Random Thinking: "Con Windy and warm queremos poner en valor la música como experiencia vital"

Random Thinking - Foto Pedro Walter
Random Thinking. / Pedro Walter

Con “Windy and warm” queremos poner en valor la música como experiencia vital. La música como arte y como cultura puede hacernos reflexionar, recordar un ser querido, liberar nuestra mente.

Random Thinking: "Con Windy and warm queremos poner en valor la música como experiencia vital"

Si digo Random Thinking lo mismo por el nombre no te suenan demasiado, o puede que sí, puede que los conozcas, que los escuches y hasta lo sigas, que ya tengan hueco en tu colección de música particular o familiar, pues ya tienen dos discos en el mercado, son su debut de título homónimo Random Thinking y Right here and now, ambos autoproducidos y que han sido ampliamente elogiados por prensa especializada y por quien realmente importa, por el público. 

Suenan en las emisoras de radio y en los programas de música de la televisión, pero los de música de verdad, donde los que van muestran su material original, donde la música se graba en concierto y no forma parte de un concurso show-sensacionalista, suenan en programas como son Los Conciertos de Radio 3 de TVE2 o Al Sur Conciertos de Andalucía TV.

Grupo formado por los hermanos Aurora y Ángel Pérez que, desde su tierra, San Fernando, en La Bahía de Cádiz, llevan su propuesta musical por los escenarios de todo el país, su música con raíces americanas nacida en la Bahía de Cádiz suena desde su formato más íntimo, donde sólo van acompañados de sus dos guitarras, al formato de banda folk-rock bien engranada. 

Pero sea de un modo u otro, con su música al desnudo o arropada, siempre el principal protagonista es el brillo que forma las melodías que suenan desde la guitarra de Ángel y la voz  y guitarra de Aurora, marcando el sello sonoro en un grupo que no será uno más del montón para aquél que disfrute de su música, sobre todo si lo hace en directo, lo más probable es que pase a ser parte de su colección de música particular o familiar.

Este verano han estrenado espectáculo y lo han hecho en el incomparable marco de los Jardines del Real Alcázar de Sevilla, dentro de la “XXI edición de Noches en los Jardines del Real Alcázar", con cuatro fechas de las cuales se colgaron los carteles de “Entradas Agotadas” en los dos conciertos ya celebrados, los próximo son los días 10 y 26 de septiembre, así que aún tienes la oportunidad de disfrutar de su concierto en un lugar tan especial.

Con el título de "Windy and Warm", Aurora y Ángel se presentan en solitario con sus guitarras acústicas sobre el escenario, para llevarnos a un viaje emocional a través de la música popular de raíces folk, country y blues en un personal homenaje que aúna canciones clásicas significativas para ellos junto con composiciones propias, dentro de un mismo hilo conductor.

En MUNDIARIO ya hemos entrevistado a Random Thinking en una ocasión, ahora vuelven y vamos a hablar con ellos principalmente de la situación tan difícil que estamos atravesando a consecuencia de la pandemia del covid-19 con lo que repercute en el mundo de la música y sobre su nuevo espectáculo Windy and Warm entre otras cosas:

— “Windy and Warm”, es el título de una canción de Johnny Dee, popularizada en los 60 por Chet Atkins, ¿por qué habéis escogido este título para vuestro nuevo espectáculo?

— La hemos escogido por varias razones: En primer lugar, es una canción que abrió horizontes y tendió puentes entre los géneros que recorremos en el espectáculo. En segundo lugar, el espectáculo es un viaje muy personal, por canciones y artistas que nos han marcado de una u otra manera, dentro de esos géneros. Ésta es una de nuestras canciones favoritas, la forma de tocar de Chet Atkins supuso un antes y un después y Ángel como guitarrista ha sido muy influenciado por su figura. Por último, el título significa “cálido y con viento”, que curiosamente encaja perfectamente con el clima de nuestra tierra, Cádiz.

— ¿Qué nos vamos a encontrar en ese viaje que nos proponéis titulado “Windy and Warm”?

— Windy and warm es un recorrido musical por el folk y el blues, con canciones y artistas que consiguieron extender de forma brillante el alcance de estos géneros en la música popular, tendiendo puentes entre estilos. Este recorrido consta de “paradas” en forma de canciones, que, dentro del marco anterior, hemos escogido por estar asociadas a nuestras vivencias y experiencias como personas y como músicos. En definitiva, con “Windy and warm” queremos poner en valor la música como experiencia vital. La música como arte y como cultura puede hacernos reflexionar, recordar a un ser querido, liberar nuestra mente, darnos el empuje que necesitamos, o incluso salvar vidas. Así buscamos que lo sienta el público.

