Buscar

MUNDIARIO

Las redes y los fake news: ¡Salte de la burbuja!

La I. Artificial ocupa cada vez más espacio emocional. Te avisa, te instruye, te recuerda que debes crear contenidos. Si no eres un creador de nimiedades no eres socialmente nadie. Surgen los minutos muertos, aquellos en que la red es ocupada por videos, obscenidades o perritos saludando.

Las redes y los fake news: ¡Salte de la burbuja!
social-media-halloween-facebook
social-media-halloween-facebook

Firma

J. re Crivello

J. re Crivello

El autor, J. RE CRIVELLO, colaborador de MUNDIARIO, es escritor digital, profesor y empresario. Ha publicado 12+1 libros, entre ellos Kennedy Obscenity (2015), ¿Qué tripa se te ha roto? (2016), Los Monos Humanos, Bios y Robots (2015) y La Isla (2016). Dirige Fleming AC y FlemingLAB Taller de Escritura & Comunicación Online. @mundiario

Nicholas Carr (Estados Unidos, 1959) ya en el año 2003 criticó en un polémico artículo la evolución de las Tecnologías de la Información y J re. Crivello (España, 1954), a través de artículos sobre la Inteligencia Artificial y la evolución de los robots, nos plantea el futuro tan desconcertante que se avecina.

Hemos reunido en un debate a ambos a partir de preguntas surgidas en la entrevista de Retina de El País, por Jorge G. Garcia a Nicholas Carr.

¿Por qué piensa que las redes sociales ejercen un papel tan pernicioso para la sociedad?

Nicholas Carr: ¿Acaso hay alguien todavía que no critique a Facebook y al resto de redes? Hemos perdido nuestra inocencia con respecto al reino digital. Nos hemos desilusionado. No creo que nadie, salvo acosadores o sádicos emocionales, obtenga demasiado placer de una red social si es que alguna vez la obtuvieron. Nos inscribimos a ciegas en sus servicios y ahora estamos habituados a ellos. Dependemos de ellos. Los tejimos en la trama de la sociedad, pero usamos las redes como un alivio de los rigores de la comunicación y el pensamiento. Como una forma de evadir nuestra mente.

J. re crivello: Las redes ahora se auto-replican, antes estaban en la época artesanal y tu vecino era tu vecino, ahora tu vecino es un monstruo tecnológico que sabe de ti, y te manipula. La I. Artificial ocupa cada vez más espacio emocional. Te avisa, te instruye, te recuerda que debes crear contenidos. Si no eres un creador de nimiedades no eres socialmente nadie. Surgen los minutos muertos, aquellos en que la red es ocupada por vÍdeos, obscenidades o perritos saludando. El miedo a la soledad inspira nuestra dependencia de la Inteligencia Artificial que nos invita a participar como forma de manipulación.

¿Existe alguna posibilidad de revertir esta situación para que las redes sociales no parezcan un sitio tan vacío como describes?

Nicholas Carr: ¿Alguien se siente satisfecho, intelectual o socialmente, cuando las usa? No lo creo. La mayoría de gente siente ansiedad y vacío. Es importante recordar que las redes sociales, como Facebook y Twitter, se diseñaron para conversaciones informales, como charlas amistosas, ligar o intercambiar rápidamente mensajes. Nada que ver ni con la seriedad ni con conversaciones sutiles. Y, sin embargo, gracias a una combinación de pereza personal y manipulación empresarial, las hemos llegado a utilizar cada vez más para hablar en público y el debate político.

j. re crivello: No hay forma de cambiar esto. Vamos hacia un mundo donde estaremos conectado a varios cerebros que competirán entre sí y los humanos seremos indios agrupados en reservas al estilo de la serie WestWorld. La auto-replicación, ahora asediando a los humanos, mañana a los electrodomésticos es tan lesiva que nos estamos lentamente sincronizando. ¿Sincronizando?

“Las redes amplían esta caja de angustia, o de sorpresa. Pero no entendemos que lo que vendrá es más potente aún: el Internet de las cosas y el Internet oscuro. Con el Internet de las cosas nuestros aparatos estarán enchufados a un cerebro que les dirigirá convirtiendo su ausencia física en presencia física. Estarán merodeando nuestra privacidad”.


Quizás también te interesa:

Seremos un punto en una sopa caliente, en un magma de bits que intentaran crear colonias y secuestrarnos. Cuando afirmo que pueden secuestrarnos, estamos diciendo que perderemos la libertad de opinión.

¿Cuáles son las consecuencias de que dominen el debate público?

Nicholas Carr: Las redes han engendrado superficialidad y polarización. También han fomentado la propaganda y el auge de las llamadas fake news. Creo que esto último es una de las mayores tragedias de las redes sociales. Las usamos para unas formas de comunicación completamente inadecuadas.

J. re Crivello: Las fake news son un ejemplo de lo que vendrá. Son intolerantes, agresivas, mienten, crean mundos construidos para que los humanos disfruten de contenidos construidos sobre idealizaciones del gusto. La polarización ya existía en la sociedad, no lo inventan las redes, la Edad Media es un cruel ejemplo de la polarización, pero las redes aumentan esta superficialidad agresiva que gobernantes de izquierda quieren frenar con el delito del odio. Pero, detrás están cerebros electrónicos que construyen una red, un archipiélago de news. A veces queremos enfrentarnos a estos cambios con mentalidad de siglo XX. @mundiario