Sorpresa e incongruencia en la fotografía humorística

Un arbolito nace en la acera / Francisco Puñal Suárez
Un arbolito nace en la acera / Francisco Puñal Suárez
El humor nos salva, y disfrutar de él en cualquier imagen cotidiana es un ejercicio que nos provoca la risa.
Sorpresa e incongruencia en la fotografía humorística

Hay fotos que permanecen en la memoria, por la historia que cuentan, por los gestos que han captado, porque te sensibilizan y muestran la verdadera cara de la condición humana, porque exploran el universo emocional de los personajes que muestran, o porque te hacen reír o te arrancan una carcajada de forma sorprendente, y en estas últimas  la incongruencia y la sorpresa son las principales causantes de su comicidad.

El humor es transgresión, nos obliga a crear una interpretación distinta de las cosas, por eso la religión y la política tienden a excluir el humor, al que temen más que a las armas. Cuanto más dogmática y conservadora es una sociedad, menos sentido del humor hay en ella.

En su artículo “¿Qué es la risa? ¿Cómo clasificarla?", de Pepe y Alex Pelayo, citan  al  psicólogo integral canadiense Rod A. Martin, al  expresar “que  lo cómico es lo que ocurre en el cerebro humano cuando se percibe una información diferente a la que se tiene guardada y se produce de ese modo una incongruencia. En ese proceso cognitivo, si el cerebro “descubre” una relación, un vínculo y “resuelve” el acertijo de la incongruencia, entonces como premio, da órdenes de segregar ciertas hormanas que producen una emoción placentera, cuya manifestación externa es la sonrisa o la risa”.

Maniquíes con fotos,  creatividad en tienda 
 / Francisco Puñal Suárez

Maniquíes con fotos,  creatividad en tienda. / Francisco Puñal Suárez

El humor está en todos nosotros. Convivimos con él en todas las circunstancias de la vida. Ahora bien, saber señalarlo y llevarlo a una imagen artística, es tarea que requiere de una sensibilidad, un propio punto de vista, y saber algunas verdades del carácter del ser humano.

A la vez que soy cazador de fotos donde florece el humor, donde predominan la alteración o deformación de los valores reales, también investigo la obra de otros autores que, intencional o accidentalmente, reflejan en sus imágenes  estas situaciones que nos provocan la risa.

Los motivos de las situaciones cómicas pueden ser producidos por incongruencias  inesperadas que “quiebran” el “orden establecido”, y entre ellos están: los gestos, lo anacrónico, lo ridículo, el contraste, lo exagerado, el absurdo, el desequilibrio, la torpeza, lo imprevisible, y  el exhibicionismo, entre otros.

Dos perros y su dueño  /  Elliott Erwitt, New York City, USA

Dos perros y su dueño. /  Elliott Erwitt, New York City, EE UU

Por ejemplo, el fotógrafo norteamericano Elliot Erwitt,  al caminar por las calles de New York,  captó la imagen donde se yuxtaponen la cara de un perro, con la de su dueño, logrando una escena surrealista.

Dos casas guardan equilibrio / Stephan Vanfleteren

Dos casas guardan equilibrio. /  Stephan Vanfleteren

O el caso del artista belga Stephan Vanfleteren, amante del blanco y negro, que se detiene en la viva estampa del desequilibrio, con una casa construida arriba de una torre.

Siesta de lones  en África / Cyndy Beardsley

Siesta de leones  en África / Cyndy Beardsley

¿Y qué decir de la imagen de varios leones que duermen la siesta en un árbol, tomada en África por Cindy Beardsley? En este caso, donde se mezclan lo exagerado y lo imprevisible, está presente el antropomorfismo, o sea humanizar a los animales.

El bate se partió en el juego de béisbol / Rob Tringali

El bate se partió en el juego de bésibol. /  Rob Tringali

Los deportes en general son fuentes de  imágenes sorprendentes. Así Rob Tringali, sin que él mismo se imaginara  lo que iba a ocurrir a la hora de que un jugador  bateara en un partido de béisbol,  nos ofrece con su foto un momento que no es normal: el bate se parte en dos, al golpear la pelota.

Encuentro en China entre Valéry Giscard d'Estaing y Deng Xiaoping / Francis Latreille, 1980

Encuentro en China entre Valéry Giscard d'Estaing y Deng Xiaoping. / Francis Latreille, 1980

Y en este pequeño recorrido, si hay una imagen que me ha arrancado una sonrisa es la del fotógrafo francés Francis Latreille, quien acompañó al presidente francés Valéry Giscard d’Estaing en su visita de estado a China en 1980. Una de sus fotos registra el encuentro con Deng Xiaoping, y de pronto aparece en la escena, de forma ridícula e imprevisible, una escupidera al pie de la mesa. ¿Qué hace ese artefacto ahí? @mundiario

Sorpresa e incongruencia en la fotografía humorística
Comentarios