¿The Biggest Loser? El show que perdió ante las nuevas generaciones

Póster promocional del reality / Prime Video
Póster promocional del reality / Prime Video

El popular reality estadounidense busca adaptarse a los nuevos televidentes y recobrar su éxito inicial.

 

¿The Biggest Loser? El show que perdió ante las nuevas generaciones

El servicio de televisión por paga tuvo su momento de gloria durante la década de los 2000, ofreciendo contenido exclusivo y variado a sus clientes, desde documentales, canales educativos, películas internacionales, partidos de fútbol exclusivos (principal motor del servicio aún en la actualidad) y programas de concursos y entretenimiento. Fue de está manera que Discovery Home & Health se ganó la lealtad de su audiencia, teniendo programas como Vestido de novia, Vívala o Véndala, o ¿Con quién [email protected]!# me casé?.

Discovery H&H contaba con una gran cantidad de programas, siendo uno de ellos The Biggest Loser, donde los participantes competían por ver quién era el mayor perdedor de peso, divididos en dos equipos liderados por sus coaches, y resultando eliminado un concursante por episodio; finalmente el ganador recibía un cuarto de millón de dólares. El programa contó con un total de 17 temporadas, siendo presentado por Alison Sweeney, y tenía como entrenadores a Bob Harper y Jillian Michaels.    

Si el programa tenía éxito, ¿por qué fue cancelado? 

Todo comenzó cuando después del episodio final de la temporada 17, Joelle Gwynn (ex participante del reality) mencionó públicamente que durante el tiempo en el que estuvo en el programa, se le suministraron drogas para bajar de peso, señalando directamente al Dr. Robert Huizenga y al entrenador Bob Harper, quien de inmediato negó los hechos, argumentando que las acusaciones eran falsas y entraban en conflicto con su motivación por la salud y el estilo de vida fitness.

Tuvieron que pasar poco más de 4 años para que, finalmente, se decidiera renovar uno de los realitys sin guión más populares de Estados Unidos. Por supuesto, el show había sufrido cambios para mejorar su estructura, reduciendo el premio monetario de la persona ganadora (recibiendo sólamente 100,000 dólares) aunque incluyendo un gimnasio en casa, con la finalidad de evitar que los participantes volvieran a su estilo de vida previo al concurso, algo que ya había pasado en temporadas anteriores, y que le ganó al show gran cantidad de críticas.

Los cambios más drásticos en The Biggest Loser

Por otra parte, se eliminaron los retos de la ‘tentación’, donde se les ofrecía a los participantes consumir grandes cantidades de calorías a cambio de recompensas especiales, y las eliminaciones serían determinadas por la persona con el menor índice de peso perdido, lo que anuló el sistema de votaciones. Esta es una técnica recurrente en los realitys actuales, pues competencias como Exatlón dejaron de hacer juicios de eliminación y fueron reemplazados por la competencia per se, lo que es más justo pero quita el dramatismo de alianzas y estrategias.

El último cambio significativo fueron los coaches, donde los profesionales Steve Cook y Erica Lugo serían los nuevos líderes de los equipos. Por si extrañabas las temporadas anteriores, Bob Harper también regresó, pero esta vez a modo de presentador. Hace poco más de dos años atrás se emitió el último capítulo de la nueva versión del show, donde Jim DiBattista fue nombrado el ganador absoluto.

Pese a su antigua popularidad, que le llevó a tener un videojuego para Xbox 360 (The Biggest Loser: Ultimate Workout), actualmente no hay información por parte de NBC respecto a la renovación de una decimonovena temporada, pues desde la temporada 11 se registró un menor índice de audiencia, lo que derivó en que el programa dejara de ser transmitido los domingos por TV de paga.

The Biggest Loser se encuentra disponible en Amazon Prime US. @mundiario

¿The Biggest Loser? El show que perdió ante las nuevas generaciones
Comentarios