La música como arte y como cultura puede hacernos reflexionar, recordar a un ser querido, liberar nuestra mente, darnos el empuje que necesitamos, o incluso salvar vidas. Así buscamos que lo sienta el público.

— Atravesamos malos tiempos para la lírica y cualquier género musical con tanto bloqueo de giras y festivales a consecuencia de la pandemia, pero vosotros este verano habéis entrado en la programación de la XXI edición de las Noches en los Jardines del Real Alcázar de Sevilla con cuatro fechas, no son muchas de cara a la temporada de verano, pero con una calidad impresionante por el lugar y supongo que porqué ya conocéis la organización dado que ya habéis estado antes en este ciclo de noches tan especial con la cultura. ¿Os habéis ceñido a esta única apuesta porque sabíais que garantizarían la seguridad o no ha dependido de vosotros más fechas por cancelaciones y demás?

— Hemos cancelado varias fechas en la zona centro y norte de España por precaución. Nos gustaría recalcar que dicha precaución no se refiere a los conciertos que íbamos a realizar en sí, todos contaban con una organización impecable, sino a los trayectos, ya que eran viajes largos durmiendo fuera de casa y con paradas en zonas de paso en carreteras. Por otro lado, el estreno de “Windy and warm”, lo pensamos por y para el incomparable marco de XXI Noches en los Jardines del Real Alcázar de Sevilla. Por suerte, está pudiendo llevarse a cabo con gran éxito. Desde aquí, agradecemos al programa Kultur del Gobierno de Navarra, a la organización de XXI Noches en los Jardines del Real Alcázar y al resto de gestores culturales, entidades y personas que se están dejando la piel, dejando claro que es posible planificar y organizar, garantizando la seguridad de todos. Los eventos culturales no solo son seguros, sino que son imprescindibles en nuestra sociedad. Por eventos culturales entendemos contextos donde el arte es el verdadero protagonista y las medidas sanitarias son perfectamente realizables.

— ¿Cómo están siendo esos conciertos con tanta medida de seguridad, distanciamiento, no poder saludar a vuestro público tras en concierto y cantar ante un público que está distanciado entre ellos y con mascarilla?

— Sin duda está siendo diferente a como era habitualmente. Al término de los conciertos nosotros siempre saludábamos al público y firmábamos nuestros discos. Por la seguridad de todos, esto ya no es posible. Nos gustaría que no fuera así, pero de nada sirve lamentarse, toca adaptarse y tratar de disfrutar y hacer disfrutar al máximo al público. Creo que nos hemos adaptado bastante bien e incluso pensamos que la gente, tras sus mascarillas, está aún más receptiva y deseosa de conectar. Luego, a través de las redes, tiene lugar parte de ese encuentro que ahora no puede realizarse en persona al terminar el concierto.

Random Thinking en Los Jardines del Real Alcazar de Sevilla - Foto Actidea
Random Thinking en Los Jardines del Real Alcazar de Sevilla. / Actidea

— Que se cuelgue el cartel de “Entradas Agotadas” en estos días donde hay miedo entre la gente y mucha no se atreve a acudir a eventos multitudinarios, a pesar de la reducción de aforo ¿habría que hablar de un logro doblemente meritorio?

— Es una maravillosa noticia. Como te decíamos antes, la cultura es imprescindible, las personas necesitamos conectar, vivir la música, el cine, el teatro…que nos muevan por dentro y experimentar todo lo que el arte transmite. Toda esta situación sanitaria y el confinamiento que hemos pasado, como es lógico han generado mucho miedo, pero también muchas ganas de vivir, de sentir y conectar.  Es un logro colectivo, de los artistas también, pero sobre todo de todas las personas que han hecho posible que se lleve a cabo el ciclo con una organización ejemplar, y sin duda, del público.

— Pienso que el ocio y el entretenimiento es donde en tiempos de crisis más se escatima, pero la cultura y el arte debe de protegerse, según esta reflexión, para vosotros la música ¿en qué estantería debería estar colocada, en la del ocio y entretenimiento o en la de la cultura y el arte? 

