Buscar

MUNDIARIO

Reuniones de vecinos: instrucciones de uso en clave de humor

Hablamos con Laia Sales y Mari Marcos de la compañía “Decopivolta” sobre “Las Tulipas”, una comedia irreverente de andar por casa. Texto de José An. Montero y Maica Vanaclocha.
Reuniones de vecinos: instrucciones de uso en clave de humor
Las tulipas. / Decopivolta
Las tulipas. / Decopivolta

El universo demoscópico concentrado en una reunión de vecinos. Todas las posibilidades, todas las variantes, todos los conflictos posibles caben en un portal. La vida instrucciones de uso, de Perec ya nos avisó de ello. Tras la fachada de cualquier edificio podemos encontrar las múltiples formas de vida en las que se resume el ser humano. Una de ellas bien podría ser la comunidad de vecinos que se reúne itinerantemente en cada representación de “Las Tulipas”.

Unos personajes excéntricos y cotidianos, como todas nosotras, que muestran las virtudes y defectos del ser humano, entre obras de arte y magdalenas. Una reunión de vecinos donde Mari Marcos da vida a Mari Carmen, la nueva y orgullosa presidenta de la comunidad, Laia Sales, pone el personaje de jeta disfrazada de intelectual y el público son los que votan lo que los vecinos quieren que sea, o algo así.

Imagen: Decopivolta

— ¿Qué se van a encontrar los espectadores que acudan a ver “Las tulipas”?

Mari Marcos — Fundamentalmente es un espectáculo cómico, pero nosotras nos hemos formado en el mundo del clown y aunque no vayamos con la nariz, tiene mucho de clown. Son dos personajes algo histriónicos pero al mismo tiempo muy de tierra. Mi personaje es Maricarmen, una vecina que no tiene mucha vida social y que quiere ser la presidenta de la Comunidad.

Laia Sales — Mi personaje es Victoria Lago, más ecléctica, ve el arte en cualquier sitio. En realidad, lo que hace es pasarse de morro y vender humo para camelarse a la comunidad.

— ¿Unos personajes histriónicos pero reconocibles?

Mari Marcos — Perfectamente reconocibles. Por eso se les coge cariño muy rápido. Nosotras los exageramos o les damos un ritmo más rápido. Hay mil maneras de hacer comedia, una es como separarse mucho de la realidad, separas el drama, le añades tiempo y se convierte en humor, que decía Woody Allen.

— ¿Cualquier lugar es bueno para una reunión de vecinos?

Mari Marcos — Éste es un espectáculo pensado para espacios no convencionales. Es muy bonito porque como no tiene cuarta pared, hacemos participar al público. Lo hemos pensado como una buena reunión de vecinos, de esas que se hacen en muchos sitios. “Las tulipas”, como cualquier reunión de vecinos puede representarse en el portal, en la casa de la cultura, en un frontón, en una peluquería o en el pleno del ayuntamiento.

— Es inevitable pensar en “La que se avecina”

Mari Marcos — Creo que son tipos de humor distinto. Elegimos esta situación como excusa para reírnos, para ver las debilidades humanas. Nos pareció una situación muy cercana, pero al final, en el teatro como en la vida, todo depende de cómo lo hagas.

Laia Sales — La primera vez que nos lo dijeron no habíamos caído, pero eso es también un logro. También nos llegaron a decir que los personajes eran muy almodovarianos.

— El teatro sigue resistiendo...

Mari Marcos — El teatro es un superviviente. Siempre va muy poca gente, pero realmente, nunca ha dejado de existir. Durante un tiempo se dijo que el cine y la tele habían hecho mucho daño al teatro, pero el teatro existe desde los griegos y ahí está.

— La comedia parece ser siempre la hermana pobre del teatro

Laia Sales — Siempre tiene menos presupuesto. Pero nosotras con el humor tratamos de que la gente se relaje, se abra en canal y que haya una comunicación muy directa.

— El arte en general, no sólo el teatro, está mal considerado en España.

Mari Marcos — Vivir del arte es difícil, pero también los ingenieros y los científicos tienen que emigrar. Para nosotras el teatro es nuestra profesión, aunque mucha gente cree que no es una profesión. Este es un problema de la sociedad católica, porque parece que sólo es un trabajo si sufres y sudas un montón, pero si te apasiona no.

Laia Sales — La pasión nos mueve. El teatro nos apasiona, nos llena la vida. @mundiario