Buscar

MUNDIARIO

El theremín, el instrumento que se toca sin tocarlo

El theremín es un aparato electrónico que consta de dos antenas que crean un campo electromagnético cada una. El intérprete desempeña el papel de un conductor eléctrico e interactúa con esos campos sin llegar a ser necesario el contacto físico con el instrumento.

El theremín, el instrumento que se toca sin tocarlo
El theremín. / Esacademic.
El theremín. / Esacademic.

Firma

Cristina Goás

Cristina Goás

La autora, CRISTINA GOÁS, gestiona Melovida y dirige Presto Vivace, desde donde desarrolla la investigación musical y su aplicación a través de dispositivos tecnológicos. También es colaboradora de MUNDIARIO y se encarga de formar y crear nuevos talentos. @mundiario

Al acercar la mano a la antena vertical aumenta la frecuencia del sonido consiguiendo notas más agudas y al alejarla disminuye la frecuencia y se consiguen notas más graves.

Al acercar la otra mano a la antena horizontal disminuye el volumen del sonido hasta que deja de sonar y al alejarla aumenta el volumen progresivamente. Es la armoniosa conjunción de intensidades y tonos bien mesurados la que arroja como resultado la música, como en cualquier otro instrumento musical.

El theremín, originalmente conocido como eterófono, thereminófono, termenvox o thereminvox, es uno de los primeros instrumentos musicales electrónicos que se controla sin necesidad de contacto físico del intérprete o thereminista con el instrumento. Su nombre deriva de la versión occidentalizada del nombre de su inventor ruso León Theremin, que lo desarrolló en 1920  y lo patentó en 1928.

El theremín fue incluido en bandas sonoras de películas como Recuerda y Días sin huella compuestas por Miklós Rózsa, así como en Ultimátum a la tierra de Bernard Hermann. También se ha utilizado en temas para programas de televisión como la serie de ITV Los asesinatos de Midsomer. Asimismo, este instrumento se emplea en música clásica, especialmente en música experimental y en música clásica contemporánea  de los siglos XX y XXI; así como en géneros de música  popular como el rock. @mundiario