¿Podrían los diarios crear centros documentales virtuales culturales?

Sede del periódico The New York Times. / NYT
Sede del periódico The New York Times. / NYT

¿Podrían (y deberían) los suplementos culturales de los medios de comunicación, sean radio o televisión o periódicos o digitales, crear centros documentales de autores?

¿Podrían los diarios crear centros documentales virtuales culturales?

Partimos de un problema: hasta dónde sé, ni a nivel regional, provincial o nacional se conoce el currículum, biografías, imágenes o textos de todos los autores o autoras que en una especialidad o saber han intentado inventar o crear o investigar.

Dicho de otro modo, se conoce por las administraciones públicas cuántos panaderos o médicos o fontaneros existen en una entidad territorial, es decir, en un municipio, comarca, provincia, región, nación, pero hasta dónde sé y conozco, nadie sabe, cuántas personas se dedican en una ente geográfico, profesionales o semiprofesionales, y han realizado alguna actividad creativa o investigadora en el campo del saber, de la filosofía o de las matemáticas o del arte plástico o de la literatura, o de la música o de cualquier otro saber teórico o práctico, sea ciencia o arte o teología o filosofía o literatura o música, etc.

Esto parece una gran deficiencia racional e instrumental. Si hoy la cultura es un modo también de turismo cultural, de trabajo y de empleo, igual que hay que catalogar todos los edificios de una comarca o de una provincia del siglo dieciocho, se debe tener un conocimiento mínimo sobre la producción cultural de todas los autores que en una entidad geográfica se han dedicado a ello, con mayor maestría o perfección o menos, y que pueden mostrar y demostrar que es verdad. Sin selecciones previas por calidad o valoración.

Estos centros documentales virtuales, que pueden realizarlos cualquier entidad sea institucional o privada -desde bibliotecas a departamentos universitarios, museos o fundaciones, particulares, etc.-, serían una fuente esencial para el conocimiento de un campo de la realidad. Y, por tanto, la base de otros estudios posteriores sobre el tema. Por ejemplo, si los autores lo desearan, estarían archivados sus currículum, y, algo de su muestra creativa, en poesía, es decir, la actividad poética de una región a lo largo de los siglos, de ahora y de ayer… lo que sería la base para estudios posteriores, creación de columnas periodísticas, artículos académicos, tesis doctorales, trabajos fin de grado, divulgación, selección, antologías, autoidentidad provincial o regional.

Cierto es que todo tiene una sombra, en tiempos de crisis no democráticas, y ya desde los griegos, nos enseñaron los grandes maestros que los sistemas y regímenes políticos son cíclicos, como la corriente eléctrica: van de un extremo a otro, pendulan entre sistemas más o menos democráticos según la legalidad vigente, y sistemas que se saltan la tradición o legalidad vigente. A grandes rasgos, entre democracias y no-democracias. Y, esta ha sido la gran historia humana, lo que está dentro y debajo de todo ella…

Pienso que los medios de comunicación, si alguno lo desea, sea radio o televisión o periódico en papel o digital, podrían crear este experimento cultural. Intentar, empezar a acumular y documentar, creando una pestaña dentro de su medio de comunicación o aparte, de intentar recoger toda la actividad cultural de un territorio, en una especialidad. Por ejemplo, un periódico regional, podría crear una web o en una pestaña de su medio, con el nombre de todas las personas que se dedican a la investigación o creación científica o poética o musical o literaria o filosófica.

Poco a poco, irá aumentando los nombres, los datos, las imágenes, los textos escritos, y a mi parecer, sería o tendría diversos fines: desde una ampliación de la oferta informativa de dicho medio a sus lectores, la contribución que dicho medio hace a esa actividad cultural regional o nacional o ser una fuente de base documental para el mismo periódico o medio de comunicación. Asimismo, se puede ir ampliando en el tiempo, ser un repositorio de información para estudios posteriores. Y, sobre todo, pienso que cualquier medio puede permitirse económicamente, esta posibilidad, esta realidad, esta materialización de la difusión de la información y de recogida de la información cultural en una especialidad.

¡Ahí, se queda el guante lleno de letras o números, lleno de esperanzas y esperas, de sonidos y silencios! @mundiario 

¿Podrían los diarios crear centros documentales virtuales culturales?
Comentarios