros como Rembrandt, Rafael, Van Gogh, Monet, Schiele, Klimt…

Parece ser que en Dafen, ciudad China, existen multitud de talleres que se dedican a falsificar o realizar copias casi iguales de todos los grandes maestros de Oriente y Occidente.

Se habla de que del 10% al 15% de obras de arte que están en museos y colecciones públicas y privadas son falsas y, se habla que del arte precolombino que existe en España es falso en más del 50%.

Existen hasta donde conocemos otros dos museos de la falsificación en el mundo el Museo de la Falsificación de Paris y el Museo de la Falsificación de Bangkok, el Museo de la Policía de Palencia realizó una exposición en el 2015 con cerca de cien pinturas falsas de los grandes autores.

Se puede definir varias categorías sobre esta cuestión: copia, reproducción, falsificación. Es falsificación cuando son copias sin autorización y además, tienen voluntad de engañar, de pasar por originales y únicas.

Las falsificaciones no son siempre copias exactas de cuadros, sino que imitan el estilo y los temas del autor al que copian, por tanto, además de su firma, materiales iguales, pigmentos, lienzos, tablas y todo el material, para que pase a los ojos de los expertos como originales y únicas.

Teniendo en cuenta, que en la mayoría de los casos, no todas las obras de los autores y artistas están catalogadas. Sin olvidar, las guerras y conflictos sociales y militares que han sucedido en el mundo, las dos guerras mundiales en Europa, además de las obras escondidas de forma discreta en colecciones privadas, aduanas, herencias, traslados, compraventas, etc.

Ante el problema del arte falsificado se abren muchos interrogantes y cuestiones, entre otras, ¿se podría intentar analizar qué obras son auténticas y originales y de los autores, digamos de estos dos últimos siglos, y cuales de las obras anteriores a este tiempo son del autor, del taller, de la escuela y esas categorías que en los mundos del arte se utilizan? ¿Pero que coste ingente económico tendría esto? ¿Y qué consecuencias para la cuestión valor y precio para coleccionistas públicos y privados? ¿Se produciría una hecatombe mundial a nivel artístico y estético…?

¿Se podría intentar en la medida de lo posible, con la tecnología de la información actual, que los artistas actuales, sin coste alguno, el que quisiese enviase una ficha de cada obra de arte que realice, la mantenga en su taller, o termine en una colección privada o pública, de esa manera, diríamos poco a poco, voluntariamente, sin demasiado esfuerzo, se podrían archivar en forma de imagen cientos de miles o millones de obras de arte, de todo tipo de autores plásticos en cada territorio, sean considerados éstos de gran maestría o secundaria o terciaria?

¿Se indica en los círculos artísticos, que existen, aproximadamente y actualmente en el mundo, al menos cientos de miles, si no un millón de artistas en activo, entre todos realizarán cada año millones de obras de arte, en todos los géneros y subgéneros?

¿Es obvio y evidente, que existe mucho arte que se destruye, pierde, deteriora por motivos naturales o sociales o históricos o simple dejación? ¿Por lo cual, en una era que tanto se valora el reciclaje, no habría que plantearse esta cuestión? ¿Quizás, no todo el arte físico o material se pueda conservar, no habría museos para conservar todo, pero si quizás, a nivel de imágenes? ¿Cada museo o fundación o departamento universitario, en su territorio donde está implicado, podría ir recogiendo imágenes de las obras de arte de autores que viven en su territorio? ¿Además de crearse en el futuro más museos locales, comarcales de arte, aprovechar edificios sin uso, como monasterios, palacios, etc.?

Para terminar y no cansar más, se indica que cada uno percibe el mundo desde su lugar de nacimiento y desde su geografía y su historia, quizás para una sociedad, que tan importante es la industria del ocio y del turismo, quizás, la Piel de Toro o, y en la Mancha, merecería estudiar y analizar, la posibilidad de construir un museo de la Falsificación de Arte, también otro museo de la Falsificación en general. Ahí dejo el guante construido de palabras e imágenes, para quién lo quiera recoger.