Rainbow: Kesha encuentra un tesoro al final del arcoíris

Kesha, cantante. YouTube.
Kesha, cantante. / YouTube.

La cantante pasó por situaciones muy difíciles que la mantuvieron alejada de los escenarios por unos cinco años, pero ahora, la también autora regresa con un disco basado en las experiencias duras y el resurgimiento.

Rainbow: Kesha encuentra un tesoro al final del arcoíris

Con críticas como “la mejor música de su carrera” de Rolling Stone o “un triunfo artístico” de Entertainment Weekly, la cantante y autora Kesha, puede estar más que segura de que su regreso no ha pasado desapercibido y ahora, con su nuevo álbum Rainbow la artista está lista para seguir su camino alejada de las polémicas y los escándalos.

Rainbow es un disco que tiene un antes y un después con claras referencias al infierno que vivió junto Dr. Luke, autosuperación, el amor por uno mismo, el valor, los miedos, el dolor, el triunfo y aprender a tomar decisiones complicadas para salir adelante.

Portada del nuevo álbum de Kesha. RR SS.

Portada del nuevo álbum de Kesha. / RR SS.

Este 2017, Kesha está dispuesta a salir adelante sin el hombre que la apadrinó a lo largo de su carrera y a quien acusó de maltrato físico, psicológico y discriminación laboral. Hablemos de las 14 canciones que conforman el disco para poder comprender un poco más a la artista:

> Bastards: Kesha empieza con una clara declaración de intenciones, porque Bastards es un tema creado por ella únicamente, sin la intervención de terceros, es decir, con el da a entender que ahora toma las riendas de su carrera y no dejará que nadie más la controle. Además, el tema es acústico y habla del momento en que decidió salir adelante por sí misma.

> Let 'Em Talk con Eagles of Death Metal: este tema habla de los haters, de las personas que constantemente critican y no aportan nada positivo. La colaboración de la cantante con la banda, es fresca y muy interesante, además, contrario a lo que muchos piensan, los sonidos tienen un estilo pop y refrescante.

> Woman con The Dap-Kings: este fue el segundo sencillo de presentación de Kesha, que ya cuenta con un vídeo musical muy entretenido. Pero la canción, es sencillamente magnifica. Con un poco de soul, pop y R&B, la cantante compone este maravilloso tema que se ha convertido en todo un himno feminista.

> Hymn: es un tema dedicado a los extraños, aquellos que piensan que no encajan con el mundo y que son vapuleados por el resto de la humanidad. Desde siempre, la cantante se mostrado como alguien muy partícular y nunca se ha arrepentido de ello, lo que es agradable y atrae a miles por su originalidad. Un dato interesante, es que Kesha compuso el tema con su mamá, Pebe Sebert.

> Praying: este fue el primer sencillo de Kesha, con él, dejó claro muchas cosas. Estaba de vuelta, con sonidos nuevos y experimentos interesantes, que vivió un infierno pero que había resurgido de sus cenizas, que estaba orgullosa de todo lo que había logrado y claramente, criticaba a Dr. Luke. Sin duda, una elección brillante para regresar y dejar claro que el 2017 sería su año.

> Learn to Let Go: es un tema dedicado a los que sufren por culpa de los demás, pero desde una perspectiva más pop y divertida, en donde la cantante recuerda sus inicios con sonidos pegadizos.

> Finding You: Kesha y Justin Tranter trabajaron juntos para componer este tema que es uno de los más distintivos del disco, no tanto por su letra, sino por los sonidos pop folk que tiene, dejando entrever un futuro más indie en el porvenir de la cantante.

> Rainbow: el tema que le da nombre a su disco fue compuesto al 100% por Kesha. Es el tercer single que la cantante eligió para promocionar su magnífico CD y aunque sabemos que se trata de una producción elaborada, la artista se ha encargado de darle un toque personal, emotivo y puro, que hace que los críticos se rindan ante ella.

> Hunt You Down: este tema es muy divertido y nos hace recordar que Kesha proviene de Nashville, por lo que tiene un sonido algo country mezclado con el pop.

> Boogie Feet con Eagles of Death Metal: otro tema pegadizo y divertido, es decir, muy Kesha. Dura unos 3 minutos y los críticos aseguran que a pesar de colaborar con la banda de rock, la artista sigue manteniendo el núcleo de su propio sonido.

> Boots: Justin Tranter vuelve a colaborar con Kesha para crear un sonido sensual y muy atrayente, dejando un tema interesante que gusta mucho al oído.

> Old Flames con Dolly Parton: ¿Kesha y Dolly? Una combinación muy extraña, pero otra vez, la cantante deja claro de dónde proviene y qué ha aprendido a lo largo de su vida. Se trata de un tema divertido y muy bueno que deja claro que Kesha ha seleccionado a sus colaboradores por el valor que pueden aportar a su disco y no por su fama.

> Godzilla: los críticos tratan a este tema como la sorpresa del disco. Fue escrito por la mamá de Kesha y se trata de un metáfora que utiliza al monstruo como hilo conductor.

> Spaceship: finalmente, Kesha cierra el disco con el sonido country y divertido que personificó a la segunda parte del CD. Ya dejando atrás los problemas y estando dispuesta, la cantante deja claro que es más rara que nunca y está feliz de serlo.

Rainbow: Kesha encuentra un tesoro al final del arcoíris
Comentarios