La provincia de A Coruña, agradable camino, silencioso, de mucho arbolado

melide-a-arzua-rio-iso-turismo-activo-creative-rural-2-870x500_opt
Puente sobre el Río Iso, en Ribadiso. / Mundiario.

El Camino de Santiago continúa por montes y valles de la provincia de A Coruña. Los peregrinos disfrutan con el silencio del camino, disfrutan de un agradable paisaje, un itinerario con mucho arbolado.

La provincia de A Coruña, agradable camino, silencioso, de mucho arbolado

Los caminantes continúan hacia Arzúa. En determinado momento de la bajada a través del bosque el Camino de Santiago queda cortado por una nueva carretera que está a nivel más bajo que el camino, hay que bajar por unas escaleras de madera  con barandilla, provisional , muy empinada, cruzar la carretera y volver a subir por otras escaleras de madera, muy estrechas, la mochila apenas pasa por la estrechez de la escalera. Atravesar la ancha carretera es un peligro por la alta velocidad de los numerosos coches que pasan. El sonido y la rapidez de la mal llamada civilización nos  despierta de la placidez, del silencio del camino y de la  concentración que hasta ahora teníamos.

Una anécdota, al paso. El ministro de transportes de turno, peregrino también en Compostela, hizo promesa de mandar construir una pasarela, pero ese año todavía no estaba construida. Descendemos por el umbrío y solitario bosque, de agradable paisaje, hacia el río Iso.

Ribadiso. Un lugar de bella estampa: puente románico alomado, del siglo XII, sobre el bonito río Iso. La primera casa a la derecha ha sido hospital de peregrinos: Ribadiso da ponte, financiado por la cofradía de plateros de Compostela. El pueblo tiene tres barrios: de arriba, de abaixo y carretera.

El camino discurre a través de las casas del pueblo, está enlosado, como si fuese una calzada propia de los romanos. En una casa de planta baja vemos a una señora que en su cocina está friendo pimientos de Padrón, el olor es apetitoso, uno de los peregrinos para y le pide un vaso de agua, la señora mira para atrás y dice:”nena, trae un cubo de agua del pozo”, al poco rato aparece la nena, es una rapaza alta y minifaldera, el peregrino descansa sentado en el escalón de entrada a la casa, mientras ella le acerca un cazo con agua,-“Dios te lo pague, nena”-ella sonríe abiertamente y el peregrino sigue su camino subiendo por fuerte pendiente hacia la carretera.

Faltan dos kilómetros para llegar a Arzúa, los coches pasan raudos, por la carretera hacia la gasolinera, hacia el Hotel Refugio, hacia el centro del pueblo. Hacia la mal llamada civilización.

Arzúa. Es el último pueblo grande en el camino antes de entrar en Compostela, aparece en el Códice Calixtino como Vilanova. Su monumento más importante es la Iglesia de la Magdalena que tiene una portada del siglo XIV perteneció al convento de los Agustinos, antiguo hospital de peregrinos. Un poco más adelante la casa rectoral y enfrente  la iglesia parroquial de Arzúa, dedicada a Santiago, en su espadaña le falta la campana. En el centro del pueblo hay una gran plaza arbolada, con las esculturas de un peregrino y la lechera.

La credencial se sella en la rectoral, pero últimamente el párroco ha dejado el sello en el bajo, en una tienda  de ropa, donde nos estampan el sello “Parroquia de Arzúa y unido Lema”. Lema fue antigua capital de la comarca, pero la destruyó un terremoto. Además del albergue, algunos peregrinos descansan en O´Refuxio, hostal de carretera a la entrada del pueblo, muy bien puesto, con TV en la habitación y buen comedor, el peregrino se acuerda de los pimientos de Padrón y pide una ración. Los peregrinos ya no están dispuestos por hoy a dar un paso más, y para ir al pueblo, piden un taxi, no le quieren regalar al camino las caminatas de ida y vuelta.

Arzúa es un pueblo pujante centro de comarca, tiene ferias agrícolas y ganaderas los días 8 y 22  de cada mes, en marzo celebra una importante feria ganadera, de arreos de caballo y artesanía del cuero, el primer domingo de Marzo, es además “a festa do queixo”. El queso de tetilla y el pan son sus productos más importantes. Es un pueblo moderno, en crecimiento, con conservatorio y banda de música, en los alrededores hay varios grandes pazos. @mundiario 

(Continuará) 

La provincia de A Coruña, agradable camino, silencioso, de mucho arbolado
Comentarios