Buscar

MUNDIARIO

¿El príncipe Carlos es el villano que nos pintan en The Crown?

Varios historiadores y expertos reales critican duramente la ficción por presentar una imagen muy diferente de lo que fue el príncipe de Gales mientras estuvo casado con Diana Spencer. Él es el villano indiscutible de la cuarta temporada y hay quienes incluso temen que esto afecte su futuro reinado junto a su esposa Camilla.
¿El príncipe Carlos es el villano que nos pintan en The Crown?
Príncipe Carlos en The Crown. / Netflix.
Príncipe Carlos en The Crown. / Netflix.

Algunos expertos en la realeza se han sentido quizás tan ofendidos como el propio príncipe Carlos de Gales por la forma en que es retratado en la cuarta temporada de la ficción televisiva del momento, The Crown. Netflix estrenó recientemente la nueva temporada antes de un próximo salto temporal con nuevos actores, pero es hasta ahora la más llamativa por una razón: muestra la frágil relación de Diana y Carlos de Gales.

Como ya es bien sabido, la pareja se casó sin apenas conocerse cuando ya él era un treintañero que había perdido la cabeza por su amante, Camilla Parker Bowles, y ella era una adolescente con una idea equivocada de lo que era ser una princesa. Lejos de funcionar, este matrimonio fue un autentico desastre que derivó en un escándalo sin precedentes que finalmente terminó en divorcio.

The Crown se posiciona claramente del lado de Diana, como una joven chica con problemas alimenticios que llega a una estricta familia carente de amor, abrazos y comprensión. Carlos, que en las primeras temporadas fue presentado como una víctima de una madre ausente y un padre estricto, ahora es la bestia de la historia que grita y chilla a su esposa por robarle la atención que él tanto anhela y necesita como el próximo rey del Reino Unido.

Aunque los historiadores están de acuerdo con que Carlos no veía del todo bien que Diana obtuviera toda la atención, lo cierto es que no están de acuerdo con la forma en que es retratado en la serie. El Carlos de Gales de la serie es un auténtico niño mimado, infiel y que grita a su mujer cada vez que puede.

Hugo Vickers, es un experto en la realeza habló recientemente con Vanity Fair: “Siempre les gustó retratarlo como una especie de cobarde. Esta vez, sin embargo, no solo lo retratan como un cobarde, sino también como una persona muy furiosa y desagradable que le grita a su esposa... Algunas de las miradas que le dedica a Diana nos hacen preguntarnos si en la próxima temporada lo verermos conspirando para que la asesinen en un túnel en París, o algo espantoso”, ironiza el experto. 

Para algunos, incluso la forma en que Carlos y Camilla, actual duquesa de Cornualles tras casarse con el príncipe, son retratados pone en peligro su futuro reinado. Diana siempre fue la víctima, mientras que ellos los infieles. Los británicos tardaron en aceptar el matrimonio de la pareja e incluso empezar a querer a Camilla pese a que los hijos de Diana (Guillermo y Harry) le dieron la bienvenida con los brazos abiertos.

Los expertos destacan que si bien The Crown es una buena producción con detalles muy buenos como la ropa o la locación, con diálogos bien escritos o actores de altura, lo cierto es que los detalles históricos no son del todo precisos, por lo que no hay que creer todo lo que vemos. Sally Bedell Smith, otra experta real, comentó que es necesario aclarar otros detalles de la historia, como que "Diana se desvió primero del lecho matrimonial, con el romance que comenzó en 1985 con su oficial de protección, Barry Mannakee. Fue trasladado fuera de la casa de Gales en el verano de 1986, lo que molestó a Diana. Conoció a James Hewitt poco después, y se convirtieron en amantes ese noviembre".

"Se burló de las ideas de Carlos y se negó a leer su propio material informativo o seguir el consejo de los cortesanos asignados para ayudarla", agrega la experta.  “A medida que su matrimonio se deshilachaba, ella abusó emocionalmente de Carlos, burlándose de él por las medallas que llevaba, por ejemplo, y diciéndole que nunca sería rey. Contrariamente a lo que me dicen que aparece en The Crown, Carlos no respondió de la misma manera ".

Entonces podemos decir que hay dos lados, cosas que tristemente pasaron y que ahora se distorsionan por la forma que uno y otros cuentan. Con todo esto dando vueltas, es normal ver que el príncipe Guillermo, por ejemplo, esté incómodo con la forma en que están explotando la historia de sus padres... después de todo, sus hijos siguen creciendo y podrían terminar viendo este fatídico episodio de la relación que mantuvieron sus abuelos. @mundiario