Buscar

MUNDIARIO

Sonrisas de cuarentena

Todo comenzó cuando la abuela –mi madre-, se cansó de cocinar tanto y para una familia tan numerosa en este encierro obligado. Me vi en la necesidad de crear uno de mis fotomontajes para calmar los ánimos con una sonrisita.
Sonrisas de cuarentena
Votación. / Pepe Pelayo.
Votación. / Pepe Pelayo.

Firma

Pepe Pelayo

Pepe Pelayo

El autor, PEPE PELAYO, colabora en MUNDIARIO. Es escritor, comediante y estudioso de la teoría y la aplicación del humor cubano-chileno. Se le encuentra en www.pepepelayo.com @mundiario

Todo comenzó cuando la abuela –mi madre-, decidió hacer una huelga de ollas caídas; es decir, se cansó de cocinar tanto y para familia tan numerosa en este encierro obligado. Y decidimos entonces hacer una votación para escoger quién la sustituiría. Se armó una campaña típica de elecciones. Comenzaron a aparecer letreros en las paredes del baño, en el patio, en el comedor, etc..

Por ejemplo: “No vote por mí, esta familia merece un futuro mejor”. O este otro: ”La votación se realizará en el Cenado”, pero lo quitaron porque podía confundir a los más pequeños. Claro, éstos ya habían colgado el suyo: “Los niños también pueden botar”. En fin, se convirtió el asunto en algo demasiado trascendental y grave, incentivado por tantos ratos de ocio debido a la misma cuarentena. Me vi en la necesidad de crear uno de mis fotomontajes para calmar los ánimos con una sonrisita. @pepepelayo @mundiario

Votación. Pepe Pelayo.

Votación. / Pepe Pelayo.