— En nuestra opinión, como en cualquier manifestación artística, siempre que se cumplan unos mínimos técnicos y expresivos, la música es sin duda cultura y como tal debe ser tratada por todos. Lo que ocurre es que el disfrute de las artes (cine, teatro, danza, música, pintura…) casi siempre conllevan ocio y entretenimiento para el público. La ciencia, al igual que las artes, es también un producto cultural humano, pero, sin embargo, generalmente y por desgracia no suele resultar tan entretenida al gran público. Dicho esto, lo que ha ocurrido en ocasiones es que se ha optado por la vía más sencilla: Rebajar la música a ocio/entretenimiento y medir todo por el mismo rasero. Gran error y algo que no podemos permitir, porque cualquiera es capaz de entender la diferencia entre, por ejemplo, un concierto en un teatro donde el público no se relaciona, está sentado con su mascarilla todo el tiempo, la casuística es controlable y es posible cumplir a rajatabla todas las normas sanitarias (probablemente de forma más estricta que en cualquier restaurante, donde para comer hay que estar sin mascarilla) y, por ejemplo una discoteca, donde la actividad principal es tomar copas y socializar.   

— En estos tiempos de pandemia parece ser que a la música la están dejando fuera de lo que se considera importante, podemos ver que por toda la geografía de nuestro país se están prohibiendo las actuaciones musicales por pequeñas que sean ni con medidas que valgan en ningún bar o local de copas, cargándose la actividad de tantos músicos que se mueven por circuitos de pequeño aforo, ¿no creéis que se podría hacer las cosas algo mejor por el bien de este colectivo y sobre todo de cara al final del verano y por tanto a los conciertos al aire libre?

— Como decíamos antes, se puede y se debe hacer mejor, de hecho, para eso cobran muchos, para aportar soluciones pensadas y meditadas, no para salir en fotos y medir índices de su propia popularidad. Vivimos un momento en el que necesitamos capacidad crítica a todos los niveles de la sociedad, hay que distinguir y ver los matices porque el mundo es cada vez más complejo, algo que ya era así y que está pandemia ha puesto aún más en relieve. En muchos casos las soluciones sencillas a granel no dan respuesta a una situación que es compleja y variada. Es lo que ha pasado con la música, la cultura, los museos, los restaurantes, discotecas, bares, botellones…Debemos acostumbrarnos todos a discernir, distinguir, ver matices más allá del negro y el blanco y, sobre todo, a aportar soluciones con previsión, organización y sensatez.

— ¿Qué pensáis de esta frase que publicó hace unos días en sus redes la compositora y cantante Vicky Gastelo a la que admiro y sigo?: “No sé qué os va a curar el alma cuando nos hayamos ido a la mierda”

— Sin duda, viene a decir lo mismo que comentábamos antes. La cultura en todas sus vertientes: Arte, filosofía, ciencia, lenguas, patrimonio… son absolutamente imprescindibles para el género humano, nos permite conocer el mundo en todas sus vertientes y a nosotros mismos en toda nuestra complejidad, desde diferentes enfoques.  No estamos descubriendo nada que no se debiera saber ya. Es algo que, tras siglos de civilización, deberíamos tener totalmente interiorizado.

— Hace unas semanas se vieron fotos de una corrida de toros en una plaza hasta la bandera de público, con la que está cayendo en el gremio de la música por tanta prohibición y ver esto, lo que parece ser un significativo uso de distintas varas de medir, ¿qué sensaciones os provoca ver algo así?

— Absolutamente indignante. Nos da igual si son toros, manifestaciones de cualquier ideología, bares atestados de gente sin cumplir medidas, barbacoas privadas, partidos de fútbol, reuniones de amiguetes o botellones. Las normas existen por un motivo justificado y están para cumplirlas, se deben exigir a todos por igual y sancionar cuando no se cumplan.

— ¿Cómo estáis viviendo esta situación y cómo la están viviendo vuestros amigos y compañeros dentro de vuestro círculo musical?

— Con preocupación como es lógico. Existía un tejido que ya era muy frágil antes de todo esto y cuya supervivencia ahora es una incógnita.

Existía un tejido que ya era muy frágil antes de todo esto y cuya supervivencia ahora es una incógnita.

— Quizás ando algo perdido, pero ¿hay alguna asociación que defienda los intereses en su conjunto del colectivo de músicos en esta situación tan complicada?¿Juega algún papel en este aspecto la famosa SGAE o únicamente están para recaudar y "velar" por los derechos de autor?

