Siro, humorista gráfico gallego

Siro López Lorenzo. / Mundiario
Siro López Lorenzo, caricaturista, humorista gráfico, articulista y ensayista gallego. / Mundiario

Debemos aceptar que muchas realidades humanas son para nosotros, los mismos humanos, un misterio y un enigma, entre otras el humor, la risa, la sonrisa, el humor gráfico.

Siro, humorista gráfico gallego

Los humanos/es clasifican casi todo, todo lo que perciben o sienten o piensan o analizan, casi todo lo clasifican o taxonomizan o lo adentran en estancos de escalas de valor. En cuanto a las artes y estas divididas en artes particulares, y a su vez, en géneros de cada arte,  sucede lo mismo. Y, así, nos encontramos que el humor, en general, y el humor gráfico en particular, participan como si fuese una especie de subarte total, de tres disciplinas al menos: es considerado información o noticia –si comenta cuestiones sociopolíticas–, es admitido como un género del dibujo y por tanto, arte plástico, y para muchos, como un subgénero del aforismo o microdiálogo, en consecuencia, género literario o literatura.

Pero el humor en general está –diríamos– en un espacio geográfico muy difícil en cualquier lugar. Alguna persona está dispuesta a relatarnos un chiste oral, en parte popular, en parte aprendido y aprehendido de mil fuentes. Hoy en Internet viajan por este cosmos multitud de realidades del humor. También se ha incardinado en todas las artes, literatura o teatro o pintura… Pero existe una variedad o subgénero del humor, que es el humor gráfico, que dispone de una gran ventaja y también desventaja, de algún modo. Puede ser reproducido en un medio de comunicación, papel u online, pero al mismo tiempo, después, esa hoja, sirve para envolver las sardinas o el pan, durante décadas. O se pierde en el contenedor de basura, o en el inmenso campo del olvido de Internet.

Siro

Como gran humorista gráfico, con un gran corte sociopolítico, está Siro, Siro López Lorenzo (Ferrol, 1943), que además de caricaturista es humorista gráfico, articulista y ensayista gallego. Además de haber estado en varios diarios, durante veinte años publicó sus viñetas en La Voz de Galicia. En esta serie de y sobre humoristas gráficos que estoy realizando de este lago y tierra que es la Celtiberia-Piel de Toro, le ha tocado el turno a Siro

Caricaturas de Siro. / Mundiario
Caricaturas de Siro. / Mundiario

Uno debe reconocer que se va introduciendo en este bosque y selva del humorismo gráfico y se va percatando y percibiendo de que abre una cata en el paisaje, y se encuentra siempre nuevos nombres, tanto del pasado, que están semidormidos o semidurmientes, que apenas ya casi nadie los cita, y desde luego, personas que todavía respiran, y que están entre nosotros, que ya con una cierta edad, ya han realizado una carrera de fondo, en este aspecto de la realidad…

Debemos aceptar que quizás el género artístico o cultural sea secundario en la actividad de búsqueda de la realidad, de la interpretación de la realidad, podemos admitir que lo que importa es la esencialidad de cada actividad cultural. Podemos encontrar enormes profundidades de ser y de estar y de hacer y de pensar y de analizar, en Saul Steinberg, Quino, Máximo, Mingote… por citar el género del humor gráfico y del dibujo. Por lo cual, esos prejuicios o contrajuicios negativos que tenemos sobre el humor gráfico no son reales. En una frase de diez palabras o en unas líneas, con o sin palabras, se puede llegar a la esencia de algún aspecto de la realidad, de algún persona/je de dicho momento…

Si no recuerdo mal, Siro indicó en una entrevista que estaba un poco cansado del humor realizado y construido sobre temas sociopolíticos y sobre personas dedicadas a esta labor. El humor, la creación de la viñeta, es una actividad dura. Como está formada por unas cuantas líneas, caricaturas o no, y unas cuantas palabras, puede pensarse que es una construcción cultural fácil. Pero esa capacidad de síntesis de dibujo/línea/color y de aforismos/frases/minidiálogo, esa síntesis entre poesía y máxima/sentencia y manchas de blanco/negro o color, es una de las actividades más difíciles entre las artes existentes, entre los géneros artísticos/plásticos/literarios…

Siro en Las Meninas
Siro en Las Meninas, en Ferrol.

Consecuencias

Infravaloramos, no podemos negar, el humor y el humor gráfico. Debemos aceptar la realidad. Aunque en estas últimas décadas se están creando grupos de investigación y de estudio, del humor en general, y de todas las clases de humor, todavía queda mucho. Quizás, a nivel regional, cada territorio debería hacer un esfuerzo, de búsqueda y de catalogación y de archivo y de análisis de los humoristas y humoristas gráficos que han existido.

Quizás, siguiendo, aquella frase, que tanto repito de los viejos griegos, “no sirve, ninguna filosofía, que no intente curar algún mal humano”. El humor y el humor gráfico, en estos tiempos tan complejos, como todos, que estamos pasando, podría ser una enorme ayuda para crear pensamiento y sonrisa. Ambas cosas necesitamos.

En estos tiempos, Siro se merecería que se emprendiesen estudios sobre su obra, literaria ensayística y articulista y viñetista y humorista gráfica. Se deberían emprender alguna tesis doctoral, algún TFG. Y, de paso, alguna entidad gallega, para ejemplo para todo el resto de la comunidad nacional, podría emprender la indexación/catalogación del humorismo gráfico gallego. ¿Qué tal un Museo o Centro Virtual del Humorismo Gallego…? Los homenajes deben ser en vida, Siro lo está esperando, imagino… @mundiario

Siro, humorista gráfico gallego
Comentarios