Buscar

MUNDIARIO

The Weeknd denuncia la corrupción de los premios Grammy

El artista se ha sentido muy molesto porque su último y aplaudido trabajo, After Hours, no ha conseguido ninguna nominación pese a que es uno de los grandes éxitos del año. Lo que podría ser una rabieta del cantante, puede que se convierta en el dolor de cabeza de los premios.
The Weeknd denuncia la corrupción de los premios Grammy
The Weeknd. / RR SS.
The Weeknd. / RR SS.

Abel Tesfaye, más conocido como The Weeknd, ha cargado contra los Grammy luego de no haber sido nominado por su último disco, After Hours, uno de los mejores discos del año y ojo, no lo decimos nosotros, es lo que ha concretado la crítica.  Pero lo que parece ser una rabieta del artistas, en realidad podría ser una denuncia a todas luces cierta.

“Los Grammy siguen siendo corruptos. Me deben a mí, a la industria y a mis fans transparencia…”, escribió en su Twitter. Hay que decir que esta no es la primera queja que recibe el premio más grande de la industria musical, en realidad, ya son varios años de denuncias acumulada y descontento de parte de varios artistas por las formas y maneras de los académicos más anticuados.

Hace unos años surgió la polémica de Lorde, cuyo álbum fue nominado en la categoría del año. Como tradición, todos los artistas que entran en esta categoría deberían tener unos minutos en el escenario para cantar sus canciones, entonces, a Lorde se le ofreció cantar en el segmento para recordar a los fallecidos del año, algo a lo que se negó y eligió sencillamente no cantar aunque si asistió a la ceremonia. Su polémica creció un poco más al notar que ella era la única mujer nominada en ese 2017, junto a Bruno Mars, Childish Gambino, Jay-Z y Kendrick Lamar.

En enero de este año, fue despedida Deborah Dugan, primera mujer presidenta de la institución en 62 años, pocos meses después de haber accedido al puesto. Entonces la junta directiva alego que su despido se debía a un supuesto comportamiento abusivo contra los empleados. Pero todo apunta que fue una movida de los miembros más veteranos para evitar que ella realizara cambios en su forma de actuar dentro de los premios. 

Dugan no guardó silencio y acusó a la Academia de ser un lugar corrupto que beneficia a los artistas más cercanos a los miembros de la junta. Sostiene que los Grammy no respeta la voluntad de sus más de 12.000 votantes y además, "selecciona a los nominados sin importar el número de votos que han recibido en sus categorías”. De igual forma, les acusó de ser “un club de tíos” que tolera y promueve un “ambiente de trabajo tóxico, con acoso sexual y discriminación por cuestiones de raza y género”.