Buscar

MUNDIARIO

Presentación del poemario Camino entre versos, de Juan A. Urbano

La presentación del poemario Camino entre versos, del poeta de Benissa Juan Antonio Urbano, el miércoles 20 de febrero fue un acontecimiento literario de primer orden en Alicante, donde se encontraba gran número de poetas, escritores y literatos. Agrupó a más de cien personas.

Presentación del poemario Camino entre versos, de Juan A. Urbano
Portada de "Caminando entre versos"
Portada de "Caminando entre versos"

Firma

Ramón Palmeral

Ramón Palmeral

El autor, RAMÓN PALMERAL, está especializado en ensayos de investigación literaria. Dirigió la revista Perito y actualmente el blog Nuevo Impulso. También ha sido colaborador de varios medios como Alicante Press, Diario Información y Levante-EMV. @mundiario

Buenas tardes y gracias a todos por venir a acompañar a este gran poeta que es Juan Antonio Urbano, diamante de la poesía que estaba oculto. También quiero felicitar a Consuelo Giner por su magnífico prólogo del libro; a José Antonio López Vizcaíno, gestor de la prestigiosa editorial ECU, donde se vende el libro (también en Amazon) y como no, al pintor y destacado acuarelista Ángel Gerada, que es autor del cuadro de la portada del libro, compañero de batallas pictóricas.

Es un honor para mí (Ramón Palmeral) haber sido invitado a escribir el segundo prólogo de este poemario Camino entre versos que esta tarde inicia su camino, que como dijera Antonio Machado -que el próximo 22 hará 80 años de su muerte: "Caminante, no hay caminos; se hace camino al andar". Mi prólogo lo he titulado "Caminos, versos y poesía". No lo voy a leer (para qué si ya está publicado), quien quiera que compre el libro, este excelente poemario del poeta y amigo Urbano, que era hasta ahora un diamante oculto, que ve la luz. Además, yo escribí una crónica que está en mi columna de MUNDIARIO.

Os voy a hablar sobre la creación poética, que es de lo que me gusta, porque es que leer me aburre. Bien, todo lo que se escribe en forma de verso no es poesía: puede ser un cuento, una canción o un romance versificado e incluso rimado. Pero no es poesía, porque la poesía consiste en el arte de retorcer palabras hasta convertirlas en espejos de versos y sentimientos. Es esencia de una expresión íntima y personal.

La poesía se escribe como desahogo propio, como hiciera Vicente Ramos en sus Elegías de Guadalest, o Miguel Hernández en Elegía a Ramón Sijé. O Quevedo, un recuerdo para nuestro amigo Luis Quesada q.e.p.d. que era conceptista. Y como la poesía es un desahogo personal del interior al exterior haciendo uso del arte de la palabra y de las figuras retórica o estilísticas (metáforas, hipérbaton, hipérbole, sinestesias, sinécdoques etc, etc…) que en Gramática existen, puede darse el caso de que algunos poemas no se entiendan muy bien. Entonces, el problema es del lector, porque no sabe leerlas, ya que la poesía no hay que entenderla sino que hay que sentirla.

Cuando en la primavera del año pasado Urbano me pidió que le escribiera un prólogo yo le respondí que no me encontraba muy bien (recién operado de la rodilla). Días después le llamé y le dije que me mandara un borrador del poemario, y menuda sorpresa me llevé al leerlo, y me pasé dos o tres meses leyéndolas y releyéndolas y disfrutando en mi convalecencia, porque lo tuve todo ese tiempo como libro de cabecera. Hasta que encontré la inspiración para escribir el prólogo.

Y ya para terminar. No voy a describir el libro Camino entre versos porque ya lo hizo muy bien Consuelo Giner, y para eso está aquí el autor. Y como la tarde es larga y hay recital por oír, a mí únicamente me queda darle la enhorabuena a Urbano, y gracias por hacernos este regalo de buena poesía a los lectores y espero que sigas por el camino de la creación poética, y sigas deleitándonos con tu cosmovisión poética. @mundiario