— Todo lo referente a estos temas es un torbellino muy difícil de seguir, con destituciones y nombramientos continuos de cargos, descontento, cruce de comunicados…Es muy cansino. Los artistas debiéramos empezar por explicar a la sociedad y a nosotros mismos que son los derechos de autor y porqué es justo que se respeten y los autores los cobren. Estoy segura de que incluso muchos artistas/músicos no saben que son exactamente. Hay un gran desconocimiento sobre el verdadero sentido de las cosas. Seguidamente, es necesario una organización o colegio de profesionales en condiciones, como existe en otros muchos gremios profesionales, con criterios de ejemplaridad y transparencia. Pero es complicado, el gremio musical es muy disperso, no es fácil aglutinar sensibilidades, comprender que, además de la actividad creativa, es necesario tomar las riendas en primera persona de aspectos que son de gestión, porque nadie va a poner más interés en ellos que los propios interesados.

— Acaba de nacer SEDA (Sociedad española de derechos de autor) y supone dos cosas fundamentales. La primera y más importante, que los músicos que así lo deseen tienen una alternativa por primera vez para que sus derechos de autor sean gestionados por otra entidad y no por la SGAE y la segunda novedad es la ruptura del monopolio de ésta. ¿Qué opináis de esta novedad?

— La verdad no lo conocíamos. Como te decíamos antes, son tantas noticias y vueltas de tuerca a este asunto que resulta muy complicado seguir la actualidad.

— Tengo entendido que los músicos no tienen epígrafe propio donde darse de alta en el IAE, sino que tienen que darse de alta en Artista/profesional taurino. Aunque el nombre del epígrafe es lo de menos (aun sonando a recochineo), deja clara una sensación de que hay mucho por hacer, ¿no os parece?

— Así es, hay muchísimo por hacer. En nuestra opinión, hay que trabajar por profesionalizar de una vez por todas en España la actividad de los músicos, tanto en referencia a la imagen que la sociedad tiene de ellos, como a nivel normativo (hablamos siempre de música popular, desconocemos como es el circuito de música clásica). Para ello habría que dejar de echarle la culpa de todo siempre al otro, y por supuesto huir de la tendencia continua de politizarlo todo. Necesitamos compromiso y trabajo tanto por parte de las administraciones, para conseguir una normativa justa que potencie la creación y premie a quién lo hace bien en lugar de freírle a impuestos. Eso evitaría los pagos en “B” y la ausencia de cotización, algo tristemente habitual. Pero, por otra parte, es preciso que músicos, promotores, dueños de salas… pongan de su parte. Que además de protestar, no normalicemos y aceptemos en la práctica lo que no debería ser normal.

— Desde la política nos venden que de esta “saldremos más fuertes”, aunque el balance será negativo, ¿creéis que sacaremos algo bueno de esta situación tan complicada, como arreglar al menos aspectos y deficiencias que han salido a relucir con esta pandemia y mal llamada “nueva normalidad”?

— Creemos que sí hay cosas muy positivas que habremos aprendido. Por ejemplo, todo lo referente a educación cívica-sanitaria, como la higiene de manos, no toserle o estornudarle encima al que está al lado, si estás malo quédate en casa y evita contagiar al resto…incluso normalizar el uso de mascarillas. Todo esto es positivo. Más allá de ello, no creemos que vayamos a ser ni mucho peores ni mucho mejores. Creemos que las sociedades y las personas no cambian en tan poco tiempo, que más o menos, tenemos lo mismo que ya teníamos: Por un lado, personas responsables, solidarias y conscientes, que afortunadamente somos la mayoría. Por otro lado, personas egoístas, insolidarias y absolutamente falta de valores, que probablemente son una minoría. Lo que ocurre es que la pandemia ha puesto el foco en la sociedad y todo se ha hecho más visible.

Random Thinking - Foto Pedro Walter
Random Thinking. / Pedro Walter

— Si de vosotros dependiera, ¿qué medidas fundamentales pondríais en marcha para mejorar la situación de los músicos en este país?

— Lo que te comentábamos antes. Necesitamos por parte de todos los implicados más objetividad, actitud constructiva y criterio, más compromiso y trabajo y menos vísceras, ideología y egocentrismo. Creemos que habría que trabajar a dos niveles: Por una parte, en mejorar la imagen, el conocimiento y el prestigio de la profesión, y, por otra parte, la normativa del sector y de la actividad, que ahora mismo carece de verdadera utilidad. Desde luego no es una tarea fácil y es necesario que haya voluntad para ello.

— En estos meses atrás donde nos han tenido confinado, muchos músicos, algunos muy famosos, otros menos, han realizado conciertos online desde su casa, vosotros no os habéis animado en esta iniciativa ¿por qué? 

