Buscar

MUNDIARIO

La Rotonda, nombre enigmático para una construcción singular

Esta urbanización, situada en primera línea de la Playa de San Juan de Alicante, es uno de los edificios más reconocibles del Racionalismo Levantino.

La Rotonda, nombre enigmático para una construcción singular
Urbanización La Rotonda. / Iñigo Lanz
Urbanización La Rotonda. / Iñigo Lanz

Firma

Iñigo Lanz

Iñigo Lanz

El autor, IÑIGO LANZ, nació en Alicante en 1977. Es titulado en Ingeniería Técnica en Diseño Industrial por la Universitat Jaume I de Castellón y ha desarrollado toda su trayectoria profesional en el sector de Retail Moda, especializado en Merchandising. Actualmente reside en A Coruña y es colaborador de MUNDIARIO. Apasionado del arte y la arquitectura, ha desarrollado y colaborado en proyectos artísticos como Racionalismo Levantino. @mundiario

En esta cuarta entrega de los artículos dedicados al Racionalismo Levantino, se aborda otra construcción de Juan Guardiola, la urbanización La Rotonda de la Playa de San Juan de Alicante. Como es habitual en los edificios de este arquitecto, es una obra peculiar que no deja indiferente a nadie. Pero en este caso me atrevería a asegurar que gusta a la mayoría y consigue poner de acuerdo tanto a expertos como a profanos.

El solar en el que se construyó estaba reservado por el propio arquitecto desde el primer plan urbanístico de la Playa de San Juan de 1959, sin embargo la urbanización no se terminó de construir hasta 1967. Es un conjunto formado por 4 bloques de viviendas que comparten una zona común. Dos de estos bloques están compuestos por viviendas adosadas, el tercero es un bloque de apartamentos de seis alturas y el cuarto es una torre situada en primera línea de playa. 

Urbanización La Rotonda. / Foto Iñigo LanzUrbanización La Rotonda. / Iñigo Lanz

Los tres edificios más bajos (apartamentos y adosados) comparten una estética común, siendo el ladrillo caravista en un tono amarillento y las celosías blancas sus principales características. Los tres están situados en los laterales de la parcela orientando las viviendas hacia la parte interior, donde se encuentra la zona común con piscina donde Guardiola llevó a cabo el trabajo de jardinería. El único lado de la parcela que se dejó libre de construcción es el de primera línea de playa, permitiendo así la vista del mar desde todas las viviendas.

Pero sin duda, y al igual que en el caso del Complejo Vistahermosa, la construcción más icónica es la torre de 17 plantas de altura. Podría ser una torre racionalista más si no fuera por el diseño de sus balcones en forma de proa de barco. Esta singularidad dota al edificio de cierta similitud con la arquitectura tradicional asiática, siendo conocido también por los alicantinos como la Pagoda. Sirva este nombre como un humilde homenaje a la desaparecida torre proyectada por Fisac. Al menos en este caso el edificio sí está protegido por el ayuntamiento de Alicante, garantizando así su conservación. Probablemente por este hecho se respetó el diseño original y la forma de los balcones en la reforma que sufrió la construcción, algo que sin duda habrá encarecido la obra al igual que el caso del Edificio Vistamar.

LR_1_1

Torre principal de la urbanización La Rotonda. / Iñigo Lanz

Si hemos de poner un pero a las modificaciones sufridas por el edificio, destacaríamos los cerramientos de muchas de sus terrazas, algo muy común en estas torres y que distorsiona el diseño original. Estas construcciones fueron concebidas como segunda vivienda para los meses de verano, y sus terrazas orientadas al mar estaban pensadas para poder disfrutar de la brisa marina durante las noches. Su uso actual como viviendas habituales ha provocado que los dueños quieran aprovechar estos espacios todo el año cerrando muchas de las terrazas, pero sin unificar materiales y sin tener en cuenta el resultado final sobre todo el edificio. Tal vez haya llegado el momento de regular también estas actuaciones para poder así preservar el aspecto original de esta arquitectura.

A la hora de abordar la obra, tanto David como yo teníamos claro que el elemento a destacar era la torre y sus balcones en forma de proa. El resultado, tanto de la fotografía como de la ilustración es muy similar, con los balcones blancos y el cielo azul como protagonistas. A su vez, en el video quise jugar con el nombre de La Rotonda y su referencia a un movimiento circular, es por ello que la animación es un bucle de giro en torno a la torre. 

LR_4Urbanización La Rotonda. / David Sardaña

Animación de La Rotonda. / Iñigo Lanz

Es precisamente el nombre la última peculiaridad que me gustaría destacar, ya que es un enigma para mi. La urbanización no está situada en una rotonda, no es de forma circular y su diseño es claramente racionalista. Priman los edificios de planta rectangular y no aparecen, al contrario que en otras obras de Guardiola como La Chicharra o EL Club del Mar, planos curvados. Es por lo tanto un misterio sin resolver ya que no he encontrado ninguna referencia a su origen.

Por último me gustaría comentar que mi vinculación personal no va más allá de la fascinación que desde pequeño he tenido por la silueta de la torre principal y la forma de sus balcones. Y por el convencimiento absoluto de que algún día acabaré viviendo en uno de sus apartamentos, por supuesto uno de los de frente al mar en una de las plantas superiores. Prometo quitar los cerramientos de la terraza en caso de que los tenga. @mundiario