La tiranía de las marujas del pueblo en el nuevo orden aquí establecido

Película de Pedro Almodóvar.
Fotograma de una película de Pedro Almodóvar.
¿Es delito fumar? ¿Por qué no es delito el vino y todo el alcohol que su marido se está pimplando en el salón durante este reconfinamiento? / Relato literario.
La tiranía de las marujas del pueblo en el nuevo orden aquí establecido

¡Debe de estar permitido hablar con desconocidos! Esta señora no quiere ser mi amiga, sino provocarme un infarto. Mantuvo la distancia de seguridad, con lo cual no me pegó en la cara bonita que llevo debajo de la mascarilla. ¿Será prima lejana de la reina? Porque en mi camino de vuelta no vi más que señoras clónicas armadas con sus teléfonos.

¡Yo venía de la peluquería! ¿La señora no entiende la felicidad que sentimos las mujeres con un nuevo corte de pelo?

¿Es delito fumar? ¿Por qué no es delito el vino y todo el alcohol que su marido se está pimplando en el salón durante este reconfinamiento?

¡Si yo sé que ella es feliz, a pesar de su mala hostia! Es feliz porque su marido llega temprano por la noche. En este reconfinamiento, están viviendo su segunda luna de miel.

¡Porque no han dicho que el virus lo transmita el coño! Ella, con el coño en la boca, me riñó por haberme escondido en su portal, apartada de la calle, para fumar un triste pitillo. Quizá el último de mi vida. Lo tiré y lo apisoteé con rabia social como ella me indicó. "¡Con la que está cayendo, de verdad!", exclamó. ¿Tú ya sabes que van a acabar cayendo hostias como panes?

Que sepas que aplaudo la distancia social y la mascarilla, porque así no he olido tu aliento enamorado de mañana.

No sé quién eres, no sabes quién soy... ¡No nos hemos reconocido! Y es una pena que no hayas salido por la tele reivindicando tu cruzada contra el coronavirus, quemando cajetillas. ¡Cajetillas del diablo!

Ella se fue, quizás al súper. Ella no está en el paro, venía a hacer un recado. Tan ocupada que no le pudo dejar un whatsapp al alcalde, al que votará en estas elecciones anticipadas.

Esta noche, preguntará a su hombre si la quiere tanto, en estos excitantes tiempos duros. En este mundo hostil, amados matrimonios confinados, brindad por España y el Madrid de vuestros Borbones de fe deficiente, vuestros sanos y estirilizados borbones, ¡que tanto ayudan al virus! @mundiario

La tiranía de las marujas del pueblo en el nuevo orden aquí establecido
Comentarios