El poder inmortal de la tinta para aprender en un mundo completamente digital

Los textos impresos aún tienen algo que decir. / RRSS
Los textos impresos aún tienen algo que decir. / RRSS

Los estudiantes de hoy se ven a sí mismos como nativos digitales, la primera generación que crece rodeada de tecnología. Algunos dan la tinta por muerta pero podría no ser así.

El poder inmortal de la tinta para aprender en un mundo completamente digital

Los maestros, los padres y los legisladores ciertamente reconocen la creciente influencia de la tecnología en el mundo moderno y en sus jóvenes. Hemos visto más inversiones en tecnologías de aula que nunca antes.

Dada esta tendencia, podría suponerse que la familiaridad y preferencia de los estudiantes por la tecnología se traduce en mejores resultados de aprendizaje. Pero se ha descubierto que eso no es necesariamente cierto. Lo ideal, se dice, es un sano balance, como todo en la vida cotidiana.

Investigaciones de la Universidad de Maryland iniciadas tan temprano como 1992, sugieren que los estudiantes comprenden mejor la información impresa para textos que tienen más de una página de longitud. Esto parece estar relacionado con el efecto disruptivo que tiene el desplazamiento en la comprensión. De esos hallazgos se han extraído cuatro conclusiones:

Tener en mente el propósito

Todos leemos por muchas razones. A veces estamos buscando una respuesta a una pregunta muy específica. Otras veces, queremos buscar un periódico para los titulares de hoy. Cuando estamos a punto de ojear un artículo o un texto en formato impreso o digital, debemos tener en cuenta por qué estamos leyendo. Es probable que haya una diferencia en qué medio funciona mejor para qué propósito.

Tener en mente la tarea solicitada

Uno de los hallazgos más consistentes es que, para algunas tareas, el medio no parece importar. Si a determinados estudiantes se les solicita recordar la idea central o la esencia de lo que están leyendo, no hay beneficio en seleccionar un medio sobre otro.

Pero cuando la tarea de lectura exige más participación o una comprensión más profunda, los estudiantes muestran mejores resultados leyendo de un texto impreso. Los maestros deberían hacer que los estudiantes sepan que su habilidad para comprender puede verse influenciada por el medio que elijan.

Tener en mente la velocidad de la lectura

Los investigadores han creado perfiles significativos de estudiantes universitarios basados en la forma en que leen y comprenden textos impresos o digitales. Entre esos perfiles se encontró un grupo selecto de estudiantes universitarios que realmente comprendieron mejor cuando pasaron de la impresión a lo digital, aunque no fueron demasiados.

Lo que distinguió a este grupo atípico fue que realmente leían más lento cuando el texto estaba en la computadora que cuando estaba en un libro. En otras palabras, no dieron por sentado su compromiso con el texto digital. Usando este grupo selecto como modelo, los estudiantes posiblemente podrían ser dirigidos contra la tendencia a leer por vistazos y de manera superficial  los textos en línea.

El poder inmortal de la tinta para aprender en un mundo completamente digital
Comentarios