— Durante el confinamiento publicamos posts de ánimo y en los que charlamos con la gente que nos sigue vía redes. Somos usuarios de las redes sociales e interactuamos mucho en ellas, pero no solemos subir vídeos tocando o haciendo versiones, ni hemos hecho conciertos online. La razón es que sencillamente no nos ha apetecido. Es posible que en algún momento nos apetezca y lo hagamos. Si que hay que matizar que, una cosa es esta coyuntura excepcional, donde es lógico que los artistas nos impliquemos de forma altruista, al igual que otros profesionales, y otra cosa muy distinta es dar por hecho que la actividad artística es gratuita.

— Algo que me interesa especialmente, ¿cómo va el nuevo disco, hay fechas ya marcadas en el calendario?

— Ya estamos trabajando en un nuevo disco, y seréis de los primeros en tener noticias. Es un proceso largo pero precioso, nos encanta. Nos encontramos ahora mismo en preproducción, seleccionando temas, conceptos y dirección artística.  Por otro lado, queremos seguir con la recta final de la gira de “Right here and now” y llevar el nuevo espectáculo “Windy and warm” a otros escenarios, visto el éxito que está teniendo en su estreno en XXI Noches en los Jardines del Real Alcázar. Todo ello, dentro de lo posible con la situación actual.

— ¿Tenéis en vuestros planes la grabación de un disco en concierto?

— Jajaja, pues mira no lo teníamos en mente ni se nos había ocurrido, pero no es mala idea.

— Vuestra música ha dado el salto al cine, ¿cómo ha sido?

— Colaboramos con nuestra música en la nueva película del periodista e historiador José Manuel Colón. La película se llama “El camino”, se estrena este otoño y trata la temática de la inmigración desde una perspectiva rigurosa y muy humana. Participan otros artistas y profesionales tan reconocidos como Javier León (nominado al Emmy por la serie “The Crown”). Las anteriores películas de Jose Manuel Colón: “La manzana de Eva” y “Black man, white skin”, se encuentran en Netflix disponibles en todos los países del mundo. Es un enorme placer participar en proyectos cinematográficos de tanta calidad.

— Hablando de cine, ¿nos recomendáis una peli que hayáis visto últimamente?

— Recientemente hemos disfrutado mucho viendo de nuevos varios clásicos incontestables: “Eva al desnudo”, “La costilla de Adán” y “La heredera”, esta última con motivo de la muerte de Olivia de Havilland. Son películas que nadie debería perderse.

— ¿Sois de ver series? ¿alguna recomendación?

— Yo (Ángel) soy más de series que Aurora. Mi recomendación es la serie “The last kingdom”, drama histórico ambientado en la Gran Bretaña medieval.

— ¿Algún descubrimiento musical reciente?

— Más que descubrimientos, redescubrimientos: Nos encontramos en el canal Sundance TV una noche hace unas semanas el concierto celebración del 40 aniversario de Toto: “40 tours around the sun”. Estamos disfrutando de nuevo de su discografía, siempre nos han gustado mucho y, por ninguna razón en concreto, llevábamos tiempo sin escucharlos. Otro redescubrimiento parecido hemos tenido recientemente con los magníficos Steely Dan y, Ángel en concreto, con Joe Satriani. Cuando pasa esto es muy divertido, es como reencontrarse con viejos amigos.

— ¿Alguna novedad que nos podáis adelantar de cara al próximo otoño que pronto nos llega?

— Nuestros planes a corto plazo pasan por acabar, con el mismo éxito que ha empezado, el estreno de nuestro nuevo espectáculo “Windy and warm”, dentro de la serie de conciertos en los Jardines del Real Alcázar de Sevilla, que no es poco teniendo en cuenta la situación. A comienzos de otoño, acudiremos al estreno de “El Camino” y trataremos de planificar nuevas actuaciones para nuestros espectáculos, dentro de lo que sea posible. Por último, continuaremos trabajando en nuestro nuevo disco. @mundiario
 

Puedes seguir a Random Thinking en sus redes: Facebook - TwitterBandcamp - Spotify En MUNDIARIO esta es la segunda entrevista a Random Thinking. Si queréis conocer un poco más a Ángel y Aurora y su proyecto musical, recomiendo la lectura de la anterior entrevista

Random Thinking: "Con Windy and warm queremos poner en valor la música como experiencia vital"
Comentarios