Si no soy una chica Almodóvar, no sé lo que es el cine

Brigitte Bardot, musa del cine francés.
Brigitte Bardot, musa del cine francés.
Desgraciadamente, creo que el actual sueño de mi vida, con el que me había acurrucado en la cama, tampoco se cumplirá. / Relato
Si no soy una chica Almodóvar, no sé lo que es el cine

La psicóloga es un sol, ojalá fuese mi madre o mi amiga, pero no sirve para nada.

Sin embargo, hasta que hable con ella, seguiré deshidratándome en lágrimas, y tengo que hacer algo...

Pronto llamaré a Almodóvar. Creo recordar que 'La mala educación' me ha ofrecido una meditación sobre lo mucho que me atormenta el sexo. Si me lo pregunta, le diré que soy asexual, casi activista anti sexo; creo que le valdré de inspiración.

Tengo muchos y grandes proyectos en ciernes, sin embargo las emociones me ahogan y deseo la muerte, ya que la felicidad es imposible.

El otro día, una noche, desperté a las 2h con ganas de mear- eran ganas de mear- cuando estaba teniendo una pesadilla. Gracias a dios, tenía dos cigarrillos y me los fumé seguidos.

Desgraciadamente, creo que el actual sueño de mi vida, con el que me había acurrucado en la cama, tampoco se cumplirá: formar una familia feliz con el príncipe.

Ese príncipe es un apuesto médico que vi hace dos años en el ambulatorio, cuya bata parecía la capa de un garçon de los que retan en duelo a los villanos.

Suelo enamorarme a primera vista, por eso no llegan a tocarme.

Cada mañana, al levantarme, libero una abundante meada, y entonces sé que he estado sola en los sueños.

Esta vez, no tendré paciencia para decirles a todos "que le den al chico", porque no soy capaz de engañarme más.

Me había acostado creyendo que, para curar las hemorragias, él haría el amor conmigo dejándome embarazada, salvándome la vida; que me rescataría cada noche, que me daría sanas medicinas...

En cuanto me hallé sola, como sola estoy, sentí un puñetazo a la autoestima, como si el diablo fuese más fuerte que todos los ángeles...

Voy diciendo por ahí que esto es inhumano, creyendo que me van a ayudar, pero solo me meto en líos.

Cuando hablo con la psicóloga tengo libertad, pero creo que no me es el modo adecuado de estar cómoda, debería tener cuidado.

Prosigue el presidio de mis zapatos, la sumisión a las circunstancias, la rocambolesca huida del deseo... Ignorada y estimada, suelto retahílas de revolución, pensando egoístamente que ganaría el derecho al decírselo a todos por igual, como si el reparto fuese certero. El derecho de ir al cine, dar besos, viajar, ganar dinero, pero, sobre todo, recibir el alta médica para que la casa no sea Alcatraz y poder tener algo más que los pensamientos que pelean en mi mente en pos de avivar la distracción. @mundiario

   

Si no soy una chica Almodóvar, no sé lo que es el cine
Comentarios