Buscar

MUNDIARIO

El sector del libro pide ayuda a los políticos

La Federación de Cámaras del Libro (FEDECALI) ha hecho un llamamiento al gobierno y los partidos, reclamando un Pacto por el Libro y la Lectura.
El sector del libro pide ayuda a los políticos
Estantería de una librería ./ Pixabay
Estantería de una librería ./ Pixabay

El sector del libro ha estimado sus pérdidas para el año 2020 en 840 millones de euros en el conjunto del mercado nacional e internacional. La Federación de Cámaras del Libro ha afirmado que aunque "en estos meses, el sector ha recibido positivamente las medidas de liquidez [...] ha resultado del todo decepcionante que no se haya adoptado ni una sola de las medidas de activación de la cadena del libro que se habían solicitado".

Respecto al mercado interior, las expectativas han mejorado, ya que en un inicio valoraban unas pérdidas de un 33% y actualmente esta cifra se sitúa en el 25% con respecto a lo facturado en el año 2009 (2.400 millones de euros).  Este cambio en las cifras se debe a la venta a través te internet, tanto en libro físico como digital y también a la buena acogida de las librerías en su reapertura al público.

En cuanto a las cifras internacionales, son más pesimistas. Se prevé que las ventas en el exterior caigan hasta un 60%, lo cual supone 240 millones de euros. Esto se debe a que el mercado internacional más importante es el de América Latina, que tiene una complicada situación social y económica.

Y es que a pesar de que el sector del libro es la primera industria cultural del país, facturando sus empresas aproximadamente 3.000 millones de euros al año dicen no haber recibido una respuesta en consecuencia a estas cifras, valorando la importancia estratégica del sector.

Por eso, en la carta abierta “Un país lector: Carta abierta a nuestros gobernantes y políticos”, FEDECALI ha solicitado a los partidos políticos un pacto por la lectura para lograr en un periodo de diez años "un país lector".

En la misma dejan clara la necesidad de dejar las medidas a corto plazo y establecer bases que contribuyan a  la difusión de la cultura, con medidas como la declaración del libro como bien esencial,  un plan que fomente el hábito de lectura, un plan de ayuda a las librerías, entre otras. @mundiario