Buscar

MUNDIARIO

Quico Cadaval conecta el teatro gallego con el mundo lusófono

Vuelve a triunfar con la dirección de la obra Carpe Diem, una trama de Rubem Fonseca, que aborda el adulterio y el crimen de una manera divertida, trufada de música en directo e imágenes míticas del cine.

Quico Cadaval conecta el teatro gallego con el mundo lusófono
María Costas y Marcos Viéitez en Carpe Diem. / Mundiario
María Costas y Marcos Viéitez en Carpe Diem. / Mundiario

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de la Redacción de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario

La obra Carpe Diem –toma el día (y la noche), aprovecha el momento–, una trama de Rubem Fonseca, está hecha a la medida del director Quico Cadaval en un doble sentido: le permite tomar literalmente el teatro –en este caso el Principal de Compostela, abarrotado– y aprovechar la conexión del teatro gallego con el mundo lusófono. Lo hace de la mano de tres actores con tablas, María Costas, Marcos Viéitez y Víctor Mosqueira, y de un sólido músico y cantante, Mon Orencio, que demuestra el dominio de todo tipo de versiones.

El polifacético Quico Cadaval vuelve a triunfar, pues, con la dirección de la obra Carpe Diem, donde se aborda el adulterio y el crimen de una manera divertida –y artística–, trufada de música en directo e imágenes míticas del cine.

La compañía Produccións Teatrais Excéntricas celebra con esta obra su 15 aniversario y, en palabras de Quico Cadaval, lo hace considerando las "bellas artes" del adulterio y el crimen que manejan con soltura María Costas y Marcos Viéitez, glosados –y en compañía– de Víctor Mosqueira. Por si no bastase con ellos ahí está la música de Mon Orencio y las imágenes míticas de la historia del cine seleccionadas por Marcos Petete.

Tras la sesión de este viernes 1 de marzo en el Teatro Principal la obra que dirige Quico Cadaval se seguirá representando a través de la Rede Galega de Teatros e Auditorios. @mundiario