Por trece razones, una serie incómoda para padres e hijos

13 REASONS WHY
Hannah junto a su madre en Por trece razones. / Netflix

Es el último éxito de Netflix, el canal norteamericano que emite su contenido vía streaming, a través de Internet.

Por trece razones, una serie incómoda para padres e hijos

El 31 de mayo Netflix estrenó Thirteen Reasons Why, en español Por trece razones, una serie capaz de atrapar al espectador desde el primer capítulo. La trama transcurre alrededor de Hannah Baker (Katherine Lengford), una adolescente que decide suicidarse no sin antes dejar constancia –mediante grabaciones en casetes- de las trece razones que la llevaron a tomar esta decisión. La serie está basada en la novela homónima de Jay Asher y producida, entre otras personas, por la polifacética Selena Gómez y Thomas McCarthy, director y guionista de Spotlight, -ganadora del Oscar en 2016- quien firmó el guión de dos capítulos.

Por trece razones es un drama que, por desgracia, atraviesa la delgada línea entre ficción y realidad. El último éxito de Netflix aborda temas tan preocupantes como el acoso escolar, el machismo, la homofobia, las violaciones y, por supuesto, el suicidio. Pero también la incompetencia por parte de padres y escuela a la hora de prever y tratar estos problemas que, según la Unesco, afectan a 2 de cada 10 alumnos.

Vídeo de Netflix de Por trece razones. /YouTube

La historia de Hannah refleja la tragedia de 246 millones de niños y jóvenes alrededor del mundo que actualmente sufren este tipo de violencia. Remitiéndonos a datos domésticos, según la asociación Save The Children, en España 9.3% de los estudiantes encuestados considera que ha sufrido algún tipo de acoso escolar en los últimos meses. Pero el bullying no solo se cuece en las escuelas; en internet y especialmente a través de las redes sociales también se ejerce este tipo de violencia. Según este estudio, uno de cada tres niños y niñas han sido insultados a través de internet o móvil.

Un informe elaborado por Save The Children titulado “Yo no juego a ese juego” explica la importancia del acoso y ciberacoso y la razón por la cual no se debe tratar como una “chiquillada” o como juego normal entre niños y niñas que “siempre ha ocurrido”. El Representante Especial del Secretario de Naciones Unidas indica que “los niños que son acosados a menudo presentan una marcada disminución de su rendimiento escolar y una renuencia a participar en las actividades escolares”. Pero también explica que este tipo de violencia puede afectar de manera grave la salud mental y física del menor. La depresión, problemas para comer o dormir e incluso quejarse de dolores físicos como dolores de cabeza o estómago pueden ser algunos síntomas.

Por trece razones sirve para entender muchas de las preocupaciones y problemas que aquejan a los jóvenes y cómo los padres son incapaces de darse cuenta. No se dan cuenta porque Hannah es una chica aparentemente normal, de hecho no cumple con los más que errados estereotipos de una joven depresiva que viste de negro y escucha canciones tristes encerrada en su habitación. Hannah es hermosa, sus padres son unos majísimos farmaceutas que le prestan el coche, además acude a los bailes del instituto e incluso recibe “halagos” por parte de los chicos. Hannah podría ser tu hija. Dicho esto, ¿Qué razones tendría tu hija para suicidarse?

Clay Jensen (Dylan Minnette) es el otro protagonista de la serie y quien recibe las grabaciones realizadas por Hannah luego de su muerte. Este chico es un poco más introvertido que Hannah pero tampoco es ningún empollón. Clay está enamorado de ella y es un buen chaval. Sus padres son jóvenes y, aunque le dejan su espacio, también están pendientes de él. Los Jensen son una familia unida y con buenos valores, como la tuya. Entonces, ¿Qué responsabilidad podría tener tu hijo en el suicidio de una chica?

Por trece razones es una serie dirigida tanto a padres como a hijos (+16), pero también a profesores y a todos los que quieran entender cómo una simple fotografía puede destruirle la vida a un joven. Desgraciadamente para los padres de Hannah ya es tarde, pero tú aún estás a tiempo.

Por trece razones, una serie incómoda para padres e hijos
Comentarios